jueves, 27 julio 2017
17:18
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Nacho Cano el gurú de Miami

  • Su centro de Bikram yoga, donde él imparte clases, se ha convertido en una referencia entre las «celebrities»

Yoga, música y amigos. Éstos son los tres ejes sobre los que gira la nueva vida de Nacho Cano en Miami. Al ex componente de Mecano le van muy bien las cosas en América, tanto que el gimnasio y centro de Bikram Yoga que abrió en la ciudad norteamericana es un punto de referencia para cualquier famoso que pase por la localidad. Allí, a Nacho le denominan, cariñosamente, como el «gurú de Miami», por su obsesión por esta disciplina, que aúna esfuerzos para sentirse mejor física y espiritualmente. Lo curioso es que Cano quiso abrir un centro de estas características en Madrid, pero la tramitación de los permisos necesarios se alargó demasiado en el tiempo y el músico se cansó de esperar. Por el contrario, en Miami todo fueron facilidades y el Bikram Yoga Spain Studio se convirtió en realidad en el barrio de Brickell después de apenas tres meses de gestiones.

Según cuentan a este diario, es tal el éxito obtenido que son ya más de cuatro mil quinientos los socios de Bikram Brickell, entre los que se encuentran numerosos rostros conocidos. Por allí han pasado y siguen apuntados «celebrities» como Paulina Rubio y su ex marido Nicolás Vallejo Nájera, Elsa Pataki y Alejandro Sanz, entre otros. Precisamente fue Paulina quien optó por recibir clases en este centro para recuperar su silueta tras dar a luz a su hijo Nicolás.

Los motivos por los que Nacho Cano comenzó a practicar yoga fueron bastante diferentes a los de la chica dorada. Fue en 2000 y con la finalidad de recuperarse de una delicada intervención quirúrgica. Desde entonces, le cogió gusto y puede decirse que se enganchó a esta disciplina en 2007. «El Bikram yoga es una tortura edificante, si empiezas a practicarlo, llega un momento que no puedes dejar de hacerlo. Además, te sirve para enfrentarte con serenidad a cualquier situación, desde un simple caos vital hasta para crear cosas y dar forma a ciertos pensamientos. Cuando vives al borde de la emoción no ves la realidad como lo hacen los demás. El artista busca una forma de evadirse y recurre a lo que puede para salir de la presión que tú mismo creas», comentó el artista en  una ocasión.

Su salvación
En el caso de Cano, el yoga ha sido su «salvación». Y es que cuando habla de tortura, debe de referirse a las condiciones necesarias para ejecutar esta modalidad «deportivo-espiritual», que algunos califican también como «hot-yoga». Se realiza en una sala a más de cuarenta grados de temperatura y con un ciento cincuenta por ciento de humedad, lo que hace que los músculos estén más calientes, se reduzca el riesgo de lesión y se pueda profundizar más en las posturas o asanas. En realidad, es la temperatura en la que se practica el yoga en la India.
   
Los beneficios son muy claros y así lo confirma  un informe de la Universidad de Tokyo (al que se unen los de otros estamentos norteamericanos), indica que se regeneran los tejidos y que, incluso, hasta se pueden llegar a curar enfermedades crónicas, se aprecian mejorías en la circulación, el aspecto de la piel, la flexibilidad, la resistencia, proporciona un gran bienestar físico y mental y ayuda a perder peso. En una sola clase de 90 minutos se puede bajar entre tres y cuatro kilos, y, además, en cada sesión se realizan hasta veintiséis posturas diferentes.
Nacho Cano encontró en el yoga el alivio a todos sus males: «Después de padecer dos operaciones de estómago, una hernia en la columna y un dolor en aumento, que no podían aliviar las 52 pastillas que diariamente consumía, el yoga fue una auténtica salvación, porque es un arma que fortalece tu existencia», explica. Confiesa, igualmente, que el yoga cambió muy positivamente su actitud ante los reveses de la vida.

Adictos internacionales
De igual modo deben de entenderlo también desde el presidente Obama, a Shirley McLaine, Madonna, Demi Moore, Lady Gaga, pasando por Ashton Kurchner, Kobe Bryant y otros muchos que han encontrado en el Bikram Yoga, al igual que Nacho, una reconfortante disciplina diaria.
Este último, divide su tiempo entre acudir a su centro, donde imparte clases, y componer nuevos temas para futuros compromisos discográficos. Su ritmo personal se resume en reuniones con amigos o asistencia a actos culturales. En cuanto a la tan deseada vuelta de Mecano, se rumorea que los hermanos Cano,  y Ana Torroja, podrían haber hablado ya para hacer una gira dentro de un año. Pero ésa es otra historia.

 

Novia y ...¿socia?
Él ni confirma ni desmiente mientras varios medios apuntan a que Nacho Cano comparte su vida con Cristina Arámbarri, una periodista madrileña afincada en Miami. Lo curioso es que ella es una de las caras visibles de su centro de Bickram Brickell y de hecho varias personas que hablan de ella se refieren a Cristina como la novia de Nacho. Sin embargo, el artista rehúsa dar explicaciones al respecto y obvia las preguntas que se le hacen sobre la joven. Arámbarri estudió en la Universidad Complutense de Madrid y al parecer es también seguidora del yoga en todas sus modalidades, quizá contagiada por el entusiasmo del músico. Si así fuera, con Cristina, Cano volvería a asentar la cabeza tras un largo tiempo sin pareja estable.
 

SIGUENOS EN LA RAZÓN