ERC se queda con la presidencia de TV3 y Catalunya Ràdio y se reparte con PSC y Junts su consejo directivo

Los tres llegan a un acuerdo in extremis para renovar parte de los puestos caducados. La doctora en Derecho Esther Giménez-Salinas será la nueva Síndica de Greuges (defensora del pueblo)

Edificio de TV3
Edificio de TV3 FOTO: La Razón (Custom Credit)

ERC propondrá a Rosa Romà para presidir una de las joyas de la corona de la Generalitat, la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, el ente público que gestiona TV3 y Catalunya Ràdio y que maneja al año un presupuesto de casi 300 millones de euros. Los republicanos, Junts y el PSC han alcanzado un pacto global para renovar algunos de los cargos públicos caducados que arrastra el Parlament con un reparto equitativo que situará a dos miembros propuestos por los republicanos, dos posconvergentes y tres socialistas en su consejo directivo.

El PSC, por tanto, se asegura un asiento más que ERC y Junts, pero el independentismo conserva la mayoría y el voto de calidad de su futura presidenta. Eso sí, también podrán darse alianzas de izquierdas si se unen republicanos y socialistas.

La vicepresidenta de la Corporación será la exconsejera de Cultura de Quim Torra, Àngels Ponsa, a propuesta de Junts, mientras que los miembros del organismo del que dependen los medios públicos de la Generalitat serán Lluís Garriga (PSC), Gemma Ribas (PSC), Lluís Noguera, Carme Figueras (PSC) y Pep Riera (Junts). Este consejo directivo será el encargado de ratificar y controlar a los dos principales cargos ejecutivos de la televisión y la emisora públicas, previa elección del Parlament: los directores de TV3 (hasta ahora Vincent Sanchis) y Catalunya Ràdio (Saül Gordillo).

Al margen del poder y la influencia que ejercerán en los medios públicos catalanes -el consejo de gobierno se reúne una vez por semana y tiene capacidades ejecutivas-, estos cargos alcanzan algunos de los sueldos más altos de la Generalitat: la presidencia, ahora en funciones en manos de Núria Llorach (vinculada a la posconvergencia) cobra 116.000 euros anuales, mientras que el salario de los miembros del consejo asciende a los 112.000 euros.

En un comunicado conjunto, las tres formaciones han anunciado otros nombres: la doctora en Derecho Esther Giménez-Salinas será la Síndica de Greuges (el equivalente a la “defensora del pueblo”); el periodista Xevi Xirgo -vinculado a Puigdemont- presidirá el Consell de l’Audiovisual de Catalunya (CAC), el organismo regulador de los medios públicos; y la exconsellera Meritxell Borràs, también posconvergente, encabezará la Autoritat Catalana de Protecció de Dades. En el CAC y junto a Xirgo están propuestos los nombres de Rosa Maria Molló, Miquel Miralles, Laura Pinyol y Enric Casas.

Los dos principales cargos: Síndica de Greuges y CCMA

La candidata a ser Síndica de Greuges, Esther Giménez-Salinas Colomer (Barcelona, 1949), es una profesora de universidad de derecho penal y escritora, y a lo largo de su trayectoria profesional ha sido rectora de la Universidad Ramon Llull, vocal del Consejo General de Poder Judicial entre los años 1996 y 2001 y pertenece al consejo de administración del Banco Santander desde el año 2012.

Por su parte, Romà es una comunicadora especializada en dirección estratégica, la transformación digital, el marketing y la creatividad. Fue directora de responsabilidad social corporativa, marketing y comunicación en el Hospital de Vall d’Hebron de Barcelona, además de decana del Colegio de Publicitarios y Relaciones Públicas de Cataluña. Ahora era Directora de Área de Marketing, Innovación y Ciudadanía del CatSalut.

Otras cuestión pactada entre PSC, ERC y JxCat es reducir a seis años los mandatos de aquellos organismos de nueve años. La elección de los cargos se materializará en el Parlament con una votación a principios de 2022 para la que es necesaria una mayoría de tres quintas partes de la cámara.

Todavía no han alcanzado un acuerdo para renovar la Comissió de Garantia del Dret d’Accés a la Informació Pública, la Sindicatura de Comptes y el Consell de Garanties Estatutàries (CGE), de los que esperan alcanzar un pacto “en las próximas horas”.