¿Cuándo y cómo entró la patata en España?

Hasta el siglo XVII no pasaría a formar parte de la alimentación de los españoles y se difundiría por el mundo

La patata forma parte de platos fundamentales para la gastronomía de España como la tortilla, la ensaladilla o las papas con mojo. Pero, ¿cuándo y cómo llegó este alimento a nuestro país? La inmensa mayoría de fuentes historiográficas señalan una fecha, 1560, cuando el explorador español Pedro Cieza de León regresó a casa desde América con este producto que revolucionaría nuestra alimentación.

Y lo haría porque se trataba de un cultivo sencillo, robusto y atemporal, por lo que favorecía que se produjese en grandes cantidades. Con tanta oferta, además, resultaba muy barato en el mercado. En un periodo de crisis económica, con el estado en bancarrota, y de inflación, la patata se convirtió casi en un milagro para combatir el hambre. Eso sí, su consumo no era generalizado porque tenía muy mala prensa, dudándose, sobre todo, de sus orígenes.

De hecho, cuando Pedro Cieza de León llevó el producto a la Casa de Contratación de Sevilla, le dijeron que no valía. Él pudo haber desechado su cargamento, como se solía hacer en esos casos porque sin la aprobación de la Casa de Contratación poco se podía hacer. Sin embargo estaba convencido de las virtudes de la patata y se guardó unos kilos, gracias a los cuales poco a poco este alimento fue enfrentando los falsos rumores y demostrando que podía convertirse en parte fundamental de la dieta de una población hambrienta.

Pero no sería hasta finales del siglo XVII cuando la patata pasaría a formar parte de la alimentación de gran parte de los españoles y, así, comenzase una nueva etapa de nuestra historia gastronómica.