Brian de Palma, 80 años del mayor representante del “Nuevo Hollywood”

Bajo la influencia de Hitchcock, el cineasta celebra en su cumpleaños una carrera cinematográfica que ha hecho historia: destacan “Scarface”, “Carrie” o “Los intocables”

Martin Scorsese, George Lucas, Francis Ford Coppola, Bob Rafaelson, Steven Spielberg, John Carpenter, William Friedkin, John Milius, Peter Bogdanovich, Walter Hill y Brian de Palma son los directores de cine que, bajo la gran influencia de Alfred Hitchcock, se encargaron de renovar Hollywood. Y hoy uno de ellos cumple 80 años. Brian de Palma fue, hace casi medio siglo, uno de los directores más reconocidos en el nuevo cine estadounidense, siendo clave en la generación de los años 70 y dejando grandes éxitos para la historia cinematográfica.

Nació el 11 de septiembre de 1940 en Newark, Nueva Jersey, y desde pequeño despertó una ambición que nada tiene que ver con lo audiovisual: le apasionaba la física. En dos ocasiones ganó el Concurso Nacional de Ciencias y, en su época de instituto, se encargaba de construir ordenadores. No obstante, su vocación por el cine llegaría pronto: mientras estudiaba Física en la universidad, comenzó a interesarse especialmente por Hitchcock, Roman Polanski y Jean-Luc Godard.

A partir de entonces, comenzó su camino hacia la historia del cine. Estudió arte dramático y dirigió varios cortos en la primera mitad de los años 60. Pero su verdadero debut como director llegaría en 1968 con “Murder a la mod”, cinta a la que siguió el mismo año “Saludos”. Esta última prometía éxito: De Palma dirigió a Robert de Niro, que interpretaba a un joven que trata de evitar ser convocado para la guerra de Vietnam. Con esta cinta, De Palma obtuvo el Oso de Plata en el Festival de Berlín.

Con esta primera mirada hacia la guerra, el dúo De Palma y De Niro no quedó ahí, pues volvieron a reunirse para una secuela, “Hola, mamá”, así como también filmaron “Wedding Party”.

El salto a la fama llegó en 1972 con “Hermanas”, una cinta de terror en la que ya se percibía la gran influencia de Hitchcock en el cineasta. La cinta la protagonizó Margot Kidder, quien más tarde sería Luisa Lane en “Superman”, y su música la compuso Bernard Hermann. En este filme usó por primera vez las pantallas divididas, estilo que le caracterizaría durante su carrera.

Asimismo, con el de “La ventana indiscreta” como fuente de inspiración, De Palma también arrasó en el cine fantástico. En 1974 lanzó “El fantasma del paraíso” para más tarde conquistar las taquillas con “Carrie”, adaptación de la fantasmagórica y terrorífica novela de Stephen King. Esta cinta le concedió la consagración en lo más alto del Hollywood de la época: la historia de una chica con telekinesis le valió nominaciones al Oscar a Sissy Spacek y Piper Laurie. A modo de curiosidad, a pesar del reconocimiento continuo a De Palma, el director nunca ha sido nominado por la Academia.

El inicio de los 80 también lo conquistó el cineasta pisando fuerte: estrenó su emblemática “Vestida para matar”, versionando “Psicosis” y protagonizada por Angie Dickinson, Michael Caine y Nancy Allen. En 1981, volvería a trabajar con Allen, entonces su esposa, y John Travolta, que fueron las estrellas de “Blow Out”.

Y, por fin, “Scarface”. En 1983 De Palma lanzó su ambicioso remake del clásico de Howard Hawks y de la mano, nada menos, que de Al Pacino, actor que realizó en la cinta uno de sus roles más recordados. Más tarde, y para más Hitchcock, se estrenó “Doble de cuerpo”, con pizcas de “Vértigo”.

Tras estos incesantes reconocimientos, De Palma lanzó un plato aún más fuerte, si cabe: “Los intocables”. Basada en la investigación contra Al Capone en el Chicago de los años 20 y 30, la cinta volvió a reunir a Robert de Niro y De Palma. El reparto lo completaron figuras como Kevin Costner, interpretando a Eliot Ness, y la banda sonora corrió a cargo de Ennio Morricone: un equipo sensacional y brillante que reflejó su gran talento en una exitosa película.

“La hoguera de las vanidades” (1990), “Raising Cain” (1992), “Carlito’s way” (1993) y “Misión imposible” (1996) fueron otras de sus cintas más taquilleras. Esta última fue la primera entrega de la saga que aún hoy protagoniza Tom Cruise y llegó a recaudar más de 450 millones de dólares. Con esto, llegó al año 2000 a golpe de suspense con “Misión a Marte” antes de volver a su cine clásico con “Femme Fatale” (2002). Más tarde, rodó “La Dalia negra” (2006), “Passions” (2012) y Domino (2019).

De Palma, que hoy se encuentra preproduciendo “Sweet Vengeance”, fue, por tanto, uno de los máximos representantes del “Nuevo Hollywood”, movimiento cinematográfico tallado en la contracultura e influenciado por la “nouvelle vague” francesa. En este cambio de paradigma, los directores potenciaban su trabajo y ofrecían obras eliminando cualquier tabú, como la violencia o la sexualidad.