MENÚ
viernes 20 octubre 2017
11:11
Actualizado
El Tiempo
  • 1

El chiringuito de Pedrerol: Bale tapa bocas (incluida la mía)

  • Bale consiguió un auténtico golazo marchándose en velocidad hacia Rulli y batiéndole con clase
    Bale consiguió un auténtico golazo marchándose en velocidad hacia Rulli y batiéndole con clase
Josep Pedrerol. 

Tiempo de lectura 4 min.

18 de septiembre de 2017. 03:49h

Comentada

No daba ni un euro por Bale. Le veía inseguro en cada encuentro, con miedo a meter el pie, con dudas al saltar, estirando en mitad de los partidos, andando para salir a calentar y con un Zidane que reconocía que no estaba al cien por cien. Lo dije en «El Chiringuito»: «Con Bale en el campo, el Madrid pierde en San Sebastián». Pues lo reconozco: Bale me tapó la boca.

Igual que a Bartra

El galés sentenció el partido. Merece la pena narrar una jugada fantástica. Isco coge el balón en mitad de su campo, se quita a un rival, levanta la cabeza y pone un balón largo a la espalda del lateral de la Real Kevin Rodrigues. El francés tiene ventaja, pero... ¡vaya carrera de Bale! ¡Qué velocidad! El galés volvió a recordar, esta vez por la derecha, al Bale que pasó como un avión a Bartra en la final de Copa 2014. Se plantó solo delante de Rulli y le batió con un toque sutil, levantando el balón por encima del meta argentino, que no pudo hacer absolutamente nada. Un golazo de Bale. De la mejor versión de Bale. Del Bale que espera la afición blanca.

Buena noticia para todos

Su gol es una buena noticia para los madridistas y una enorme liberación para el jugador, que nunca ha tenido continuidad, que nunca se ha sentido bien en el Madrid, que siempre ha vivido a la sombra de Cristiano y que ha asumido ese papel durante muchos años. Un futbolista que no ha conseguido el cariño del Bernabéu, que quiere a jugadores que presionen, que peleen, que se impliquen, que sufran en el campo. Eso es lo que exige el madridismo, y Bale es alguien que transmite con su juego cierta displicencia, autosuficiencia y frialdad.

Muy bien Mayoral

Pero no sólo fue Bale el que apareció en Anoeta. También estuvo Mayoral. ¡Qué desparpajo del canterano del Madrid! ¡Qué personalidad en el primer gol! Un balón que tenía medio controlado Sergio y llegó él desde atrás para mandarla a la red. Y en el segundo, a pesar de no ver a Isco y obcecarse con la pelota, fue capaz de rectificar y provocar un autogol. Le hacía falta un partido así. Ya le anularon injustamente un tanto ante el Apoel, y se quedó en la grada frente al Levante, con Bale en el campo. Merecía jugar y demostrar que tiene sitio.

Otra vez equipo

También hay que destacar el trabajo de Isco, incansable, o el de Asensio. Y la fuerza y las ganas de Theo, que acabó con el hombro dislocado. Es un portento fisico que se parte la cara por el Madrid. Los de Zidane volvieron a ser un equipo. Necesitaban la victoria, dar un golpe. Y hacerlo en Anoeta, el campo del que era el líder. El Madrid ha vuelto. El que es capaz de todo. El que no se arruga. El que sabe dar la cara. El que juega con carácter. El que puede hacer un partidazo en un campo difícil sin cuatro titulares como Cristiano, Marcelo, Benzema y Kroos. La clave ha vuelto a ser la plantilla. Eso Zidane lo maneja mejor que nadie.

Valorad a los que están

Hay que olvidarse ya de Morata. Basta de pensar en los que no quieren estar en el Madrid, en los que pasan de pelear por un puesto o en los que prefieren ser líderes en otro equipo. La afición tiene que valorar a los que están. En Anoeta nació Mayoral y en Anoeta volvió Bale. ¿Para quedarse?

  • 1
  • 2
  • 3

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs