viernes, 26 agosto 2016
00:26
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

«Alea iacta est» la suerte del Latín está echada

  • La comunidad educativa, partidaria de que la lengua clásica gane más peso en el currículum educativo de los alumnos y sea una materia obligatoria

Madrid- Ningún ministro de Educación se ha atrevido a  quitar la asignatura de Latín. El mismo Rubalcaba, cuando ocupó esta cartera durante el Gobierno de Felipe Gonzñalez, ya comentó a un grupo de profesores y catedráticos que no pasaría a la historia como el ministro que quitase el Latín del sistema educativo. Ahora, con la nueva reforma que plantea el Gobierno, esta materia vuelve a estar sobre la mesa y podría convertirse en una asignatura que saliera reforzada con los cambios que se pretenden introducir. De hecho, tal y como adelantó LA RAZÓN, se ha pensado en que se convierta en una materia obligatoria  para todos los alumnos españoles y no opcional, una posibilidad que la comunidad educativa, en general, contempla con muy buenos ojos, aunque la mayoría prefiere no pronunciarse hasta que el Gobierno tome una decisión definitiva sobre esta cuestión.

No obstante, el debate está abierto y el futuro de la materia se verá en los próximos días, cuando el ministro de Educación, José Ignacio Wert, dé a conocer las líneas generales de la reforma que pretende abordar. Probablemente esto ocurrirá el próximo viernes. El Latín ha ido perdiendo peso progresivamente en el sistema eductivo español a lo largo de los años.  La extensión del Latín a todo el Bachillerato se estableció en el plan de estudios que se implantó después de la Guerra Civil. Entonces era obligatorio en todos los cursos». Más tarde, el plan de 1957 lo dejó reducido a dos obligatorios para todos los estudiantes y ofrecía la posibilidad de seguir cursando de modo opcional otros dos cursos más para los alumnos de Letras. A lo largo de los años sesenta se añadió otro año, en lo que primero se llamo PREU y luego COU.

En 1970, con la La Ley General de Educación de Villar Palasí, el sistema cambió: se mantuvo la obligatoriedad de estudiar un año esta lengua clásica y de manera opcional durante dos años. Sin embargo, en sucesivas legislaciones, la materia ha ido perdiendo terreno hasta convertirse en una asignatura opcional. Así ocurrió en los años noventa.  La LOE reintrodujo un Latín opcional en 4º de la ESO para aquellos alumnos  de Humanidades.

Jesús de la Villa, vicepresidente de la Sociedad Española de Estudios Clásicos y catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, se mostró ayer partidario de potenciar esta asignatura en el sistema educativo por las ventajas que aporta su estudio.

«Es cierto que hay un elemento de tradición, pero hay una cierta conciencia general en los responsables del sistema de que el Latín no puede desaparecer porque es fundamental para el conocimiento de la propia lengua española, de las etimologías (el 90% del vocabulario procede del latín), pero también en términos culturales podemos decir que el 80% de los documentos históricos de nuestro país está escrito en latín». Más aún, De la Villa asegura que el vocabulario científico está basado en un 100% en raíces griegas con su adapción latina y para los propios estudiantes de Derecho el conocimiento de los téminos y conceptos del Derecho que tienen una raíz latina es imprescindible». En su opinión, «una sociedad como la nuestra que olvide el origen de su propia lengua sería una sociedad muchísmo más pobre e inculta».

Otros docentes, como Carmen Sedeño, profesora del colegio Divina Pastora de Getafe (Madrid), consideran  que sería un acierto que el Gobierno finalmente diera más peso a esta lengua clásica en el currículum educativo de los alumnos. «A nivel gramatical ayuda al conocimiento de la lengua castellana, aporta un enorme bagaje cultural, desarrolla la capacidad para un razonamiento claro y bien estructurado porque obliga a un conocimiento deductivo muy importante para el alumno y mejora la redacción y la expresión».

La Lengua clásica es también considerada por los expertos como la matemática de los estudiantes de letras porque estructura la mente.


«Cono», también en entredicho
La asignatura de Conocimiento del Medio, que nació con la reforma de la Ley Orgánica de Educación (LOE), también ha sido puesta en entredicho durante estos días. Son muchos los partidarios de suprimirla, aunque, al parecer, éste no será uno de los cambios que se abordarán en la reforma educativa que prepara Wert. Lo cierto es que se ha barajado la posibilidad de que esta materia, una mezcolanza de las antiguas Ciencias Sociales y Ciencias Naturales que se venían estudiando, vuelva a disgregarse en varias asignaturas. Precisamente ésta es una de las materias que se estudian en inglés en los colegios bilingües.

SIGUENOS EN LA RAZÓN