Día Mundial del Parkinson: Uno de cada diez casos se diagnostican en menores de 45 años

  • Image

Tiempo de lectura 4 min.

10 de abril de 2017. 22:01h

Comentada

En 1817, hace ahora 200 años, el médico clínico James Parkinson describió lo que él denominó como parálisis agitante y que hoy se conoce como párkinson, una enfermedad que padecen entre 120.000 y 150.000 personas en España. Cada año se diagnostican 10.000 nuevos casos, de los que 1.500 corresponden a personas de entre 30 y 50 años. “Es cierto que esta enfermedad está asociada a la edad, es más frecuente cuanto mayores somos. Aún así, hay algunas alteraciones genéticas que hacen que la enfermedad se manifieste en esta franja. Todos tenemos a algún paciente de esta edad”, afirma a LA RAZÓN Javier Pagonabarraga, coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la Sociedad Española de Neurología.

Isabel del Corral es una de estas pacientes jóvenes. Hoy tiene 50 años, pero le diagnosticaron esta enfermedad neurodegenerativa con 42. “En agosto de 2008 empecé a sentir rígidos los tendones de la mano derecha, incluso cuando estaba relajada, fuera del trabajo. También empecé a notar que andaba mal con el pie derecho”. El médico no le dio importancia: “Será cosa del uso del ratón, del estrés”, le dijo. Sin embargo, ella sabía que algo no iba bien. En enero del año siguiente acudió con una idea clara: “Sé que me pasa algo”. Así fue cómo le enviaron a un especialista y sólo unos meses más tarde ya tenía su diagnóstico: tenía párkinson. Aunque ella ya había buceado en internet, las palabras del doctor le cayeron como un jarro de agua fría. “Salí rápido del hospital. No podía respirar”, pero consiguió calmarse y lo primero que hizo al llegar a casa es buscar una asociación. En su caso fue Parkinson Madrid.“Siempre he sabido que pasara lo que pasase, tenía que salir adelante”. Tras esos primeros síntomas, Isabel ha vivido sin experimentar el avance de la enfermedad hasta hace apenas un año. “Me noto cada vez más lenta. Soy administrativa y por la tarde ya empiezo a notar cómo las manos se me agarrotan. El estrés me afecta más”, reconoce.

Los síntomas que padece Isabel son los más frecuentes, a pesar de lo que cree la mayoría de la población.“La manifestación clínica más común de la Enfermedad de Párkinson es la dificultad para el inicio y realización de movimientos voluntarios. Sin embargo, un paciente puede desarrollar, entre 5 y 10 años antes del comienzo de los síntomas motores, muchos trastornos no relacionados con la motricidad”, explica Pagonabarraga. “En un gran número de pacientes la depresión puede ser la primera manifestación del Parkinson, pero también puede manifestarse con problemas de memoria, pérdida de olfato, estreñimiento, alteraciones urinarias, disfunción sexual, trastornos del sueño, etc.” Muchas de estos indicadores no se relacionan con la enfermedad neurodegenerativa, de ahí que los diagnósticos se retrasen. “Alucinaciones y cambios en el estado de ánimo también son claves para diagnosticarla”.

Desde la Federación Española de Párkinson, Alicia Campos, su presidenta, insiste en la importancia de crear un centro de referencia para esta enfermedad. “Existe una horquilla muy amplia del número de personas que pueden estar afectadas por esta enfermedad. De 80.000 a 200.000. Por eso creemos muy importante que se cree este centro, para realizar un verdadero estudio epidemiológico”, sostiene. También desde la Federación insisten en la necesidad de impulsar la investigación para mejorar tanto en el diagnóstico como en nuevos tratamientos. En este sentido, como explica Pagonabarraga, “por primera vez en la historia, en los últimos dos años se está desarrollando un fármaco muy prometedor en Austria y Estados Unidos. Ya está en fase II de investigación clínica y los anticuerpos monoclonares son capaces de limpiar las neuronas afectadas. Si este episodio funciona, el siguiente paso será reclutar a grandes hospitales y seguro que alguno español”, añade.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs