MENÚ
lunes 15 julio 2019
20:36
Actualizado

Skoda Scout 2.0 TDI 184 CV DSG 4x4

Por capacidad de carga, calidad de conducción y aspecto aventurero, el familiar checo es una interesante alternativa a los SUV, con un precio desde 24.650 euros.

  • El sistema de tracción 4x4 permite al Skoda Scout alejarse del asfalto con garantías.
    El sistema de tracción 4x4 permite al Skoda Scout alejarse del asfalto con garantías.
  • Un amplio maletero de 610 litros resulta ideal para viajar en familia o para deportes al aire libre.
    Un amplio maletero de 610 litros resulta ideal para viajar en familia o para deportes al aire libre.
  • El interior, sencillo y con buenos acabados, está bien resuelto y tiene un aspecto agradable.
    El interior, sencillo y con buenos acabados, está bien resuelto y tiene un aspecto agradable.
  • El cambio DSG de doble embrague es de serie con el motor 2.0 TDI de 184 CV.
    El cambio DSG de doble embrague es de serie con el motor 2.0 TDI de 184 CV.
  • Mide 4,68 metros de longitud y lleva protecciones para moverse por caminos sin asfaltar.
    Mide 4,68 metros de longitud y lleva protecciones para moverse por caminos sin asfaltar.
  • El sistema de tracción 4x4 con embrague Haldex proporciona un buen agarre.
    El sistema de tracción 4x4 con embrague Haldex proporciona un buen agarre.

Tiempo de lectura 5 min.

22 de abril de 2019. 09:33h

Comentada
José A Prados.  22/4/2019

En un momento en el que el mercado se ha volcado claramente con los vehículos tipo SUV o crossover, los grandes perjudicados de esta moda han sido otras carrocerías tradicionales como los monovolumen o los familiares, que han visto caer sus ventas de una forma considerable en los últimos años.

Una interesante alternativa para quien busque un vehículo con una buena capacidad de carga y un eficaz sistema de tracción 4x4 podría ser el Skoda Scout, de 4,68 metros de longitud y un maletero de 610 litros de capacidad hasta la cortinilla. Inicialmente era un modelo más de la familia Octavia, pero en Skoda decidieron en 2014 comercializarlo de forma independiente con el nombre de Scout, que es la denominación que reciben las versiones más ‘camperas’ del fabricante checo, disponible en el Fabia Scout y también en los dos SUV –Karoq y Kodiaq-.

Deriva del Octavia Combi, un modelo familiar al que añade algunos elementos que dan ese aspecto más aventurero como el paragolpes específico, pasos de ruedas protegidos, un difusor trasero y una mayor altura libre al suelo, de manera que está preparado para salir del asfalto y adentrarse por pistas sin una gran dificultad gracias a un sistema de tracción 4x4 con embrague Haldex que rápidamente se encarga de transmitir una parte del par a las ruedas traseras cuando el eje delantero pierde tracción.

Su tamaño es bastante compacto (4,68 metros de longitud y 1,53 de altura), pero su interior es bastante espacioso, con capacidad para que viajen cómodamente cinco adultos y una buena cantidad de equipaje en un maletero que tiene una capacidad de 610 litros, pudiendo ampliarse hasta el techo si quitamos la cortinilla, y hasta 1.740 litros si prescindimos de las plazas traseras.

El comportamiento dinámico es uno de los aspectos a destacar de este modelo, toda una ventaja frente a los deseados SUV. Las razones son obvias al tener un menor peso (1.560 kilos) y una carrocería con un menor volumen que se enfrenta mejor al viento, además de tener un centro de gravedad más bajo, un aspecto que resulta definitivo a la hora de afrontar carreteras de curvas. Si a esto añadimos un eficaz sistema de tracción total que permite una conducción más deportiva, el balance es muy claro en lo que respecta al dinamismo y habitabilidad.

En carreteras abiertas como autovías o autopistas se desenvuelve muy bien y el confort de marcha es elevado, sin que apenas se perciban ruidos procedentes de la mecánica, y a velocidades legales la aerodinámica resulta eficiente. En carreteras de curvas muestra bastante agilidad y el comportamiento es muy seguro con la ayuda del sistema de tracción total. Y también lo hemos probado por caminos y pistas, donde puede circular sin problemas siempre que tengamos la precaución de no adentrarnos por terrenos complicados, ya que los neumáticos son de carretera y no tiene mucha altura libre para afrontar grandes obstáculos.

La gama Skoda Scout no es muy amplia, únicamente está disponible con un motor de gasolina 2.0 TSI de 190 CV desde 26.750 euros y con dos mecánicas diesel muy ahorradoras -2.0 TDI de 150 y 184 CV- desde 24.650 euros (o una cuota de financiación de 421 euros a cuatro años con una entrada de 7.400 euros), todos ellos con el eficaz sistema de tracción 4x4 que permite circular más allá del asfalto o por superficies con baja adherencia.

La unidad de la prueba monta el motor diesel 2.0 TDI más potente, con 184 CV y 380 Nm de par máximo que lo convierten en un coche con ciertas aspiraciones deportivas sin que eso penalice en el consumo, incluso en conducción rápida y con el maletero bien cargado. Esta versión viene de serie con el cambio DSG de doble embrague con siete velocidades –sin levas tras el volante- y a través del selector de modos de conducción Drive Select podemos elegir el más adecuado al terreno –Eco, Normal, Sport, Off Road y Personal-, variando el tacto del acelerador, la dirección y la suspensión. Sus prestaciones son más que suficientes para viajar a ritmos rápidos -219 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,8 segundos-, con la ventaja de que el consumo nunca nos provocará sorpresas: 5 litros de media homologados por el fabricante, que en conducción real se convierten en 6 litros, lo que implica autonomía superior a los 800 kilómetros en viajes.

El interior, sobrio y elegante, está bien resuelto, contando con toda la información necesaria a través de un cuadro de mandos tradicional con dos relojes grandes para el cuentavueltas y el cuentarrevoluciones, además de una pantalla central a color en la que se reflejan los datos del ordenador de viaje. En el centro de la consola está la pantalla multimedia, en una posición más baja de lo habitual, y debajo se encuentran los mandos para el manejo del sistema de climatización dual. Los acabados son de calidad, con buenos ajustes, todo pensado para durar muchos años en buen estado. La posición al volante es buena, y la visibilidad correcta.

El precio base de la versión probada es de 27.000 euros con los descuentos y promociones actuales que ofrece Skoda, y entre los opcionales más destacados están la pintura metalizada (570 euros), llantas de aleación Braga de 18” (475 euros), tapicería Alcántara/cuero (1.385 euros), asientos delanteros eléctricos con memoria (995 euros), asientos calefactados (175 euros), pedales de aluminio (95 euros), sistema de sonido Canton con diez altavoces y subwoofer en el maletero (510 euros), navegador Columbus (1.515 euros) o telefonía manos libres con antena exterior y control por voz (325 euros).

FICHA TÉCNICA

Skoda Scout 2.0 TDI 184 CV 4x4 DSG

DIMENSIONES

Longitud: 4.687 milímetros

Anchura: 1.814 milímetros

Altura: 1.531 milímetros

Batalla: 2.680 milímetros

Peso: 1.60 kilos

Depósito combustible:

Maletero: 610 litros

MOTOR

Tipo: diesel, inyección directa y turbo geometría variable

Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.968 cc

Potencia: 184 CV a 3.500-4.000 rpm

Par máximo: 380 Nm a 1.750-3.250 rpm

Tracción: 4x4

Cambio: DSG 6 velocidades

PRESTACIONES

Velocidad máxima: 219 km/h

Aceleración: 7,8 segundos

Consumo medio: 5,1 litros

Emisiones CO2: 133 g/km

PRECIO: desde 24.650 euros

Últimas noticias