Hacienda recauda un 75% más de las grandes fortunas

La Agencia Tributaria ingresa la cifra récord de 15.715 millones en 2019 gracias a su plan de lucha contra el fraude. Logra liquidar deuda de los grandes patrimonios particulares por 608 millones

Oficinas de la Agencia Tributaria
Oficinas de la Agencia TributariaDavid JarLa Razón

La Agencia Tributaria (AEAT) logró en 2019 una recaudación récord de 15.715 millones de euros a consecuencia de su labor de prevención y lucha contra el fraude, lo que supone un 4,1% más que en el año anterior, tras realizar 27.600 actuaciones de control sobre grandes empresas, patrimonios y economía sumergida. Así lo ha indicado tras la publicación de su balance anual de control tributario, que refleja que la Agencia realizó más de 1.664.000 actuaciones de control sobre tributos internos, lo que supone un 5,6% más que el año anterior, de las cuales más de 1.613.000 (5,3%) fueron actuaciones de comprobación y más de 51.000 son actuaciones de investigación y de carácter auxiliar (14,6% más).

La AEAT también ha incrementado el resultado de sus actuaciones de control sobre los grandes patrimonios de personas físicas. De esta forma, el pasado año logró liquidar deuda por un importe de 608 millones de euros, un 75% más que en el ejercicio anterior, elevando también (78%) el número de expedientes finalizados (880), acumulando en los dos últimos años un incremento del 156% en los expedientes cerrados sobre este colectivo de grandes fortunas. En su informe, la AEAT destaca la evolución del “cumplimiento voluntario del colectivo de contribuyentes con mayores fortunas” por lo que entiende que ha sido el “potente efecto inducido de las actuaciones de control”, dado que en 2019 sus bases imponibles en IRPF crecieron “un 16% interanual y sus cuotas un 13%”.

Según los datos proporcionados por el Ministerio de Hacienda, los resultados directos alcanzados por la Agencia Tributaria en el ejercicio de sus funciones de prevención y lucha contra el fraude se sitúan en 15.101 millones de euros, lo que supone un incremento (4,2%) respecto de los obtenidos en el año anterior. A esto se suman otros ingresos realizados en el Tesoro Público que, como son los ingresos por declaraciones extemporáneas sin requerimiento previo, cuyo cómputo en 2019 alcanza los 613 millones de euros, un 2,3% más que en 2018.

Estos resultados forman parte del nuevo modelo de medición de la actividad de comprobación que efectúa la AEAT desde hace dos años, que prioriza la selección de riesgos fiscales y la utilización del procedimiento intensivo o extensivo por criterios de eficiencia. Y mucha culpa de esta recaudación récord tiene que ver con la actuación de la nueva Unidad Central de Coordinación del Control de Patrimonios Relevantes, que ha reforzado los sistemas de control sobre las grandes fortunas, sobre todo a través de un catálogo de más de 570 proveedores de bienes y servicios de lujo que la Unidad ha considerado que pueden asociarse a contribuyentes con muy alta capacidad económica (clubes privados; gestores de inversión de grandes patrimonios; joyerías, galerías de arte y casas de subastas o centros de ocio.

“A partir del análisis de estos proveedores, la Unidad obtiene información que está resultando muy útil para detectar los destinatarios directos de esos bienes y servicios de lujo y, una vez detectados, aflorar irregularidades fiscales de grandes fortunas y también patrimonios directamente ocultos detrás de sociedades instrumentales, a efectos tanto de regularizar los incumplimientos como de asegurar el cobro de las deudas por parte del Area de Recaudación”, explica la Agencia Tributaria.

De igual forma, el control inspector sobre contribuyentes con cuentas cuentas financieras en el extranjero -a través de la directiva europea ‘DAC2’, el estándar CRS de la OCDE y el acuerdo ‘Fatca’ con EE UU- ha permitido liquidar en tres años más de 435 millones de euros a 1.200 contribuyentes- en 2018 fueron solo 293 millones-. En la fase de comprobación gestora, las actuaciones realizadas han generado liquidaciones de la Agencia y declaraciones extemporáneas de los contribuyentes por un importe conjunto de más de 55 millones de euros a través de más de 26.000 expedientes. Asimismo, la información recabada por la Oficina Nacional de Investigación del Fraude sobre utilización de tarjetas emitidas en el exterior -las conocidas como tarjetas offshore- permitió a las distintas dependencias territoriales de la Agencia liquidar deuda por importe de 58 millones de euros en 2019 y un total de 79 millones desde 2018. Además, el año pasado se dieron de alta expedientes que afectan a 57 contribuyentes con este tipo de tarjetas y que ofrecerán resultados adicionales en el futuro.

En 2019, la Oficina Nacional de Fiscalidad Internacional (ONFI) participó en 76 comprobaciones inspectoras finalizadas, que dieron lugar a ajustes en base imponible estimados en 1.840 millones de euros. A su vez, la ONFI participó en la gestión de 25 Acuerdos Previos de Valoración (APA) con resultado estimatorio que suponen garantizar a futuro bases imponibles por un importe de más de 2.100 millones de euros.