El precio de la energía sigue al alza: La bombona de butano subirá mañana casi un 5% y costará 13,30 euros

El encarecimiento de la materia prima lleva a un incremento que roza el máximo permitido por ley

Imagen de un deposito de bombonas de butano
Imagen de un deposito de bombonas de butanoJesus G. FeriaLa Razón

La bombona de butano subirá este martes un 4,89% (dentro del límite máximo del 5% en que se puede incrementar su precio, que está regulado), al dispararse el precio de la materia prima en los mercados internacionales, y pasa a costar 13,30 euros (62 céntimos más que ahora, pero aún 7 céntimos por debajo de enero del año pasado), según informa Efe.

En esta primera revisión en 2021 del precio máximo de venta de los gases licuados del petróleo envasados (GLP) en envases de entre 8 y 20 kg (la tradicional bombona de butano), que se hace cada dos meses y que publica este lunes el Boletín Oficial del Estado (BOE), la bombona continúa con las alzas que reemprendió en noviembre de 2020. Entonces, la bombona retomó las subidas y su precio máximo de venta al público se incrementó un 4,88 %, hasta los 12,68 euros.

El nuevo incremento que se empezará a aplicar a partir de mañana, martes, 19 de enero de 2021, se debe a la subida de la cotización internacional de la materia prima, que ha aumentado un 16,85% en el periodo que se utiliza para calcular el precio, así como a la de los fletes (transportes), que se han encarecido un 36,17%.

Cálculo

El precio máximo de venta de los gases licuados del petróleo (GLP) envasados en envases de entre 8 y 20 kilogramos no está liberalizado y su valor se revisa bimestralmente el tercer martes del mes correspondiente mediante una resolución de la Dirección General de Política Energética y Minas y de acuerdo a la metodología establecida por la normativa vigente. Esta revisión se calcula en función del coste de la materia prima (propano y butano) en los mercados internacionales, así como del coste de los fletes y la evolución del tipo de cambio euro-dólar.

La revisión del precio, al alza o a la baja, está limitada a un 5%, acumulándose el exceso o defecto de precio para su aplicación en posteriores revisiones, y en esta revisión de enero, si no hubiera habido ese límite del 5 %, la botella se habría encarecido un 6,25%.

A pesar del incremento que se aplica desde mañana, el precio de la botella está por debajo del precio marcado antes del inicio del estado de alarma en marzo, cuando en enero de 2020 el precio se fijó en 13,37 euros. Durante 2020, las revisiones bimestrales fueron suspendidas por el Gobierno por el primer estado de alarma, decretado el 14 de marzo de ese año, siempre que arrojaran un incremento