De charco en charco

Espacio dedicado al mundo de los más pequeños de la casa. Moda, decoración, ocio, planes divertidos, cultura... todas esas facetas con las que nos encontramos a diario cuando somos padres. Su reto es simplemente echar una mano, inspirar, dar ideas, algún que otro consejo... porque con niños vamos saltando de un charco a otro.

  • Image

Los colores de las paredes y cómo influyen en el estado de ánimo de los niños.

true

Sobre el autor

Tania Villate Consonni

Siempre me ha gustado escribir, comunicar... compartir. Abogada y Agente de Propiedad Industrial de formación y profesión hasta que me convertí en madre de familia numerosa, lápiz y papel siempre me han acompañado. Desde entonces mi atención se ha centrado en el mundo de los niños. Me preocupa la seguridad de los niños y me apasiona la moda, la decoración, descubrir formas formas en las que disfrutar del ocio en familia... es un universo mágico que nunca deja de sorprenderme.

ETIQUETAS

Muchos prefieren colores pasteles o apagados para las habitaciones de los niños, otros simplemente blanco... y otros colores vivos y alegres . Pero aunque parezca una decisión simple, no debería tomarse a la ligera.

El color de las paredes, como la del mobiliario... es importante porque influye en el estado de ánimo de los niños. Cada luz transmite su propia energía y dependiendo de la que nos gustaría provocar en cada estancia debería elegir uno u otro color.

Estos son alguno de los colores más habituales y el efecto que pueden suponer en los niños.

- Rosa pastel: asociados a las niñas, el rosa tiene a proporcionar dulzura, constancia, delicadeza... es calmante y relajante.

- Naranja: Estimula la conversación, la alegría y la vitalidad.

- Rojo: Estimula, induce a la acción y al nerviosismo.

- Verde natural: calma el estado de ánimo, da seguridad y favorece el descanso.

- Azul pastel: produce sensaciones de tranquilidad y paz, de armonía y descanso.

- Amarillo: es un color alegre y divertido, pero demasiado intenso puede llevar a generar ansiedad. No es recomendable para cuartos de bebés ya que parece que los niños lloran más en habitaciones amarillas.

- Gris neutro: aunque combina bien con todo y ahora está muy de moda, puede expresar desánimo o aburrimiento

- Blanco: Purifica, estimula, da paz. Estimula la actividad intelectual y la creatividad. Pero a la vez puede resultar frío, por lo que no es recomendable para habitaciones de bebes.

- Negro: tampoco recomendable para habitaciones infantiles por ser el color de la tristeza y aumenta el cansancio.

- Colores naturales como la madera o beige transmiten tranquilidad pero pueden resultar aburridos y conspirar contra la creatividad si no se combinan con algún toque de color.

- Colores neutros como el blanco roto, el lino o los tonos piedra. Son los más recomendados. Equilibrio perfecto de armonía y energía.

Así que en resumen podríamos concluir que los colores más recomendables para donde duermen los niños son los naturales o pasteles y no todo de un color sino combinando más de uno, para lo que se pueden utilizar los propios complementos, libros, cuadros o juguetes y así fomentar la creatividad.

En zonas de estudio también deberían ser colores bastante neutros para que no distraigan ni alteren demasiado.

En zonas de juegos sí que podemos introducir colores más vivos.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias