La marroquinería gaditana seduce a Japón

Nueve empresas de complementos de moda muestran sus productos a un mercado nipón que busca distinción y calidad

Productos que «Noa complements» exhibió en la feria «Soleil Tokyo»
Productos que «Noa complements» exhibió en la feria «Soleil Tokyo»La RazónLa Razón

«La época covid nos ha cerrado muchas puertas, pero también nos ha abierto oportunidades». Es la conclusión a la que llega María del Mar Benítez, gerente de «Noa complements», una de las nueve empresas gaditanas de moda, complementos y marroquinería que, de la mano de Extenda, mostraron recientemente en la feria «Soleil Tokyo» sus excelencias al mercado nipón. Esta firma, que fabrica en Ubrique (Cádiz) y tiene sede en Sevilla, se dedica al diseño y elaboración de accesorios de moda con la sostenibilidad por bandera. De hecho, confecciona bolsos de piel de procedencia vegetal y usa otras materias primas «verdes» como por ejemplo un material procedente de la piña. También fabrica bicicletas de madera, un producto con mucha demanda.

«En nuestro plan de exportación teníamos a Japón como un mercado secundario e incluso terciario», reconoce. Una de las grandes ventajas es que «Soleil Tokyo» se celebró de forma virtual, por lo que no fue necesario el desplazamiento. ¿Qué define al cliente japonés? María del Mar lo tiene claro: la calidad. «Son muy minuciosos y también serios y formales. Tenemos que adaptarnos a su forma de contactar, a su respeto y formalidad. La comunicación es totalmente diferente a la de otros mercados como Italia o Francia». Asegura que el país está abriendo mucho sus fronteras y que, en el ámbito de la moda, gusta mucho lo europeo. «Se interesan por los bolsos como complemento al resto de su vestuario. Les gusta marcar su estilo».

La covid ha inundado de incertidumbre la economía mundial, modificando procesos y estrategias. «Nos cuesta mucho trabajo ganarnos la confianza de los clientes», subraya, y los compradores japoneses «son muy curiosos y quieren saber qué hay detrás de los productos y por qué se usan esos materiales». En el camino, sin embargo, también han surgido temores. «Como buen fabricante nos gusta controlar cómo se exponen los artículos y quién habla de ellos». Para combatir estas dudas se hizo un trabajo antes de la celebración del certamen con premontajes, fotos y vídeos. «Todo cuidado hasta el mínimo detalle».

Durante el primer semestre de este año el sector de la moda de Cádiz exportó a Japón productos por un montante de 1,3 millones de euros, un 56 por ciento más respecto al año anterior, lo que da muestra las oportunidades que presenta el mercado nipón. Los destinos que se sitúan a la cabeza son Francia, con 28,2 millones de euros; Marruecos, con 7,9; e Italia, con 7,6. Las ventas se centraron en productos de marroquinería, englobando bolsos, maletines y carteras.

Según Extenda, «el comprador japonés no duda en destinar una considerable cantidad de dinero para la adquisición de un producto que tenga una buena imagen o que considere exclusivo, características que conviven en la marroquinería gaditana». Junto a ello, apunta que en el área de la moda se está produciendo una polarización del gasto, «dirigido ahora a la inversión puntual en productos novedosos en detrimento de las compras de prendas y complementos de uso cotidiano». Precisamente, los informes de ICEX (España Exportación e Inversiones) indican que en Japón «es vital la diferenciación y el posicionamiento de la marca, puesto que este tipo de productos –la marroquinería gaditana– se incluyen en el mercado de los artículos de lujo, aprovechando que los artículos españoles gozan de una imagen de calidad».