MENÚ
lunes 23 octubre 2017
03:23
Actualizado
El Tiempo
  • 1

Nuevos fósiles de trilobites desvelan la formación de huellas en los mares hace 478 millones de años

El trabajo, publicado en Scientific Reports, describe las patas y las estructuras digestivas de la especie Megistaspis (Ekeraspis) hammondi, un trilobites de hasta 30 centímetros

El hallazgo contribuye a interpretar la formación de huellas muy comunes en los mares del periodo Ordovícico de Europa, Asia, África y Sudamérica

  • Imagen de los fósiles de trilobites analizados por el equipo científico del CSIC dirigido por Juan Carlos Gutiérrez-Marco
    Imagen de los fósiles de trilobites analizados por el equipo científico del CSIC dirigido por Juan Carlos Gutiérrez-Marco
L.R.S.. 

Tiempo de lectura 4 min.

11 de enero de 2017. 18:05h

Comentada

Científicos españoles han hallado en Marruecos fósiles de trilobites con patas y con partes blandas y una antigüedad de casi 500 millones de años.

Los trilobites, ha informado hoy el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, fueron un grupo común de artrópodos marinos, representados durante 300 millones de años en todos los mares y océanos de la era Paleozoica (la va desde hace 541 a 252 millones de años), informa Efe

Entre las más de 20.000 especies conocidas, hay desde formas lisas a espinosas, y su tamaño varía desde unos pocos milímetros hasta casi un metro de longitud, pero lo único que suele fosilizar de los trilobites es su caparazón dorsal porque las patas se descomponen junto con las partes blandas del organismo, sin dejar vestigio en los sedimentos.

Sólo en una docena de lugares a nivel mundial se conocen trilobites que preservan apéndices y partes de su anatomía interna, a los que ahora se suma un nuevo yacimiento de Biota de Fezouata, del sur de Marruecos.

Los nuevos fósiles pertenecen al periodo Ordovícico (485-443 millones de años) y han sido estudiados por un equipo científico dirigido por Juan Carlos Gutiérrez-Marco, del Instituto de Geociencias (centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universidad Complutense de Madrid).

“Los apéndices conservan las dos ramas (locomotora y respiratoria) típicas de los trilobites, pero sorprende que por vez primera se detecte que los tres pares de patas locomotoras situados bajo la cabeza son espinosos, en tanto que las patas torácicas y pigidiales son lisas”, señala Gutiérrez-Marco.

Los investigadores establecen que tal diferenciación es la que dio lugar a la generación de pistas fósiles del tipo Cruziana rugosa por parte de muchos trilobites asáfidos que, siguiendo su hipótesis, excavarían con sus patas anteriores manteniendo la cabeza inclinada hacia abajo, dejando tras de sí un doble surco con los arañazos impresos por las espinas de estos apéndices anteriores.

El trabajo, que ha sido publicado en la revista Scientific Reports, describe las patas y las estructuras digestivas de la especie Megistaspis (Ekeraspis) hammondi, un trilobites de hasta 30 centímetros de longitud, dotado de una larga espina caudal.

El yacimiento de la Biota de Fezouata, ubicado al norte de la ciudad de Zagora, es famoso por haber brindado en los últimos años fósiles espectaculares que recuerdan a la llamada Biota de Burgess Shale, del Cámbrico canadiense.

Entre ellos destacan algunos artrópodos nadadores gigantes (anomalocáridos, de hasta dos metros de longitud) y otros muchos seres de cuerpo blando que en condiciones normales nunca perdurarían. Efe

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs