sábado, 10 diciembre 2016
10:10
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Comunidad Valenciana

Agricultura podrá expropiar tierras de cultivo abandonadas durante un año

  • La futura ley de Estructuras Agrarias prevé la creación de un Banco de Tierras

La consellera de Agricultura, Elena Cebrián, ayer durante la presentación del anteproyecto de ley
La consellera de Agricultura, Elena Cebrián, ayer durante la presentación del anteproyecto de ley
Efe/Manuel Bruque

Todos aquellos terrenos que se encuentren «infrautilizados» durante, al menos, un año, deberán ser cedidos a la Xarxa de terres (Red de tierras) de la Conselleria de Agricultura, que tramitará su alquiler a otro agricultor profesional. Esta es una de las medidas que se incluyen en el Anteproyecto de Ley de Estructuras Agrarias elaborada por la Conselleria de Agricultura, que pasará por el pleno del Consell antes de las Navidades.

El objetivo de esta medida, tal y como explicó el director general de Agricultura, Ganadería y Pesca, Roger Llanes, es evitar problemas medioambientales o fitosanitarios, además de corregir el exceso de suelo abandonado en la Comunitat, que se sitúa en cerca de 140.000 hectáreas en los últimos veinte años.

Además, pretende también revertir la excesiva fragmentación de la propiedad a través del fomento de la gestión común y la sostenibilidad. Tal y como explicaron fuentes de la Conselleria, «no tiene sentido que un agricultor profesional tenga 50 hanegadas, por ejemplo, y al lado 20 abandonadas que podrían servirle». Esta medida, señalaron estas mismas fuentes, se aplicará solo en algunos casos extremos.

En cuanto a la Xarxa de terres, Llanes, se trata de un instrumento que centralizará los datos relativos a la oferta y demanda de parcelas con vocación agraria, para facilitar su uso y aprovechamiento. Esta red se compondrá de Oficinas Gestoras, entre las cuales destacan los propios ayuntamientos. La Xarxa será la encargada de elaborar el registro de las tierras infrautilizadas y gestionarlas.

Además, deberá asesorar a los agricultores para una adecuada gestión de la tierra que «evite la infrautilización del suelo agrario y facilite la consecución de explotaciones viables y sostenibles.

Llanes también apuntó que la ley «reconoce que la causa principal del abandono del suelo es la falta de rentabilidad» y contempla incentivos fiscales para la «movilidad de la propiedad de la tierra», tanto para su transmisión como el arriendo.

En opinión de la consellera de Agricultura, Elena Cebrián, esta ley tiene como fin más amplio la recuperación de la agricultura valenciana para que se constituya en una actividad capaz de ofrecer alternativas de vida dignas, refuerce las señas valencianas de identidad y combine la innovación con la recuperación de la sabiduría tradicional. «Se trata de un sector estratégico de la economía que aporta valor al paisaje».

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1