• 1

5 Razones por las que meditar

Meditar nos puede ayudar a controlar nuestras vidas. Nuestra mente muchas veces pone aún más límites a nuestra existencia, por eso merece la pena educarla en las disciplinas de meditación.

  • Image

Tiempo de lectura 5 min.

13 de marzo de 2017. 19:32h

Comentada
13/3/2017

ETIQUETAS

1. NO TE AFERRARÁS A LO NEGATIVO: TOMARÁS MEJORES DECISIONES

La atención plena puede influir en nuestras emociones y comportamientos, y sobre cómo las personas pueden utilizar la meditación para sentir y obtener mejores resultados en sus vidas. “Todos tenemos la capacidad de estar atentos. Lo únicos que necesitamos para ello es cultivar la capacidad de prestar atención al momento presente, suspendiendo todo juicio o dándonos cuenta, al menos, de la gran cantidad de juicios que continuamente desfilan por nuestra mente”, explica Jon Kabat-Zinn, creador de un exitoso programa antiestrés basado en el mindfulness.

RESPIRA. Dedicarle 15 minutos al día a la meditación centrada en la respiración puede ayudarte a tomar mejores decisiones sin dejarte llevar por el “costo hundido”, según un estudio de 2013 publicado en Psychological Science. El costo hundido es la resistencia a abandonar un proyecto en el que hemos invertido mucho dinero y esfuerzo, a pesar de que se haya demostrado que el proyecto es inviable. El 80% de los individuos no se dejaron llevar.

2. PODRÁS DORMIR MEJOR: Y TE SENTIRÁS MENOS FATIGADA AL DESPERTAR

“Lo mejor, cuando tenemos dificultades para conciliar el sueño, es levantarnos de la cama y hacer, durante un rato, algo que nos guste o sepamos que nos hará sentir bien. Yo creo que si no puedo dormir, quizás sea porque, en ese momento, no lo necesito”, explica en su libro Vivir con plenitud las crisis (Kairós), Jon Kabat-Zinn, quien opta por meditar. “De nada sirve forzar el sueño o catastrofizar, es decir, pensar que al día siguiente estaremos agotados. A veces basta con meditar media hora para sosegar nuestra mente”, añade, quien también recomienda hacer ejercicio físico, como caminar, yoga o natación. Cabe recordar, además, que la necesidad de dormir cambia con la edad y que disminuye a medida que envejecemos.

MITIGA EL INSOMNIO. Un equipo de la Universidad del Sur de California, tras realizar un ensayo clínico sobre 49 individuos, determinó que aquellos que utilizaron el mindfulness mejoraron su calidad de sueño (síntomas de insomnio y fatiga), más que los que participaron en una intervención basada en educación para la higiene del sueño.

3. PODRÁS CONCENTRARTE Y SER FELIZ NO SERÁ UNA META IMPOSIBLE

Las distracciones no nos hacen felices y nuestra mente pasa la mitad del tiempo distraída. Con el mindfulness se entrena la concentración, pero, sobre todo, se trabaja la atención en el momento presente. Una de las técnicas utilizadas es “el escáner corporal”: acuéstate cómoda boca arriba, cierra los ojos, presta atención al flujo de la respiración y sintiendo como el abdomen se eleva con cada inhalación y desciende con cada exhalación. Unos segundos después, recorre con tu mente pies, manos, brazos, piernas, etc. En cada una de sus partes. Se trata de sentir las distintas zonas de tu cuerpo y concentrarse en la respiración.

PIENSA Y HAZ LO MISMO. Science publicaba en 2010, un estudio sobre la felicidad. La conclusión de los investigadores sobre datos de más de 2.000 personas era que somos más felices cuando el pensamiento y la acción están alineados, aunque sea lavando los platos. “El foco de nuestra mente –afirmaron los científicos– debería formar parte de nuestra planificación cotidiana”. El mindfulness te ayuda a poner el foco.

4. MEJORARÁS LA GESTIÓN EMOCIONAL: TOLERARÁS MEJOR LA FRUSTRACIÓN

“No siempre podemos cambiar lo que nos depara la vida, pero sí podemos transformar nuestra forma de relacionarnos con lo que nos pasa”, explica Rohan Gunatillake, en Mindfulness para llevar (Maeva).” El mindfulness no te invita a sonreír y a soportarlo como una estatua. Te anima a afrontar la vida tal cual es y conseguir que tu relación con ella esté marcada por el equilibrio, en lugar de por la tensión y la lucha”, añade, quien remarca la importancia de conocer siempre –sin descartar– el punto de vista médico en caso de enfermedad.

SIN PASTILLAS. La meditación te puede ayudar a rebajar la rabia o la ira, haciendo que toleres mejor la frustración: reduciremos las hormonas del estrés –también relacionadas con la ira–. Además, la ira puede derivar en una depresión si no se muestra y se esconde. En esos casos, el mindfulness es tan eficaz como tomar antidepresivos. En 2010, un estudio estadounidense publicado en Archives of General Psychiatry sobre pacientes con depresión tratados durante 8 meses así lo demostró.

5. APROVECHARÁS TUS CAPACIDADES: SERÁS MÁS INTELIGENTE

La meditación sincroniza ambos hemisferios cerebrales, permitiendo una comunicación neural mucho más rápida y un poder de procesamiento mucho mayor. Cuando el cerebro lógico izquierdo y el cerebro creativo derecho comienzan a trabajar en armonía, la resolución de problemas se vuelve más fácil, la creatividad se multiplica y el enfoque y la concentración se magnifican. Además, gracias a la neuroplasticidad, la meditación aumenta el “grosor de la materia gris”, es decir, hace que tu cerebro sea más grande, más inteligente y más rápido.

CEREBRO PODEROSO. Investigadores de la Universidad de Harvard y del Hospital General de Massachusetts han demostrado que el programa de mindfulness antiestrés de Jon Kabat Zinn (8 semanas) va acompañado de un engrosamiento de varias regiones del cerebro asociadas al aprendizaje y la memoria, la regulación de la emoción y la asunción de perspectivas. Otros estudios vinculan la meditación trascendental con una mayor inteligencia en niños, adolescentes y estudiantes universitarios.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs