Castilla y León culpa a Ribera y Garzón de irresponsabilidad por “no poner en valor lo que la agricultura y la ganadería hacen por la sociedad”

Jesús Julio Carnero y las opas critican al Gobierno por estar “ideologizado” y realizar declaraciones que “perjudican y maltratan al sector” agro-ganadero

El consejero de Agricultura, Ganaderíaa y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, participa en el Club de Prensa "PAC. En busca de un futuro próspero para Castilla y León"
El consejero de Agricultura, Ganaderíaa y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, participa en el Club de Prensa "PAC. En busca de un futuro próspero para Castilla y León"Rubén Cacho/IcalAgencia ICAL

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, Jesús Julio Carnero, culpó hoy de irresponsabilidad a los ministros para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, y de Consumo, Alberto Garzón, por “no poner en valor lo que la agricultura y la ganadería hacen por la sociedad”.

Durante su participación en el club de prensa ‘PAC. En busca de un futuro próspero para Castilla y León’ que, organizado por El Mundo, se llevó a cabo en el salón de actos de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Carnero afirmó que en el Gobierno de España “hay determinados Ministerios que no se están responsabilizando a la hora de valorizar la importancia de la agricultura y la ganadería como garantes de que podamos levantarnos y empezar a funcionar”.

Reivindicó en ese proceso a la carne y el azúcar porque “sin gasolina, no hay nada que hacer”, e hizo memoria para recordar que el sector agro-ganadero “ha sido esencial y estratégico durante toda la situación de pandemia” al abastecer los lineales de los supermercados, dando con ello “el do de pecho”.

Por ello, consideró que ambos ministros, especialmente la responsable de la cartera de Transición Ecológica y Reto Demográfico, “no tienen la suficiente responsabilidad a la hora de poner en valor lo que hace este sector por el conjunto de la sociedad”.

El consejero de Agricultura, Ganaderíaa y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, participa en el Club de Prensa "PAC. En busca de un futuro próspero para Castilla y León" FOTO: Rubén Cacho/Ical Agencia ICAL

También se mostraron críticos con ambos ministros los responsables de las diferentes organizaciones profesionales agrarias en Castilla y León. Así, el coordinador autonómico de UCCL, Jesús Manuel González Palacín, consideró que la inclusión del lobo en la Lista de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre) por parte del Ministerio para la Transición Ecológica es “una ocurrencia pensada y hecha a traición”.

Calificó además el hecho como una “barbaridad” que “obedece a mentes cuadriculadas que están ideologizadas y que van contra un sector de la población” con una acción que tendrá “consecuencias en los años sucesivos” sobre una ganadería extensiva donde ya existen casos de ganaderos que “han dejado la gestión de las explotaciones por el lobo”.

En cuanto a las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, en relación “primero al consumo de azúcar y después de carne”, consideró que tiene “manía” al sector agro-ganadero y que, ante dichos ataques que “no se pueden permitir”, afirmó que “debe dimitir o que Pedro Sánchez le cese de forma inmediata”.

Sánchez, “culpable”

Precisamente sobre el presidente del Gobierno centró su crítica el presidente de Asaja en Castilla y León, Donaciano Dujo, considerando al líder del Ejecutivo nacional como “responsable de las barbaridades que dicen sus ministros”, que con sus declaraciones “ironizan, perjudican y maltratan al sector”.

Se quejó en ese sentido Dujo también del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, del que dijo que “solo se pronuncia cada vez que hay un ataque por quedar bien”, pero afirmando que “no tiene convicción, fuerza ni poder” porque el presidente del Gobierno “no se la da”. “Si hubiese cesado al ministro de Consumo ese día, se lo hubiese dado”, consideró Dujo, para quien “no se debe criminalizar solo al ministro” puesto que, reiteró, “el culpable total es el presidente del Gobierno”.

Por último, el coordinador de la Alianza UPA-COAG, Aurelio González, recordó que “si estamos así, es por las políticas regionales de control de la fauna salvaje” puesto que, en su opinión, “ha sido la Consejería de Fomento y Medio Ambiente la que no ha hecho el control del lobo como debía hacerse”.

En cualquier caso, sí se mostró crítico con el Gobierno por “dejarse arrastrar por esas corrientes animalistas y ambientalistas de las grandes ciudades” que hacen que los animales hoy sean “intocables”, dedicando sus mayores críticas a la ministra para la Transición Ecológica por “creerse la salvadora del medio ambiente mundial” y al de Consumo por “no aplicar la cordura y el sentido común” para el consumo de la carne que González considera que “la población normal sí tiene, más que muchos políticos”.

Por otra parte, Jesús Julio Carnero, agradeció a las organizaciones profesionales agrarias de Castilla y León su “postura común”, de manera coaligada con la Junta, ante una nueva Política Agraria Común que, según el consejero del ramo, “no está compensada”.

Carnero, acompañado de los principales responsables de las opas en Castilla y León, agradeció esa postura común porque “da fuerza en la negociación” dentro de un momento “trascendental” porque la nueva PAC “deja autonomía a los estados miembro” que ahora deberán realizar un Plan Estratégico Nacional antes del 31 de diciembre para que la Comisión Europea lo apruebe.

“Esto nos habla de una PAC con muchas cuestiones novedosas”, explicó Carnero, que entre todas esas novedades criticó que “no sea lo suficientemente equilibrada en los aspectos ambientales, sociales y económicos”, puesto que desde Europa “se han decantado por la defensa a ultranza de la sostenibilidad medioambiental y no por la sostenibilidad económica y social, que se traduce en rentabilidad para los agricultores y gente que viva en los pueblos”.

Pidió por ello al Gobierno un Plan Estratégico Nacional “equilibrador y compensador de estas tres sostenibilidades” tras la apuesta de la UE por ir “por delante de los acontecimientos de la historia del mundo” con su apuesta por una sostenibilidad ambiental que “necesita que el resto del mundo también haga”.

Y es que recordó que el objetivo principal y fundamental de la PAC, que mueve cada año 1.100 millones de euros en la Comunidad, es “garantizar alimentos y dar rentabilidad a los profesionales” que dan vida a los núcleos rurales donde se enclavan. “Es política social para el conjunto de los ciudadanos y es una perspectiva que no debemos olvidar. Por eso queremos la mejor de las negociaciones para los agricultores y ganaderos de Castilla y León”, concluyó Carnero.