Inspección de Trabajo impone a la EMT una sanción grave por no ofrecer en agosto el servicio de comedor a los trabajadores

La empresa incumplió el convenio colectivo, por lo que deberá pagar 6.250 euros

Coronavirus.- EMT València reordena horarios y turnos de la plantilla "para hacer frente" a la crisis por la Covid-19
Autobús de la EMT de Valencia EMT VALÈNCIA

El concejal del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Valencia Carlos Mundina ha desvelado hoy que la Inspección de Trabajo ha impuesto a la Empresa Municipal de Transporte (EMT) una sanción calificada como “grave” y fijado una multa de 6.250 euros por incumplir el convenio colectivo de los trabajadores.

En concreto, la multa se debe a que el presidente de la EMT, Giuseppe Grezzi, y su equipo de gerencia, mantuvieron cerrado el comedor de los trabajadores durante el mes de agosto de 2019, incumpliendo el artículo 54 del convenio colectivo de los trabajadores, que establece la obligación empresarial de mantener el servicio de comedor, mediante cáterin de servicios exteriores, en los depósitos de San Isidro y Norte.

Mundina ha explicado que “esta multa es consecuencia de la negligente gestión de Grezzi y el gerente de la EMT, que no tuvieron la previsión de incluir en las bases de adjudicación del servicio de comedor la obligación de que se mantuviera abierto en agosto, tal y como se recoge en el convenio vigente y en el preacuerdo de convenio colectivo 2020-2022, suscrito en el marco de la Comisión Negociadora del pasado 13 de marzo de 2020”.

El contrato entre la empresa adjudicataria del servicio de comedor y la EMT, en el que no se incluye la obligación macada por el convenio colectivo, es de fecha 31 de octubre de 2018, por lo que el incumplimiento sancionado por Inspección de Trabajo con una multa de 6.250 euros se refiere a agosto de 2019 en el que estuvo cerrado este servicio de comedor.

“La nefasta gestión de la EMT llevada a cabo por Grezzi”, ha lamentado Mundina, “nos va a costar a los valencianos 6.200 euros más por una multa, a los que tenemos que sumar los 4 millones de euros robados, y a las consecuencias económicas que se derivaran del fracaso del fallido ERTE en la empresa por la pandemia de COVID”.

Además, ha recordado el edil popular, “nos vamos a gastar más de 14 millones de euros en marquesinas y postes, mientras tiene que recurrir a un préstamo de más de 27 millones de euros por la bajada de ingresos”.