Suprema Corte de México rechaza amparo sobre aborto

Por cuestiones de forma, se rechazó un amparo sobre el aborto en Veracruz que pretendía que ese estado legislara sobre el tema en base a las convenciones internacionales firmadas por el país

MEX4874. CIUDAD DE MÉXICO (MÉXICO), 28/07/2020.- Integrantes del frente nacional por la familia, protestan contra la despenalización del aborto este martes, el Zócalo de Ciudad de México (México). México espera un fallo histórico de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que este miércoles podría declarar, por primera vez, que un Congreso estatal debe despenalizar el aborto, criminalizado en casi todo el país. EFE/Sáshenka GutiérrezSáshenka GutiérrezEFE

(AP). La Suprema Corte de Justicia de la Nación rechazó el miércoles, por cuestiones de forma, un amparo sobre el aborto en Veracruz que pretendía que ese estado legislara sobre el tema teniendo en cuenta las convenciones internacionales firmadas por México.

Los grupos pro-vida celebraron la decisión por considerar que el alto tribunal respetaba las competencias de los estados, pero organizaciones feministas criticaron que, una vez más, el alto tribunal argumente problemas técnicos y de forma para esquivar pronunciarse sobre el fondo de este controvertido tema.

El aborto en México sólo está permitido en las 12 primeras semanas en Ciudad de México y Oaxaca, pero es legal en todo el país en caso de que la mujer haya sido violada sin que la ley federal establezca un plazo para llevarlo a cabo.

Veracruz, sin embargo, es de los más conservadores y aunque fuera por violación sólo lo permitía en los primeros 90 días y si hay denuncia previa. Este era uno de los puntos que el ponente del proyecto, el ministro Juan Luis González Alcántara, consideraba que era discriminatorio para las veracruzanas con respecto al resto de las mexicanas.

El recurso fue rechazado por cuatro votos en contra con el argumento de que no había omisión de legislar por parte del congreso veracruzano porque ya existe una ley sobre el tema. Sólo González Alcántara votó a favor y argumentó lo procedente del amparo al considerar que la legislación actual de Veracruz es contraria al derecho a la dignidad y a la salud de las mujeres y a las convenciones internacionales firmadas por México.

Según explicó a AP Verónica Cruz, abogada y directora de la ONG Las Libres, el amparó que llegó a la corte “no iba a despenalizar el aborto, no iba a declarar inconstitucional del delito de aborto”, sino que pretendía decir a Veracruz que legislara acorde a una recomendación de finales de 2017 del gobierno federal.

No obstante, esa recomendación —fruto de una alerta de género, una especie de declaratoria de emergencia que activa ciertos instrumentos cuando se exacerba la violencia contra las mujeres en determinados puntos de México— instaba a despenalizar la interrupción del embarazo en las doce primeras semanas en caso de violación o por cuestiones de salud de la mujer.

“Cuando no quieren resolver sobre el aborto siempre dicen que es por temas técnicos”, criticó esta abogada que recuerda que el alto tribunal nunca se ha pronunciado ni a favor ni en contra sobre el fondo del asunto, aunque gracias a algunos de sus fallos se logró la libertad de mujeres que llevaban años injustamente encarceladas.

Las organizaciones feministas confiaban en que un apoyo a este amparo supusiera un precedente para avanzar hacia la despenalización del aborto no sólo en Veracruz sino en otros estados.

Varias decenas de personas apostadas frente a la sede de la Corte en Ciudad de México gritaban consignas en favor de Cristo Rey o la Virgen y celebraron la decisión del tribunal.

En un comunicado, organizaciones pro-vida elogiaron que los ministros optaran por “salvaguardar la soberanía de los estados y su libre configuración, respetando la voluntad del pueblo de Veracruz que, en su Constitución local, reconoce el Derecho a la Vida desde la concepción hasta la muerte natural”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador no se ha pronunciado abiertamente sobre el tema, pero siempre se ha mostrado muy conservador en estas cuestiones, en linea con la Iglesia católica y otros grupos religiosos.