domingo, 25 junio 2017
17:23
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Bilbao vive otra jornada de exaltación proetarra

  • Miles de personas exigen en la capital vizcaína amnistía para los presos de la banda terrorista

MADRID- Gesto tras gesto la izquierda abertzale se retrata. Ni las prohibiciones, ni las instituciones, consiguen frenarles, y sus guiños hacia la banda terrorista ETA son cada vez mayores y más significativos. Camuflados bajo una pancarta  que rezaba «Inposekatarik ez. Nazio bat gara» («No a las imposiciones. Somos una nación») unos dos mil manifestantes, entre los que se encontraban el histórico dirigente de Herri Batasuna (HB), Tasio Erkizia, exigieron ayer la «amnistía» de los presos etarras. Pero tan sólo se trata de un acto más dentro de las celebraciones en recuerdo a los presos de ETA que se están llevando a cabo en los últimos días en las fiestas de Bilbao. En el día grande  de la Aste Nagusia (Semana Grande de la capital vizcaína), la movilización partió de la plaza del Sagrado Corazón encabezada por una gran ikurriña, y entre los asistentes se pudieron ver algunas camisetas de las agrupaciones «Kaskagorri» y «Txori Barrote», las casetas que fueron sancionadas para participar en las fiestas de este año por haber exhibido fotografías de presos etarras en 2009.

Después de la manifestación, el portavoz de la izquierda abertzale, Niko Moreno, reivindicó una «Euskal Herria libre, independiente y socialista, sin ningún tipo de violencia, sin persecuciones, ni represión, ni torturas». Pero éstas no fueron sus únicas peticiones, sino que hizo hincapié en dos cuestiones, para ellos, prioritarias: la «legalización» de la izquierda abertzale, en referencia a Sortu, y el «cese unilateral, permanente y verificable» de la política penitenciaria, utilizando las mismas palabras que empleó en su día la banda criminal en sus exigencias. Los partidos políticos tampoco se han librado de las amenazas de Niko Moreno, y haciendo un llamamiento a PP y PSOE, les instó a que «abandonen sus posturas inmovilistas» y planteen medidas constructivas, aludiendo, tal vez, a las últimas declaraciones de miembros de ambos partidos, que hablan de realizar una posible moción de censura contra Martín Garitano por sus  actos de estas semanas, pero sobre todo, por sus declaraciones en las que aseguraba que los atentados de ETA en Cataluña fueron «más que un error».


Saltando la legalidad
Durante la manifestación se fueron coreando lemas como «Ikurriña bai, española ez» (Ikurriña sí, española no), «Euskal  presoal etxera» (Los presos vascos a casa), «Euskal presoak kalera. Amnistia osoa» (Los presos vascos a la calle. Amnistía) o «Independentzia» (Independencia). Éste ha sido el verano de Bildu y el mes de agosto toda una sucesión de sus escenificaciones. Las últimas están teniendo lugar durante las fiestas de Bilbao, donde, a pesar de las prohibiciones, celebraron una comida el pasado viernes, en la que se jalearon nombres de varios etarras.

Aunque el Gobierno vasco negó que se hubiera hecho alusión a presos de la banda terrorista, el juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, prohibió todos los actos programados para el 25 y 26 de agosto (incluyendo la comida a la que se hace referencia) por «Kaskagorri» porque pretendían «exaltar, enaltecer y glorificar» a delincuentes condenados por actos muy graves de terrorismo. También las «txoznas» han desempeñado su «papel» durante estos días, y al igual que otros años, cerraron sus puertas en solidaridad con «Kaskagorri» y «Txori Barrote».

Las últimas advertencias llegadas desde el Gobierno y la oposición parecen no hacer mella en el afán de la izquierda abertzale de organizar actos en recuerdo de los presos etarras. 
Algunos pueblos del País Vasco están viendo empañados sus festejos por la irrupción de celebraciones en recuerdo de los presos de la banda armada. Es el caso del pueblo de Leiza, donde, tras el tradicional chupinazo, unos encapuchados invadieron la plaza del pueblo con una pancarta en favor de los encarcelados y fotografías de presos.  O el de Astigarraga, donde siete concejales de Bildu mandaron un «fuerte abrazo» a los presos a través del programa de fiestas.


CLAVES
Las reivindicaciones

1.- Legalización
Varias fueron sus exigencias ayer al terminar la manifestación. Entre las más importantes, la «legalización» de la izquierda abertzale.
2.- Euskal Herria
Su portavoz, Niko Moreno, manifestó que su objetivo es conseguir una Euskal Herria «libre, independiente y socialista».
3.- Política penitenciaria
Otra se sus exigencias ha sido la del cese «unilateral, permanente y verificable» de la política penitenciaria.
4.- Contra PSOE y PP
Hicieron un llamamiento a estos dos partidos para que «abandonen sus posturas inmovilistas» y planteen medidas «constructivas».
5.- Contra los nacionalistas
También pidió a PNV que «conteste ya» a su propuesta para presentar un proyecto unitario en las elecciones.


La campaña de verano de  Bildu
10 DE AGOSTO
El alcalde de San Sebastián, Juan Carlos Izaguirre, de Bildu, invitó a varias asociaciones  a un acto de Derechos Humanos. Entre los invitados estaba la asociación Etxerat, de familiares de presos de ETA.
12 DE AGOSTO
Durante las celebraciones de las fiestas populares de Leiza, unos encapuchados invadieron la plaza del pueblo con una pancarta en favor de los presos de ETA y fotografías de algunos etarras.
17 DE AGOSTO
Durante un acto con motivo de la Semana Grande de San Sebastián, dos diputados del PP aparecían sonrientes brindando con el alcalde Juan Carlos Izaguirre, de Bildu.
19 DE AGOSTO
Martín Garitano calificó como «más que un error» los atentados cometidos por ETA en Cataluña. Al día siguiente, intentó rectificar asegurando que no quiso hacer diferencias entre las víctimas.
25 DE AGOSTO
Las famosas «txoznas» de las fiestas de Bilbao cerraron por solidaridad con dos de ellas que tienen prohibido su instalación por colocar carteles y fotos de presos de ETA en 2009.

SIGUENOS EN LA RAZÓN