Las nuevas tecnologías transforman el modelo sanitario

El paciente conectado y el entorno on-line que evita, salvo que sea necesario, que el paciente se desplace al hospital configuran un nuevo modelo de asistencia y gestión más sostenible y eficiente

  • De izquierda a derecha, Marta del Olmo, directora de Información y Atención al Paciente de los hospitales de la red pública de Madrid gestionados por Quirónsalud; Rafael Bengoa, ex consejero vasco de Sanidad; Juan Antonio Álvaro de la Parra; director gerente del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz-Grupo Quirónsalud; Javier Dodero, director corporativo de Continuidad Asistencial de los hospitales públicos de Quirónsalud; y Ángel Blanco, director corporativo de Organización, Procesos y TIC de Quirónsalud
    De izquierda a derecha, Marta del Olmo, directora de Información y Atención al Paciente de los hospitales de la red pública de Madrid gestionados por Quirónsalud; Rafael Bengoa, ex consejero vasco de Sanidad; Juan Antonio Álvaro de la Parra; director gerente del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz-Grupo Quirónsalud; Javier Dodero, director corporativo de Continuidad Asistencial de los hospitales públicos de Quirónsalud; y Ángel Blanco, director corporativo de Organización, Procesos y TIC de Quirónsalud

Tiempo de lectura 5 min.

24 de octubre de 2016. 18:08h

Comentada
Beatriz MuñozRaquel Bonilla 24/10/2016

La irrupción del paciente conectado, usuario activo de las nuevas tecnologías de la comunicación, el desarrollo de la e-Salud y la implantación de los llamados «servicios no presenciales», basados en el entorno on-line, que evitan que el paciente se desplace al hospital salvo que sea realmente necesario, configuran un nuevo modelo de asistencia y gestión sanitarias más sostenible y eficiente desde el punto de vista de los recursos y con mejores resultados en salud y en satisfacción del paciente y sus familiares. Así se puso de manifiesto en la jornada «Transformando el modelo sanitario: sostenibilidad y salud», que se ha celebrado en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz-Grupo Quirónsalud (HUFJD), con la participación de más de 150 personas, entre gestores y profesionales sanitarios, pacientes, expertos en redes sociales y en el mundo digital, entre otros.

Bajo el título «Sanidad 2017... ¿y ahora qué?», el doctor Rafael Bengoa, ex consejero vasco de Sanidad y Consumo y director del «Institute for Health & Strategy» fue el encargado de inaugurar la jornada y, a su juicio, «el problema en la actualidad es que estamos tratando de hacer una medicina del siglo XXI con el chasis de 1970, y eso ya no sirve con la actual situación económica y demográfica». Tras indicar que en los próximos ocho años el sistema va a sufrir «el mismo impacto por la cronicidad que en los últimos 40 años, y que el 5 por ciento de los pacientes está generando ya el 50 por ciento del gasto sanitario», Bengoa considera que «ha llegado el momento de acometer una transformación profunda del modelo sanitario, que pasa por generar pacientes empoderados, proactivos y conectados (que suponen un coste al sistema entre un 8 y 21 por ciento inferior); apostar por la medicina personalizada y la prevención en poblaciones de riesgo; y empezar a valorar más los resultados en salud de tecnologías y procesos». Y añadió que «llevamos más de 10 años sin transformar la sanidad y sabiendo que debemos transformar la sanidad; para ello ya nos estamos moviendo a todos los niveles en el ámbito sanitario, pero ahora le toca mover ficha al ámbito político».

Optimizar recursos

Precisamente, Juan Antonio Álvaro de la Parra, gerente regional de los hospitales gestionados por Quirónsalud en la red pública de Madrid (HUFJD, Rey Juan Carlos de Móstoles, General de Villalba e Infanta Elena de Valdemoro), afirmó que «la sociedad debe conocer ya que, como estamos demostrando en los hospitales que gestionamos, recurriendo a las nuevas tecnologías y a las nuevas herramientas que nos ofrece el entorno on line, como nuestro Portal del Paciente, podemos optimizar la gestión de los recursos sanitarios sin perder un ápice de calidad asistencial y mejorando los resultados en salud». La apuesta se debe, prosigue, a que «este modelo aporta valor añadido al paciente y le hace copartícipe del cuidado de su salud, colocándole de verdad en el centro del modelo asistencial, y fomentando la cultura de la prevención».

En cuanto al Portal del Paciente, su crecimiento demuestra la utilidad que las nuevas herramientas de la e-Salud suponen para los pacientes y los profesionales. En apenas dos años desde su lanzamiento en 2014, esta aplicación, disponible de forma gratuita en los sistemas operativos iOS y Android, cuenta a día de hoy con más de 200.000 usuarios conectados en total en los hospitales HUFJD, Rey Juan Carlos de Móstoles, General de Villalba e Infanta Elena de Valdemoro. «La aplicación les permite tener un contacto directo con su médico en un número importante de procesos de salud, realizar teleconsultas cuando es necesario y cambiar citas, según explica Marta del Olmo, directora del Servicio de Atención e Información al Paciente de los citados hospitales».

Otra de las piezas clave de este nuevo modelo está formada por los llamados servicios no presenciales, que en hospitales como el HUFJD ya están dando sus frutos en los últimos meses. Un buen ejemplo de esta realidad es cómo la implantación de uno de estos servicios de telemedicina, en el ámbito de la reproducción asistida, «ha logrado, en sólo tres años, aumentar en un 46% los ciclos de fecundación in vitro y reducir un 58 por ciento el tiempo de espera», afirma la doctora Corazón Hernández, responsable de la Unidad de Medicina Reproductiva. Marta Pérez, enfermera de Oncohealth, afirmó que en los pacientes oncológicos «ha supuesto una atención más segura y el 75 por ciento de las consultas se han solucionado por teléfono, sin necesidad de ir a urgencias».

Ágiles en su aplicación

La transformación del sistema sanitario preocupa a todos los ámbitos del sector. Por ello, Manuel Molina, viceconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, clausuró la jornada con la convicción de que «la innovación es una buena herramienta, pero si no somos ágiles en su aplicación, tal y como ocurre en las administraciones públicas, puede convertirse en un problema. Las nuevas tecnologías deben ayudarnos a diagnosticar y tratar mejor al paciente, pero también a comunicarnos con él con mayor cercanía para darles un servicio más satisfactorio».

Nuevos canales de comunicación

La comunicación cambia a la velocidad de la luz, y esa vertiginosa variación no es ajena a la relación entre el paciente y los profesionales de la salud, que cada vez son más conscientes de la importancia de utilizar bien las redes sociales para llegar al usuario final. «La comunicación presencial en la consulta, en la que el paciente debe sentirse escuchado por su médico, sigue siendo la prioridad», aseguró Salvador Casado, médico de Atención Primaria del Centro de Salud Collado Villalba Pueblo, «pero no hay que obviar las nuevas herramientas que nos permiten, por ejemplo, que los médicos de primaria intercambien conocimientos y opiniones con los especialistas, algo que, en la práctica del día a día, no es tan sencillo», añadió. Un blog, una cuenta de Twitter o Facebook o las aplicaciones móviles permiten acceder a un gran número de personas, «pero debe hacerse con información fidedigna y útil, ya que la acumulación de información en internet puede llegar a ser contraproducente», afirmó Rafael Bravo, médico de Atención Primaria del Centro de Salud Linneo. Buen ejemplo de ello es Amelia Martínez, enfermera del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz y responsable de la cuenta de Twitter «la oveja negra», quien matiza que «debemos ser muy rigurosos con lo que decimos y difundimos, pues somos un referente para el paciente».

Últimas noticias