• 1

Almería

Tiempo de lectura 2 min.

02 de diciembre de 2016. 01:30h

Comentada
Andrés Sánchez Magro 2/12/2016

ETIQUETAS

Un vino de la Sierra Nevada almeriense. Una zona de viñedo tan abrupta que la vendimia se hace en mulas. Viñedo en altitud, mucho viento y un pago tan especial, que parece estar en una zona espacial. Espalderas, elaboración por gravedad y unos locos del vino que tiran al monte.

Un vino almeriense en tiempos en los que, afortunadamente, todo se respeta. Una trazabilidad de viñedo escondido y de ensamblaje de la tempranillo, la cabernet y la syrah. Su golpetazo aromático y su singularidad olfativa son el anticipo de una boca absolutamente inexplicable para quien no comprenda que las historias enológicas son siempre únicas. Así, nos engolosina la boca de manera muy llena recogiendo la fruta madura y el arrastre mediterráneo. Se llama La cabra y la bota. Por lo común, los nombres son producto del ingenio o de la provocación. Pero, en este caso, se busca la denominación de origen personal, pues a la altura se une la crianza con los terciarios, que se destapan poco a poco. Un terruño tan distinto como la tierra en la que nace este vino. La viveza, la mineralidad y la boca larga pero que no cansa. Uno coge un pedazo de queso, se mete este vino en la mochila y se sube al monte.

Bodega: Pago de Indalia.

D.O: V.T. Ribera del Andarax.

Nombre: La cabra y la bota 2014.

Precio: 7 euros.

Web: pagosdeindalia.com

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs