• 1

‘Gran Hermano’: menos audiencia, más polémica

La expulsión disciplinaria de José María coincide con el mínimo histórico de cuota del programa.

  • José María y Carlota, los protagonistas de este caso
    José María y Carlota, los protagonistas de este caso
  • Image
true
Cecilia García,  C. GARCÍA. 

Tiempo de lectura 4 min.

08 de noviembre de 2017. 14:22h

Comentada
Cecilia García,  C. GARCÍA.  7/11/2017

La expulsión disciplinaria de José María por una presunta agresión sexual del concursante a su pareja en el «reality», Carlota, puede acabar con los cimientos de «Gran Hermano». Por no hablar de que estuviese provocando más de un dolor de cabeza a Mediaset y a la productora Zeppelin ante la forma en que se desarrollaron los hechos. Hay que recordar que uno de los responsables del formato se personó en las dependencias de la Guardia Civil en Colmenar Viejo para denunciar los hechos y que Carlota se negó a hacerlo en calidad de supuestamente afectada. Así, fuentes próximas a la Benemérita han informado a este periódico que no puede tomar declaración al, por ahora, hipotético agresor. La única prueba que existe es que esta situación estaba sucediendo debajo de un edredón sin que se viese a los concursantes.

Preservar su dignidad

Ayer, el entorno del implicado transmitió a través del club de fans de José María que «le sacaron de la casa sobre las cinco de la tarde del 4 de noviembre y le mantuvieron en una habitación hasta las doce de la noche del mismo día». Fueron siete horas en las que «le acusaron y le intimidaron. Entre otras cosas, parece que le mostraron las imágenes. Es cierto que los dos habían bebido». Asimismo precisan que «José María no tiene comunicación ni de la Guardia Civil ni de ningún juzgado para declarar sobre el asunto, pero en el momento en que se lo soliciten, acudirá para colaborar en todo lo que pueda con la investigación». Añaden que «este asunto le sobrepasa y no lo llega a entender, por lo que ha tenido que ponerlo en manos de sus abogados para preservar sus derechos y su dignidad». El comentario más hiriente para Telecinco y Zeppelin es en el que dice que «parece ser un nuevo intento para conseguir mayor audiencia del programa sin importarles el daño que le pueda ocasionar».

«Nosotros lo que queremos es que se aclaren los hechos. Sin embargo, este ‘‘reality’’ desde sus inicios tiene un problema: se mete en un terreno muy resbaladizo en el que las emociones se viven de manera muy intensa. Solo contemplaríamos pedir que se cancelase el programa en el caso de que haya habido un caso de negligencia», afirmó a este diario Alejandro Perales, asesor técnico de la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC).

Con toda la cautela, seriedad y respeto que merece un caso de abuso sexual, lo cierto es que éste, en el supuesto de que haya existido, se produjo un día después de que la gala de «Gran Hermano» anotase su mínimo histórico, un 12,2 por ciento de cuota de pantalla. La cifra podría subir mañana ante el suspense por saber si Carlota, a la que se ha brindado la oportunidad de volver a la casa de Guadalix de la Sierra, decide hacerlo.

En las redes sociales muchos seguidores del espacio se preguntan por qué los miembros de la organización, en vez de observar lo que estaba ocurriendo no entraron inmediatamente para parar la presunta agresión sexual y, en el caso de que no prospere la denuncia, cómo reparar el honor de José María. Es de esperar que Mediaset haya actuado con todo el rigor y la responsabilidad que transmitieron en su comunicado.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs