Moreno se agarra a la vacuna del diálogo para arrancar el curso político en Andalucía

Convoca ronda de contactos con todos los partidos para abordar la evolución de la pandemia y la vuelta a las aulas, acordada ya con el Gobierno central

Los consejeros de Salud y Educación de la Junta de Andalucía atienden a los medios de comunicación
Los consejeros de Salud y Educación, Jesús Aguirre y Javier Imbroda, a la derecha, tras la reunión de la Conferencia InterterritorialMaría José López Europa Press

No los citará por primera vez, pero sí han tenido que pasar más de cinco meses para esta segunda llamada. El presidente de la Junta, el popular Juanma Moreno, ha convocado a los portavoces de los grupos con representación en el Parlamento autonómico, PSOE, PP, Ciudadanos (Cs), Adelante Andalucía y Vox, a una ronda de reuniones los próximos 1 y 2 de septiembre para abordar la situación sanitaria, social y económica de la comunidad en el contexto de la pandemia originada por el coronavirus y el inicio del curso escolar.

El popular recibirá la tarde del martes día 1 a los representantes del PSOE-A, el PP-A y Cs, mientras que será la jornada siguiente cuando se encuentre con los miembros de Adelante Andalucía y de Vox, según han adelantado hoy fuentes del Gobierno regional. Las reuniones tendrán lugar en el palacio de San Telmo, sede sevillana de la Presidencia de la Junta, y, según el calendario expuesto, se harán en orden de mayor a menor representación parlamentaria, lograda en las urnas las últimas elecciones.

Moreno pretende analizar con los partidos «los asuntos más urgentes» de cara al arranque del nuevo periodo de sesiones en la Cámara autonómica.

El máximo dirigente del Ejecutivo andaluz ya dialogó con los dirigentes de las formaciones políticas a mediados del pasado mes de marzo para tratar el escenario que había provocado entonces la Covid-19, que ha rebrotado este verano. El anuncio ha llegado después de que la secretaria general del PSOE-A y líder de la oposición en la región, Susana Díaz, urgiera ayer a Moreno a acudir al Parlamento a explicar la evolución de la pandemia y a citar a las distintas fuerzas políticas.

El Ejecutivo andaluz recuperará mañana su actividad ordinaria con un Consejo de Gobierno tras un breve paréntesis vacacional. En este nuevo comienzo del curso político también se hablará del escolar. De momento, ha quedado claro, tras la Conferencia Interterritorial entre varios ministerios del Ejecutivo central y las comunidades y a la espera del documento definitivo, que el regreso a las aulas en Andalucía, como en el resto del país, será presencial, en las fechas previstas y con una serie de medidas sanitarias a cumplir, como la toma de temperatura cada día a la llegada a los centros, el mantenimiento de la distancia de seguridad de 1,5 metros, la ventilación frecuente de las aulas, el uso de mascarilla a partir de los 6 años o el que los alumnos se laven las manos cinco veces cada jornada. La bajada de la ratio no se ha tocado.

La Junta pidió que no fuera obligatorio el 1,5 metros con la mascarilla y ha reclamado una financiación específica que se recoja en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para cubrir las necesidades que puedan surgir a lo largo del curso, ya que dan por hecho que «la pandemia no acaba a finales de año» y que se producirá algún contagio en las instalaciones educativas. En ese caso, se aislará al grupo y se harán los círculos de trazabilidad de los convivientes y, si el volumen de positivos es muy alto, se podría cerrar un aula, una sección, un colegio «o lo que se crea oportuno».

Los consejeros de Educación y Salud, Javier Imbroda y Jesús Aguirre, respectivamente, se han mostrado satisfechos de que el Gobierno central y las comunidades –el País Vasco se abstuvo– hayan apostado por una vuelta a clase «presencial» a todos los niveles. Imbroda ha aseverado además que la voluntad del Ejecutivo autonómico es prorrogar hasta junio los contratos a los profesores «de apoyo» por la Covid-19 y que no se ha hecho porque hay que aprobar los Presupuestos de 2021. Es una de las preocupaciones de los sindicatos que han denunciado que finalizaban el próximo diciembre.