Volver al siglo VII

El yihadismo se ha convertido en el principal enemigo para la estabilidad de Occidente, de las sociedades democráticas que tienen su base en los principios del Cristianismo. Miles de personas están en la primera línea del combate contra esta amenaza. Los medios de comunicación se deben empeñar, bajo los principios de contar la verdad y denunciar los ataques a la libertad, en este combate global.

  • Image

La vileza del EI: Como España no aprendió con el 11-M, ahora Cataluña

true

Sobre el autor

Jesús María Zuloaga

Subdirector de LA RAZÓN, he dedicado los últimos 31 años a la información sobre las bandas terroristas que constituían una amenaza para España, en especial ETA. Ahora, me ocupo, junto con otros compañeros del diario, del problema del yihadismo

Cuando uno tiene que hacerse el chulo con los crímenes que comete para tratar de tapar las derrotas militares que sufre, es sencillamente un imbécil; peligroso, pero un imbécil, lleno de vileza. El Estado Islámico encabeza el siniestro ranking de imbéciles, vulgares asesinos, llenos de vileza, odio y fanatismo.

En un documento elaborado hace unos días, los yihadistas dicen que, pese a la masacre del 11-M, “España continuó en su guerra contra los musulmanes, creyendo estar muy lejos del daño que nos estaban causando”.

Por lo visto, nos teníamos que quedar mirando mientras los yihadistas trataban de hacer de España un extraño territorio neutral en el que ellos pudieran montar sus bases hasta que llegara el momento de la reconquista de Al Andalus.

“España –continúan-- experimentó con este asunto antes, cuando se dejó llevar por el tonto de Bush en su invasión de Irak, mientras soñaba con los yacimientos petrolíferos y los ingresos potenciales de la construcción. Con los golpes del 11-M, se vio obligada a retirar sus tropas de Irak, con la humillación de sus soldados lamiendo sus heridas y su gobierno siendo maldecido por sus ciudadanos”

“Parece, sin embargo,--se ufanan-- que esta lección no fue suficiente para que los cruzados aprendieran. Así, cuando un gobierno posterior afirmó que había entendido la primera lección y resolvió que su ejército no participara en una guerra terrestre directa, tomó la decisión de tomar parte en la guerra contra el Estado islámico mediante la formación del ejército que lucha contra nosotros y le proporcionó un amplio apoyo. De hecho, paga su parte de los gastos por su participación en la Coalición Internacional”.

“España no había aprendido la lección de su experimento anterior; tampoco había tomado una lección de los experimentos de los otros estados cruzados que libran la guerra contra los musulmanes”-“Parece que aún no han comprendido la realidad y reaccionan con sorpresa y en estado de shock siempre que son atacados en sus tierras por los soldados del Estado Islámico. Es lo que ha ocurrido en España, con unos ataques que

han supuesto un golpe al sector del turismo, un sector muy importante para la economía española

“Hemos dado una nueva lección de política que les enseñará la necesidad de prepararse para pagar un precio humano y económico por su guerra contra el Estado islámico antes de calcular las ganancias que esperabais con la guerra”. “La realidad es que cuando los mujahidin van a la batalla, la muerte no es sólo una posibilidad; es un deseo que ellos buscan e intentan alcanzar por la causa de Alá”.

Lo único que queda claro tras esta soflama, es que los atentados van a continuar en España y que si seguimos reaccionando como ha ocurrido en Cataluña, los yihadistas van a terminar por convencerse de que nuestro territorio es el más propicio para cometer sus fechorías. A ver si aprendemos. Se hizo mal el 11-M. Se ha hecho mal el 17-A.

¿Qué tiene que ocurrir para hacerlo bien y reaccionar adecuadamente frente al terrorismo?.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias