miércoles, 23 agosto 2017
11:55
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

ANÁLISIS: Dónde va el voto protesta por Lorente FERRER

  • La abstención podría perjudicar a PSOE e Izquierda Unida

En las elecciones locales de 2007 votó el 63.97% del censo electoral de los que el 63,22% fueron votos válidos, es decir, votos a candidaturas y votos en blanco. 427.067 españoles votaron en blanco y 21.798.872 a candidaturas.

Otros 262.404 españoles votaron «nulo», y su voto no computó para la asignación de concejales, principalmente por presentar la papeleta modificaciones o alteraciones provocadas por el mismo votante. Éste tipo de voto no tiene repercusión en la asignación de escaños y se excluye del voto válido, expresión que recoge unicamente el voto válido a candidatura y el voto en blanco. ANV solicitó el voto nulo al negársele su participación en las elecciones autonómicas vascas de 2009, fue un voto testimonial que no se tradujo obviamente en escaños pero permitió conocer aproximadamente el potencial electoral de estas siglas.

El voto en blanco suele ejercerse por ciudadanos que tienen el voto asumido como deber pero que no quieren tomar partido por ninguna opción y también por aquellos que quieren dejar constancia de su malestar con los partidos que concurren a las elecciones, no identificándose con ninguna candidatura. Este voto «alternativo» puede distorsionar el reparto de escaños pues se computa a la hora de repartir los concejales o diputados, ya que sólo entran en el reparto las candidaturas que superen el 5% de los votos válidos, que son tanto los votos a partido como los blancos, obviamente a mayor presencia de votos en blanco menos posibilidades tienen las pequeñas formaciones de superar el 5% y por tanto de obtener representación. El voto en blanco sólo beneficia a los grandes partidos, un porcentaje elevado de voto en blanco dejaría sin representación a partidos como IU o UPYD, por ejemplo. Esta modalidad de voto fortalece el bipartidismo.

El 22-M se espera una gran abstención, probablemente en el entorno del 40% y debido la conducta de parte del electorado socialista que no participará por discrepancias con su partido, ello permitirá al PP mejorar su porcentaje de voto y aumentar su representación en ayuntamientos y parlamentos autonómicos, pero también a otras candidaturas minoritarias que ahora tendrían la oportunidad de obtener escaños por el retroceso de los socialistas pero... un incremento del voto en blanco les privaría de tal posibilidad y permitiría al PSOE conseguir unos escaños extra.

La abstención beneficia principalmente al PP, puesto que con los mismo votos que hace cuatro años conseguiría más escaños. Si además logra ampliar su electorado, mayor crecimiento obtendría. Por lo tanto cabe esperar pérdidas de concejales del PSOE en gran número de ayuntamientos y su adjudicación al PP y a otros formaciones menores. Los jóvenes son los que más practican la abstención, el próximo 22 de mayo más de siete millones de jóvenes españoles de edades comprendidas entre los 18 y 29 años  están llamados a las urnas, pero más de cuatro millones «pasarán» de votar. Si la media nacional de abstención prevista es del 40%, entre los jóvenes superará con creces el 50%.


Lorente Ferrer
Sociólogo

SIGUENOS EN LA RAZÓN