MENÚ
lunes 18 diciembre 2017
21:30
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

El Gobierno fue primero que Sánchez en dialogar

Tiempo de lectura 2 min.

15 de julio de 2017. 22:19h

Comentada
15/7/2017

No hay peor sordo que el que no quiere oír. Esto debería tenerlo muy claro el secretario general de los socialistas. Pedro Sánchez se presenta ahora como el campeón del «diálogo» con la Generalitat de Carles Puigdemont. Pretende argumentar que con iniciativas legislativas, reformas e inversiones se logrará abrir la cerrazón de los independentistas catalanes. Y por extensión, intenta demostrar que el Gobierno no ha hecho bastante para desarrollar un diálogo abierto y sincero con los sobernaistas. Parece olvidar, o torticeramente obviar, que el Ejecutivo de la Nación ha llevado a cabo en este tiempo más de 130 visitas a Cataluña. Puigdemont apostó por boicotear un nuevo modelo de financiación autonómica, aunque aceptó de buen grado el 167% más de inversión de Fomento, entre los que destaca conexiones ferroviarias, puertos o carreteras. Por no hablar de las conversaciones en privado y públicas entree altos representantes de las dos administraciones que –siempre– desembocaron en la negativa de los independentistas a hablar de otras cuestiones que no fueran las que tienen que ver con el referéndum ilegal. Por todo ello, resulta absurdo que Pedro Sánchez pretenda descubrir la pólvora del diálogo institucional con unos dirigentes, los de la Generalitat, que no tienen otra agenda política que llegar al 1-O. Es de ilusos pensar que uno tiene la respuesta que otros han desdeñado.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs