MENÚ
jueves 21 marzo 2019
17:01
Actualizado

Así se detecta un bulo ¿Sabe cómo protegerse?

  •  Una web publicó en 2016 un supuesto comunicado del Papa Francisco dando su apoyo al entonces candidato a la Presidencia de EE UU, Donald Trump.
    Una web publicó en 2016 un supuesto comunicado del Papa Francisco dando su apoyo al entonces candidato a la Presidencia de EE UU, Donald Trump.

Tiempo de lectura 4 min.

17 de marzo de 2019. 02:53h

Comentada
Juan Scaliter .  17/3/2019

«Hillary Clinton vende armas a ISIS». «El Papa Francisco apoya la candidatura de Donald Trump para presidente»... Estos fueron apenas dos de los titulares más compartidos en redes sociales unos años atrás, en plena campaña presidencial de Estados Unidos. Lo sorprendente es que el 60% de los encuestados (en una investigación de la web Statista e Ipsos y publicada en julio de 2017) creía que este último titular, afirmando que el Papa emitió una declaración en apoyo del candidato republicano, era una noticia fiable.

Las «fake news» nacen con el objetivo de reírse de la credulidad ajena o lograr algún tipo de beneficio. En los dos casos mencionados anteriormente, el propósito sería el de inclinar la balanza hacia el lado de Trump, denostando a su rival y consiguiendo el apoyo de una autoridad respetada por muchos.

A la hora de crear una noticia falsa, por tanto, hay que centrar la diana: ¿qué se quiere obtener? La siguiente pregunta tiene que ver con la percepción global que se tiene de la persona, objeto o campaña. La noticia falsa puede tender a ubicarla como víctima, si se le ve como alguien constantemente inmerso en conflictos por ejemplo. El segundo paso es citar fuentes reconocidas, pero sin enlazar con ellas si se trata de internet o mencionar título del artículo o cualquier otro dato, como la fecha, que permita buscarlo en la red.

Actualmente cualquiera puede publicar en internet y un titular llamativo («El Papa Francisco apoya a Trump») genera muchas visitas y basta que la noticia aparezca en diferentes sitios web y firmada por distintas personas (desconocidas generalmente), para darle «credibilidad». A partir de ese momento se produce un efecto dominó con los retuits y likes que ayuda a difundir el bulo.

Otra estrategia es usar una noticia verídica o del pasado para hacerse con un titular llamativo, por ejemplo: «Los presidentes de Rusia y Estados Unidos confiesan un gran interés común». Desde ese momento la noticia puede hablar lo que quiera de Trump y Putin y solo al final, como dato anecdótico, mencionar que todo está inspirado en la relación que unió a Ronald Reagan y , Mikhail Gorbatchev. No es falsa, pero sí tendenciosa y se sirve de las visitas para multiplicar un mensaje que no coincide con el título.

De ahí la importancia de saber detectar las «fake news». Para ello bastan 5 puntos.

1) El origen:

¿Quién lo escribe? Si es una fuente poco conocida, sin presencia anterior en las redes, difícil de rastrear y/o con un nombre de usuario que no da ninguna clave...desconfiad.

2) El medio

Si la noticia se ha publicado en una red social y no hay acceso al artículo original o si este es una página de usuario y no un medio periodístico puede que allí haya algo extraño.

3) Fuentes

¿Cuáles son los recursos, entrevistas, artículos, etc. que cita el autor para difundirla? Rastrear las fuentes para saber si existen y mirar la fecha de las mismas. Un estudio reciente puede hablar de 1980...

4) Juzgarse

A veces el filtro más claro somos nosotros mismos y nuestras opiniones. Si la noticia concuerda con nuestro punto de vista, por más extraña que parezca, tenemos una mayor propensión a creerla.

5) Repetición

A la hora de buscar otras fuentes que digan algo similar descubrimos, en el caso de las «fake news», que todas son un copia y pega de una de ellas. Tienen las mismas frases, comillas y hasta los mismos errores gramaticales.

Es obvio que es un «fake».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs