jueves, 29 junio 2017
02:00
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Economía

«Las empresas que no antepongan los valores humanos están abocadas al fracaso»

  • «La metodología implica el aprendizaje a través de la propia experiencia»

ETIQUETAS

Eduard Pallejá, director de la Escuela del Agua
Eduard Pallejá, director de la Escuela del Agua

Eduard Pallejà es el director de la Escuela del Agua, una iniciativa del Grupo Suez que tiene el objetivo de compartir y transferir conocimientos en materia de agua y medio ambiente. Considera imprescindible «avanzar en la economía del bien común». Mantiene, asimismo, que «para hacer posible, adaptar y mantener la competitividad del tejido económico y social, se requiere de estructuras organizativas adecuadas, una mano de obra cualificada, una apuesta por parte de los organismos públicos y una implicación de las empresas».

– ¿Cómo se puede hacer compatible el crecimiento económico, el desarrollo social y el respeto al medio ambiente?

– Vivimos en un planeta con recursos limitados. Nadie se plantea dejar de crecer. El desarrollo ha sido continuo durante siglos y décadas; ha supuesto progreso y bienestar. Pero desarrollo y crecimiento no tienen que ser sinónimos. Una forma de compatibilizarlo es avanzar en la economía del bien común que antepone valores humanos a los económicos. Confianza, honestidad, responsabilidad, cooperación, solidaridad y generosidad, entre otros. Las empresas que no tengan en su estrategia estos valores y principios están abocadas al fracaso.

– ¿Cómo debe ser, a su juicio, la gobernanza del agua?

– Se tiene que basar en un sistema de planificación y gestión que garantice su suministro en cantidad y calidad. Con inversiones, tecnología e innovación y siempre con respeto al medio ambiente. La planificación y regulación de la administración pública tiene que ser activa y eficaz, al tiempo que con una participación del sector empresarial en la gestión y las inversiones.

– ¿Por qué hace tanto hincapié en queel conocimiento sobre el agua resulta trascendental?

– Por varios motivos. Siempre que se conocen las cosas, se entenderán mejor y se respetarán más. El uso del agua supone tener un conocimiento de que es un valor que hay que respetar y ser sensibles a que es un recurso natural. Por otro lado, la complejidad tanto técnica como de gestión requiere de unos profesionales con una preparación experta y especializada.

– ¿Qué vertientes debe tener, a su juicio, ese conocimiento?

– Debe ser integral, holístico, desde diferentes perspectivas y disciplinas.

– ¿Qué está aportando la Escuela de Suez?

– Pone conocimiento experto a disposición de las personas que quieren formarse o mantenerse al día en este sector profesional. Por ejemplo, disponemos de una comunidad de docentes integrada por profesionales con una amplia expceriencia que están en contacto directo y diario con la gestión del agua y el medio ambiente. Disponemos, además, de los mejores académicos del sector a través de nuestras alianzas con universidades, centros y especialistas de referencia, así como con escuelas de negocio de reconocido prestigio en los diferentes países donde estamos presentes.

– Aparte de contenidos teóricos, ¿los programas incluyen formación en habilidades y competencias?

– La Escuela del Agua sitúa al alumno en el centro del aprendizaje. Eso conlleva un acompañamiento y el refuerzo práctico de los contenidos. Y, en este sentido, la formación en habilidades y competencia es clave.

– ¿Está destinada sólo a empleados del grupo?

– No. Precisamente, una de sus señas de identidad es ser referente de todos los profesionales. Una parte de nuestra actividad es de apoyo formativo a los empleados del grupo, pero nuestros programas están abiertos a todo el mundo del sector del agua. También impartimos formación a empresas, administraciones y la ciudadanía en general mediante campañas de sensibilización.

– ¿Qué valor añadido tienen los egresados de la Escuela del Agua?

– Una experiencia de aprendizaje única y una aplicabilidad inmediata de las competencias desarrolladas tanto en cursos de larga duración (másteres y postgrados) como en cursos técnicos especializados, o de Formación Profesional reglada y continua o acciones educativas adaptadas a distintos colectivos, ya sean niños o adultos. También la metodología que contiene elementos del «learning by doing», que implica el aprendizaje a través de la propia experiencia. Las formaciones incluyen la realización de actividades en las que el estudiante aprende aplicando los conocimientos adquiridos a través de la resolución de casos reales del sector o la realización de proyectos, ya sea de manera individual o en grupo. Además, los estudiantes de formación superior se incorporan a la comunidad «Alumni» de la Escuela del Agua, integrada por todos los actuales y antiguos alumnos de máster y postgrado. Este lugar de encuentro les permite seguir en contacto, continuar desarrollando su carrera profesional, y actualizar su conocimiento en el ámbito del sector del agua y el medio ambiente a través del acceso exclusivo al Centro de Recursos del Agua (Crea). Todo ello, desde cualquier punto geográfico, ya que la mayoría de servicios están disponibles de manera on-line.

– ¿Se debería fomentar desde las administraciones centros de este tipo?

– La transición que la mayoría de países está haciendo hacia una economía del conocimiento tiene un impacto en la educación. Esta transición que se está produciendo de forma muy rápida aumenta la incertidumbre y requiere de una constante renovación de conocimientos y capacidades de las personas. Para hacer posible, adaptar y mantener la competitividad del tejido económico y social, se necesitan estructuras organizativas adecuadas, una mano de obra cualificada, una apuesta por parte de los organismos públicos y una implicación de las empresas. El apoyo de administración educativa a iniciativas como la nuestra es importante para el reconocimiento de los títulos académicos, pero también para participar de forma conjunta en la programación académica adaptada a las necesidades reales del sector.

EL PERFIL

La experiencia profesional de Eduard Pallejà está vinculada a los ámbitos de dirección pública, tanto en la administración como en diferentes instituciones universitarias. El director de la Escuela del Agua ha participado en la elaboración de diferentes planes estratégicos de ciudades y territorios. Ha promovido y organizado seminarios y congresos sobre las relaciones entre las universidades, el desarrollo territorial y los sectores productivos.

Participó en el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Barcelona. Asimismo, ha asesorado y ejercido la docencia en entidades y asociaciones de carácter social, a la vez que ha impulsado iniciativas educativas.

230.000 horas de formación

La Escuela del Agua, que cuenta con el aval del Grupo Suez, nació en 2014 para ser un referente global en conocimiento, formación y talento aplicados a la gestión del agua y los recursos naturales. Su enfoque pasa por combinar el rigor académico que aportan universidades y escuelas técnicas de prestigio con el «expertise» que la compañía ha acumulado durante más de 165 años. Sus números en estos tres años son importantes: 500 graduados en másteres y postgrados; 230.000 horas de formación acumuladas; 3.500 participantes en programas de formación; 150 profesores expertos; 150 programas formativos de especialización técnica, y 20.000 escolares sensibilizados en el ciclo del agua.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs
  • 1
    Image

    TU ECONOMIA versión impresa

    Tu Economía Nº155

  • 2
    Tu Economía Nº154
  • 3
    Tu Economía Nº153
  • 4
    Tu Economía Nº152