miércoles, 21 junio 2017
04:14
Actualizado a las 
Ofrecido por:
Verde

Los vencejos pálidos de España invernan entre Benín y Nigeria

  • Zaragoza es la primera localidad española que sabe dónde pasan el invierno los vencejos pálidos que alegran sus cielos durante la primavera y el verano

Vencejo pálido
Vencejo pálido
Bogbumper

El vencejo pálido, un pariente cercano del popular vencejo común, regresa cada año a España entre febrero y marzo desde África y abandona los campos y las ciudades españolas entre septiembre, pero por primera vez se sabe que inverna entre Benín y Nigeria, según informó hoy SEO/BirdLife.

Zaragoza es la primera localidad española que sabe dónde pasan el invierno los vencejos pálidos que alegran sus cielos durante la primavera y el verano, gracias a la recaptura de un individuo marcado en 2015 dentro del programa Migra de SEO/BirdLife, que cuenta con la colaboración de la Fundación Iberdrola España y que sirve para conocer las migraciones y las zonas de invernada de las aves de España.

En julio de 2015, SEO/BirdLife marcó tres vencejos pálidos en el Parque de Bomberos número 1 de Zaragoza. Uno de ellos fue recapturado al año siguiente portando una valiosa información: el primer viaje migratorio de un vencejo pálido español.

En estos trabajos de marcaje y recaptura fue fundamental la colaboración del personal del Parque de Bomberos de Zaragoza, la Agencia de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, el Grupo Aragón de Anillamiento científico de aves y la Universidad de Lund de Suecia.

Seguimiento por geolocalizador

El vencejo ‘Zaragoza’ portaba un pequeño dispositivo conocido como ‘geolocalizador’ de sólo 0,6 gramos de peso, que registra la cantidad de luz cada pocos minutos y, mediante fórmulas astronómicas, permite calcular la posición del ave dos veces al día.

Los análisis preliminares de estos datos comienzan a desvelar sus movimientos a lo largo de todo un año e identificar las áreas importantes para la especie fuera de España.

Este vencejo pálido fue marcado en su nido a principios de julio de 2015. “Abandonó su zona de reproducción el 22 de julio y en pocos días llegó a su zona de invernada, ubicada entre Benín y el oeste de Nigeria. Pasó los meses invernales alimentándose en la zona de sabana

y selvas de esta región a más de 3.600 kilómetros de su zona de cría en la ciudad de Zaragoza, donde regresó el 12 de abril de 2016”, explicó Ana Bermejo, responsable del programa Migra de SEO/BirdLife.

No obstante, SEO/BirdLife precisó que es necesario esperar un poco más para saber si los demás vencejos españoles pasan el invierno en las mismas zonas de invernada. Esta primavera se intentará recapturar los vencejos pálidos marcados en 2016 en la isla de Tabarca (a unos 22 kilómetros de Alicante), con la colaboración de la Universidad de Alicante. Así, poco a poco estos pequeños alados marcados como si fueran espías desvelarán sus periplos migratorios. Servimedia

SIGUENOS EN LA RAZÓN