Menos público y restricciones en la visita a los cementerios por la festividad de Todos los Santos

Las medidas contra el coronavirus marcan aforos restringidos en los camposantos

Los familiares colocan flores en las lápidas de las tumbas de sus fallecidos en el cementerio de AlgecirasA.Carrasco RagelEFE

Los cementerios andaluces viven su jornada de ‘Tosantos’ más extraña, con menos afluencia de público, controles de aforo y visitas restringidas en duración y número de personas por grupos con el fin de ayudar a frenar la pandemia. Desde primera hora de la mañana de este Día de Todos los Santos, el tránsito de personas en los camposantos andaluces es continuo, pero sin aglomeraciones, como se puede ver en los principales de las capitales andaluzas, donde no hay problemas para encontrar aparcamiento, pero hay que esperar pacientemente para dar todos los datos personales para acceder.

Y es que los cementerios están afectados por las medidas recogidas en el decreto de estado de alarma, más si cabe si en este fin de semana algunos tienen enterramientos o incineraciones, ya que tanto velatorios como entierros están regulados en el decreto publicado por la Junta de Andalucía a las cero horas de este viernes. El decreto cierra Andalucía con distintos niveles según las zonas (2, 3 y 4) y divide el mapa de la región en tres niveles, con más o menos intensidad en las medidas a tomar, con un nivel 2 que forman las zonas de Condado-Campiña, Sierra de Huelva, Andévalo Central (Huelva), Málaga y Axarquía (Málaga) y Poniente de Almería.

Una persona camina junto a los panteones del Cementerio Histórico de San Miguel de Málaga, inaugurado en 1810 y que está declarado Bien de Interés CulturalDaniel PérezEFE

En esos lugares, está permitido, en velatorios y entierros, diez personas en interior y 25 en exterior; que aumenta en el nivel 3, que abarca la costa de Huelva, Bahía de Cádiz, Campo de Gibraltar, Costa del Sol, Serranía y Valle del Guadalhorce, Córdoba Norte, la ciudad de Córdoba, Almería y Levante-Almanzora. En los lugares recogidos en ese color de control contra la difusión de la pandemia se reduce a 10 personas en interior y 20 en exterior, mientras que el Nivel 4 lo forman toda la provincia de Sevilla, Jaén y Granada, junto a la Sierra de Cádiz, Jerez-Costa Noroeste y Córdoba Sur, donde solo se permiten 6 personas en el interior de los velatorios y 15 en el exterior.

Se da la circunstancia de que varios municipios onubenses se encuentran en nivel rojo, ya que dependen del distrito sanitario de la limítrofe Sevilla, una paradoja geográfica que llevan lo mejor posible en estos días. La jornada, como vaticinaba cuando presentó las medidas el presidente andaluz, Juanma Moreno, presenta tiempo primaveral en casi todo el territorio andaluz, y eso habría provocado en condiciones normales que los cementerios estuviesen abarrotados, pero en localidades como Herrera (Sevilla), el control en la puerta es casi con cronómetro, para que los grupos de personas no estén dentro más de una hora.

Medidas similares se toman en todos los camposantos andaluces, con iniciativas como la de la ciudad de Málaga, con varios cementerios, los de San Gabriel, San Miguel, San Juan (El Palo), San Antonio (Churriana) y Olías, que han ampliado su horario habitual y abren de 8.00 a 19.00 horas ininterrumpidamente hasta el 2 de noviembre. En la misma provincia, Estepona restringe los grupos a cuatro personas como máximo y media hora en el interior, y llama la atención la idea aplicada en la localidad gaditana de Alcalá del Valle, donde un sorteo ha asignado a los vecinos de cada barrio el día y turno para visitar el cementerio.

La covid-19 ha anulado este año algunas de las costumbres paralelas a las propias visitas a los difuntos, como la que hace décadas se mantiene en Isla Cristina (Huelva), donde los vecinos pasan la noche de Todos los Santos comiendo castañas asadas junto al cementerio, una actividad arraigada en los isleños con el paso de los años que ahora tendrá que esperar a 2021 para volver a celebrarse.