La bala de punta de plástico en la montería

En una modalidad tan única como la montería española esta bala se ha erigido como la punta montera por excelencia.

Bala de punta de plástico
Bala de punta de plástico FOTO: Sergio Gómez

La montería española es única en el mundo y forma parte de la cultura rural española. Aunque como toda actividad ha ido cambiando y se ha ido modernizando, mantiene un halo de esa caza antigua haciendo que los cazadores actuales al igual que los de antaño sientan una gran admiración por este tipo de caza que reserva siempre sorpresas y emociones.

En este tipo de caza el cazador se enfrenta a disparos rápidos y normalmente sobre animales en carrera o cuanto menos en movimiento. Para tener éxito en esta modalidad hace falta pues una cierta destreza por parte del cazador para realizar un rapidísimo encare y disparo.

Los calibres monteros por excelencia son el 30.06 Springfield y el 300 Winchester Magnum. Ambos calibres son más que suficientes para abatir cualquier animal de la fauna cinegética española si bien el 300 es algo más contundente que el 30.06. Esta contundencia se traduce en un aumento del retroceso y por lo tanto un cierto desencare para repetir el disparo. No obstante, es el calibre favorito de muchísimos cazadores en montería.

Del mismo modo que estos dos calibres son los reyes de la montería, la Punta de Plástico de Norma, el fabricante de munición sueco, se ha convertido en su aliado por excelencia.

Este proyectil dispone de una punta de polímero redondeada que acelera la expansión en forma de champiñón y mantiene una gran retención de masa para garantizar un canal profundo. La estructura de la bala incorpora una pared de la camisa fina en la punta y creciente conforme nos acercamos al culote. De esta forma retendrá peso y penetrará mejor.

¿Por qué es tan popular?

Al disparar sobre animales fuertes y duros como el jabalí, ciervo o muflón, se requiere una punta que produzca una canal de penetración profundo a la vez que tenga un gran poder de parada ya que la pieza suele ir a la carrera y cargada de adrenalina. Por poder de parada se entiende la energía que el proyectil es capaz de transmitir al hacer blanco y en eso este proyectil es único produciendo un shock inmediato en el animal.

Realmente se trata de una punta hueca que está protegida en su punta por una pequeña esfera de plástico que protege a la bala del efecto del retroceso dentro del cargador del rifle a la vez que hará que la punta sea más estable en el vuelo. No se hace necesario un gran coeficiente balístico en este tipo de munición ya que los disparos por normal general en una montería son cercanos, dejando cumplir a la res sin ser necesaria una precisión quirúrgica como haría falta en la caza a larga distancia. Los lances suelen ser a corta distancia, no pasando por regla general de los 100 metros, siendo cortaderos y pequeños claros los escenarios más comunes en los lances monteros.

Detalle de la punta de la bala.
Detalle de la punta de la bala. FOTO: Sergio Gómez

No obstante, es tal su eficacia que hay quien la usa también en recechos de media distancia y es que una mirada a la tabla balística de esta punta nos confirma que teniendo el cero a 150 metros la bala experimenta una caída de tan solo 6 cm a los 200 metros en un .300 WM. Sus excelsas propiedades hacen también que muchos cazadores enamorados de esta punta la usen para la modalidad de espera al jabalí.

La Plastic Point de Norma es eficaz y popular sobre todo por su expansión que asegura el resultado deseado en el objetivo. La bala está concretamente diseñada para abatir a un animal de la forma más rápida posible. La Punta de Plástico, uno de los proyectiles desarrollados íntegramente por la casa sueca, se abre muy rápidamente, se fragmenta e incluso penetra al pasar a través del hueso o tejidos duros, creando un nutrido canal balístico para causar el mayor trauma posible.

La caza tiene como fin último la muerte del animal y ésta ha de ser de la forma más rápida, limpia y ética posible. Es por ello que esta bala es tan popular entre los monteros y batidores, pues aglutina de forma especial estas únicas cualidades tan necesarias en cada uno de los lances cinegéticos.