lunes, 29 mayo 2017
09:29
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

La DGT ha multiplicado por cinco sus ingresos de multas

  • «Mi abuelo en los 70 iba 130» y «No es ahorrar, se llama recaudar» fueron algunas de las frases más repetidas entre los más de dos mil manifestantes que ayer se dieron cita en la Puerta del Sol de Madrid para protestar contra la limitación de velocidad a 110 por hora

Bajo el lema «Contra la represión de los conductores», la plataforma Movimiento 140, que aboga por elevar la velocidad en las autopistas hasta esta cifra, convocó a conductores descontentos con esta medida que entró en vigor el pasado 7 de marzo. Una convocatoria que se llevó a cabo únicamente a través de las redes sociales de internet, ya que esta asociación no dispone de medios económicos para utilizar otras plataformas como la publicidad en medios de comunicación.

El portavoz de Movimiento 140, Pedro Javaloyes, en su intervención ante los manifestantes, solicitó la dimisión inmediata del director general de Tráfico, Pere Navarro, a quien acusó de manipular gravemente las cifras de siniestralidad en las carreteras, ya que «el año pasado han desaparecido nada menos que 365 muertos de las estadísticas». Indicó además que este alto cargo de la Administración «ha percibido un jugoso sobresueldo como consejero de la empresa Aguas de la Cuenca del Ebro» y comentó en tono sarcástico «que es el bonus que todos le pagamos por habernos salvado la vida». Destacó además que «sacará este año de nuestros bolsillos cinco veces más dinero que cuando llegó a su poltrona», refiriéndose a los ingresos por sanciones de tráfico. Éstos han pasado de 120 millones en 2004 a 530 millones en 2010, y se espera que llegue a 600 en el presente ejercicio.

Filón inagotable

Para Javaloyes, los automovilistas están hartos de que el coche sea «el filón inagotable» de ingresos para la Administración y afirmó que la velocidad es progreso, como lo demuestra el hecho de que en todos los países de nuestro entorno se están elevando los límites de velocidad porque se ha comprobado que no sólo no aumenta la siniestralidad, sino que se contribuye de forma decisiva a reactivar la economía.

El acto se clausuró con las intervenciones de representantes de otros grupos que se sumaron a la protesta, como Javier López, del Partido de la Libertad, e Ignacio Arsuaga, de la plataforma Hazte Oír, que se mostró contrario a «un Gobierno regulador de cada uno de los aspectos de nuestra vida».
 

SIGUENOS EN LA RAZÓN