MENÚ
jueves 14 noviembre 2019
19:14
Actualizado

LA RAZÓN desgrana el programa anticrisis del PP para llegar a La Moncloa

Todas las propuestas del «presidente» Rajoy

El líder del PP propone más ayudas sociales, incentivos fiscales y recortes para los altos cargos. Reformará la Administración Pública y centrará sus esfuerzos en la Educación y la Sanidad

  • Hillary Clinton y Mariano Rajoy durante el encuentro que mantuvieron ayer
    Hillary Clinton y Mariano Rajoy durante el encuentro que mantuvieron ayer
  • El líder del PP tiene claras sus prioridades para cuando gobierne
    El líder del PP tiene claras sus prioridades para cuando gobierne

Tiempo de lectura 8 min.

03 de julio de 2011. 03:56h

Comentada
3/7/2011

MADRID- A Mariano Rajoy ya no le quita el sueño imponerse en los debates parlamentarios a José Luis Rodríguez Zapatero ni que no se la armen un par de críticos dentro de su partido ni su valoración en las encuestas. Esas asignaturas, que ha ido arrastrando durante su carrera en la oposición, las aprobó por fin con nota y lo que se deja para septiembre es acabar de vestir la alternativa en la que justificar la victoria que le auguran todas las encuestas preelectorales.

Aún no tiene fecha decidida para la conferencia programática, ese festival de las propuestas que el PP celebrará en el arranque del nuevo curso en competición con el que también protagonizará el PSOE. Pero todo está tan en marcha que en buena medida podría decirse que lo que les queda es pasar a limpio el grueso de las iniciativas en las que el PP ha sostenido su acción parlamentaria en esta Legislatura. Falta que de la lámpara mágica salgan las medidas estrella, que aguardarán encerradas posiblemente hasta la precampaña, pero en lo demás cabe esperar pocas novedades sobre la música ya entonada.

Como avanzan en la comisión encargada del programa, será un documento en positivo, que hablará de austeridad y de ajustes del gasto público, no de recortes; y que cuidará el capítulo de las políticas sociales. «Al PSOE no le quedan "balas" y volverá a intentar asustar con el fantasma de que nosotros haremos más recortes que ellos, por eso uno de los ejes de nuestro discurso será la negación de esa propaganda socialista», sentencian en Génova. Ese discurso vendrá precedido del ejemplo de gestión en Castilla-La Mancha y Extremadura, las comunidades que el PP ha convertido en símbolo del cambio.

Las claves de la alternativa pasan por el empleo, la austeridad, la reforma de la Administración Pública, la Educación y la garantía de las Políticas Sociales. Los trabajos de la comisión encargada de elaborar el programa empezaron formalmente la pasada semana, pero ya se anticipa que éstos serán ejes vertebradores de las propuestas con las que Rajoy se presentará a las elecciones.


DAR LA VUELTA A LOS RECORTES
- Significativamente, pese al tiempo de obligados ajustes que continuará en la próxima Legislatura, una de las banderas electorales del PP será la de que ellos son capaces de dar la vuelta a los recortes que «en ésta ha aplicado Zapatero a las familias, a mileuristas, pensionistas, inmigrantes, dependientes y trabajadores».


HIJOS Y DEPENDENCIA
- El PP prometerá, por ejemplo, aprobar un nuevo Plan de Inclusión Social para combatir la pobreza y restablecer en la cuantía de 500 euros anuales las prestaciones por hijo a cargo para menores de tres años. En materia de dependencia, su intención es garantizar la financiación del 50 por ciento del gasto realizado, en función de la prestación o servicio, por parte de la Administración General del Estado. Y para ello regularán la cobertura de la dependencia y su tratamiento fiscal, tal y como establece la propia ley. Además, anticipan que establecerán un plan de atención para menores de tres años dependientes.


PACTO POR LA SANIDAD
- La viabilidad de las políticas sociales depende de que se garantice la sostenibilidad financiera del Sistema Nacional de Salud frente a un inquietante déficit de 15.000 millones de euros. Por eso una de las primeras medidas de un Gobierno del PP será buscar un Pacto por la Sanidad que garantice universalidad y equidad. El PP ha encargado a FAES que encuentre fórmulas  imaginativas (entre ellas más colaboración privada) para atender el grave problema de financiación de la Sanidad sin echar mano del impopular copago.


INCENTIVOS INMOBILIARIOS
- Para contener los efectos que la crisis está dejando en las familias el PP asumirá también el compromiso de restablecer la deducción por adquisición de vivienda habitual en el IRPF e incentivos fiscales que faciliten la incorporación del actual stock de vivienda nueva sin vender al mercado de alquiler.


EDUCACIÓN
- Su proyecto electoral incluirá una reforma educativa para, entre otros objetivos, reducir el índice de abandono escolar hasta el objetivo del 10 por ciento, establecido por la UE para 2020. Esa reforma afectará a la revisión del sistema de acceso y formación del profesorado; prometerá un bachillerato de tres años con el objetivo de mejorar la preparación de los futuros universitarios y elevar el nivel cultural medio de España; más libertad de elección del centro; un nuevo modelo de becas que incluya una modalidad que premie el esfuerzo y el mérito; un nuevo sistema nacional de acceso a la función docente; reconocerá por ley la autoridad del profesorado y garantizará su reconocimiento social y económico; y mantendrá los cuerpos nacionales de profesorado en toda España. Además de plantear medidas para proteger el castellano o una revisión del modelo universitario para hacerlo más eficiente y práctico.


EMPRENDEDORES Y FISCALIDAD
- Dentro de sus soluciones para reactivar la economía la niña de sus ojos será el paquete de medidas para apoyar a emprendedores, Pymes y autónomos, con actuaciones en el plano de la simplificación administrativa (promesa de eliminar la obligación de presentar las cuentas anuales y la memoria en el Registro en el caso de empresas de reducida dimensión); unificar la normativa autonómica (mediante la creación de un Consejo Interterritorial para la Unidad de Mercado); y variados incentivos fiscales. Entre estos últimos, el PP ya ha perfilado la aplicación de una deducción de 3.000 euros para la contratación del primer trabajador que lo sea con contrato indefinido y por tiempo de dos años; la deducción del 25 por ciento de la inversión tanto en el capital como en préstamos participativos, con un límite de 100.000 euros; establecer la exención para las ganancias patrimoniales reinvertidas en los doce meses siguientes a su obtención; así como otras exenciones y reducciones en el Impuesto de Sociedades, en el Impuesto sobre el Patrimonio o en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. El PP también llevará a su programa la propuesta de que Pymes y autónomos no tengan que pagar por el IVA de las facturas no cobradas.


EMPLEO
- En el mercado laboral, de momento sus trabajos van dirigidos a buscar fórmulas de apoyo a la contratación indefinida y para mejorar la flexibilidad interna de la empresas, por ejemplo mediante una negociación colectiva con posibilidad de descuelgue para las Pymes y una nueva regulación del teletrabajo. Éste es uno de los capítulos más delicados: Rajoy ya ha anunciado que promoverá otra reforma laboral, pero aquí es dónde tendrá que hacer más equilibrios para no echar leña al fuego de la ruptura de la paz social.


AUSTERIDAD
- A estoy hay que sumar las medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria o para reducir costes en la Administración. En materia de austeridad, Rajoy prometerá reducir al menos en un 25 por ciento el número de altos cargos, un 50 el personal eventual al servicio de la Administración General del Estado y un plan de ahorro de gasto corriente (parque móvil, teléfono, burocracia, empresas públicas…). Seguirá la estela de lo que están empezando a hacer sus gobiernos autonómicos con programas de eficiencia.


Realista y con iniciativa
Después del tenso Debate sobre el Estado de la Nación, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) dejó claro que Mariano Rajoy venció a José Luis Rodríguez Zapatero. Es lo que pensaba el 27,2 por ciento de la población, 8,5 puntos más que los que dieron por ganador al presidente del Gobierno. Ha sido esta la primera ocasión en la que el líder del PP ha sido el vencedor. Pero, además, el último barómetro dejó claro que los ciudadanos españoles tienen más confianza en Rajoy que en Rodríguez Zapatero de cara al futuro. Y es que, la gran mayoría (72,8 por ciento) considera que el líder de los populares conoce mucho mejor los problemas del país; el 57,9 valora su gran capacidad para comunicarse con los ciudadanos y un 52,3 por ciento asegura que es realista en sus proposiciones y críticas al Ejecutivo. Junto a esto, más de la mitad de los encuestados (50,8 por ciento) le ven con iniciativa política.


Un fondo de emergencia social para las familias
- El vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, exigió ayer la puesta en marcha de «un fondo de emergencia social» destinado a los ayuntamientos para que, desde ellos, se pueda dar una ayuda a las familias sin ingresos, informa Efe.Las ayudas se canalizarían a través de las comunidades autónomas y no tendrían más fin que el de inyectar recursos a unos ayuntamientos sin dinero para que puedan ayudar a los parados que no reciben prestación y a las familias sin ingresos.«Cada día hay más parados sin prestaciones por desempleo, más familias sin ingresos. Es muy importante dar una ayuda a esas familias que no tienen red para soportar ese desencanto terrible que supone no tener trabajo», explicó Arenas durante su intervención en la clausura de la convención.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs