MENÚ
domingo 17 noviembre 2019
15:00
Actualizado

Trapero, el jefe de los Mossos d'Esquadra, se juega la inhabilitación

El mayor de la Policía catalana da plantón a la reunión convocada en la Delegación del Gobierno por el coordinador del operativo para impedir el 1-O. Si no acudiera a la cita a la que ha sido llamado por la Fiscalía para mañana, podría llegar a ser inhabilitado

  • Ferran López, comisario superior de Coordinación territorial de los Mossos, a su llegada a la reunión de coordinación de los cuerpos de seguridad
    Ferran López, comisario superior de Coordinación territorial de los Mossos, a su llegada a la reunión de coordinación de los cuerpos de seguridad
Barcelona / Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

26 de septiembre de 2017. 13:09h

Comentada
Barcelona / Madrid. 25/9/2017

Atrapado entre las órdenes de la Fiscalía Superior de Cataluña y el rechazo a las mismas de la Conselleria de Interior de la Genera-litat, el mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha decidido moverse sobre un alambre con el riesgo de caerse. Trapero estaba convocado ayer a una reunión de mandos policiales coordinada por el Ministerio del Interior para impedir la celebración del referéndum del 1 de octubre, pero optó por dar plantón y enviar en su lugar a la Delegación del Gobierno a su número tres, el comisario de unidades territoriales, Ferran López.

Con este gesto Trapero se asomó un palmo más a la posibilidad de ser descabezado al frente de los Mossos, ya que la Fiscalía Superior de Cataluña está en disposición de requerir su presencia en estas reuniones en tanto que máximo responsable de los Mossos y de imputarle un delito de desobediencia, que conlleva la pena de inhabilitación. Mañana a mediodía está convocada una segunda reunión en la Fiscalía bajo la director del Gabinete de Coordinación de la Secretaría de Estado de Seguridad, Diego Pérez de los Cobos, pero Trapero dejó en el aire su presencia.

El mayor de los Mossos insiste a la Fiscalía en que su Cuerpo ya dispone de «un plan de actuación» para cumplir la orden del fiscal de impedir la celebración del referéndum, por lo que creen injustificado que se les someta a la coordinación del Ministerio del Interior. En un escrito emitido al fiscal superior de Cataluña, José María Romero de Tejada, y difundido por Efe, Trapero solicita que la coordinación del dispositivo del 1-O se lleve a cabo a través de la comisión de Coordinación Policial de Cataluña, que depende de la Junta de Seguridad (presidida por el president Carles Puigdemont). El Ministerio del Interior rechaza por completo esta iniciativa. Es improbable, por cierto, que Puigdemont convoque una reunión de la Junta de Seguridad durante esta semana.

Sea como fuere, la policía catalana insiste, además, en que no está poniendo pegas para cumplir con las instrucciones de la Fiscalía y subrayó que «no sólo estaba y continúa estando haciendo un seguimiento» de esos preparativos del 1-O, sino que «se están realizando nuevas comprobaciones» en relación con los locales de votación, cuyo resultado «será debidamente comunicado». Y en la misma línea añade que también comunicó las diligencias llevadas a cabo «en relación con los ayuntamientos que apoyan el referéndum, campaña institucional, sindicatura electoral, páginas web, sorteo de mesas electorales y actos anunciados como de campaña electoral».

Los Mossos también discuten la presencia masiva de agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional en Cataluña y recuerdan que «no han solicitado el auxilio de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado» para el 1-O, dado que se considera que los medios de que dispone la policía catalana «son suficientes para hacer frente a esa situación».

Después de exponer todos estos argumentos, Trapero concluye de forma taxativa el documento: «Este cuerpo policial ha cumplido escrupulosamente y en todo momento con los requerimientos y las órdenes dadas por esta Fiscalía».

Cuerpo a cuerpo

El número tres de los Mossos, Ferran López, entregó este mismo documento durante la reunión de ayer en la Delegación del Gobierno, la cual se alargó durante una hora y media. El Ministerio del Interior evitó polemizar por la ausencia de Trapero y acogió satisfactoriamente la presencia de un mando de perfil más técnico y menos político. En la reunión se analizó por separado cada uno de los dispositivos de seguridad de los tres cuerpos policiales para unir esfuerzos y reducir los riesgos en la coordinación.

Las reuniones, que proseguirán esta semana –en la Fiscalía y en el terreno de los Mossos– tienen por objetivo consensuar cómo dar cumplimiento las órdenes de la autoridad judicial con la mayor normalidad posible y sin ningún tipo de perjuicio para los ciudadanos.

En la reunión también se abordó la aportación que el Ministerio del Interior propone a los Mossos d´Esquadra para ayudar a este Cuerpo en materia de efectivos y medios materiales. El director técnico al que el fiscal ha encomendado la coordinación ha propuesto que las sedes de las reuniones sean rotatorias.

Por otra parte, el presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, criticó el «desprecio» de Trapero por no acudir a la reunión coordinada por el Ministerio del Interior y advirtió de que la tensión en Cataluña a puede derivar en la «utilización de la fuerza», pues existen «minorías violentas» que podrían actuar, entre las que citó a las juventudes de la CUP.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs