La sinrazón

Desde este blog quiero defender valores que hoy están en crisis. Valores como el esfuerzo, el mérito, la capacidad y la igual de oportunidades. Y todo ello, lo haré siempre con la libertad por bandera.

  • Image

El negocio de ropa usada

true

Sobre el autor

Sergio Brabezo

Soy licenciado en Administración y Dirección de Empresas, Diplomado en Ciencias Empresariales por la Universidad de Barcelona, tengo estudios financieros en la Universidad de Pensilvania, en EE.UU y un Máster en Comunicación.

Para algunas personas, ir de compras es una actividad semanal o incluso diaria. Las nuevas tendencias en la moda desbancan a las antiguas y las prendas tienen una alta rotación en los escaparates de las tiendas pero también en nuestros armarios. La pregunta es qué hacemos con la ropa que ya no utilizamos. Normalmente, tiene una segunda oportunidad. Los madrileños pueden destinar a fines benéficos la ropa que ya no utiliza para un segundo uso. Para ello, el ciudadano debe entregar su la ropa usada a los servicios municipales.

En 2015, los dirigentes de Ahora Madrid acusaron al ayuntamiento de ingresar 600.000 euros al año gracias a la ropa usada de los madrileños. El grupo de Carmena aseguró que cancelaría el contrato nada más llegar al gobierno. Una vez en el poder, cambió de opinión y afirmó que no prorrogaría este contrato que finalizaba en mayo de 2017. Para evitar que la opinión pública se echara encima, prometió entregar los beneficios que percibiría el ayuntamiento a una ONG. En la actualidad, la ropa recogida por el Ayuntamiento de Madrid es comercializada. No existe un fin benéfico, el consistorio se queda con todo el dinero.

Ahora Madrid ha decidido continuar con este contrato como mínimo un año más. El caso de la ropa usada es un ejemplo más de decir una cosa y hacer su contraria. Desgraciadamente, hay más casos como éste en el Ayuntamiento del Cambio o mejor dicho el Ayuntamiento del Descambio.

Los morados criticaban el rescate de cajas con los impuestos de los ciudadanos en el 2016 mientras Carmena rescataba la empresa Bicimad. Prometían remunicipalizar la recogida de residuos pero decidieron contratar el servicio con las mismas empresas que lo hacían anteriormente. Anunciaban la cancelación del contrato de limpieza pero continúan con él. Carmena es la contradicción hecha gobierno.

Este gobierno municipal se ha retratado prorrogando el contrato de recogida de ropa usada. Ahora Madrid ponía “el grito en el cielo” porque el Ayuntamiento obtenía beneficios de la ropa donada por los madrileños. Sin embargo, cuando los de Pablo Iglesias tocan poder se ha olvidan de sus eslóganes. Esta vez, la solidaridad de Carmena ha quedado a la altura del betún.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias