¿Sabes desconectar?

Vivimos pendiente de miles de cosas pequeñas que nos distraen y la mente se bloquea. Aprender a desconectar ya no es tan sencillo

  • Bruce Mars/Pexels
    Bruce Mars/Pexels
Madrid.

Tiempo de lectura 8 min.

20 de octubre de 2018. 07:00h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 23/10/2018

Si tienes Facebook, WhatsApp y las notificaciones del correo electrónico sin desactivar, tu creatividad y productividad pueden estar en peligro. Es lo que pone de relieve Raquel Torres, diseñadora y creativa que, preocupada por el exceso de estímulos a los que estamos sometidos, trabaja sus productos con un claro objetivo: ayudar a manejar el estrés desde el ámbito creativo con herramientas tan básicas como una agenda y un cuaderno.

Según los expertos, actualmente contestamos al instante casi la mitad de los mensajes que recibimos. Algo totalmente innecesario si tenemos en cuenta el carácter no urgente de los mismos, y que pone de relieve que en el 50 % de los casos paramos nuestra actividad para responder a algo que no es de primera necesidad. «Queremos tenerlo todo controlado y no perdernos nada de lo que nos rodea, pero este ritmo acelerado de intercambio de información ahoga la creatividad de cualquiera», añade Raquel Torres, diseñadora valenciana que reivindica la introspección y la necesidad de parar para poder desbloquear el proceso creativo y mejorar la productividad.

Además de la interruptitis aguda que nos produce la sociedad digital, es necesario destacar que el multitasking es otro de los enemigos de la productividad. Como han concluido científicos de la Universidad de Stanford, el cerebro no puede procesar más de una cadena de información al mismo tiempo, así que «la interrupción del trabajo no solo lo torpedea, sino que lo sabotea —explica la creativa valenciana—. En el cambio de una tarea a otra existe una pérdida importante de esfuerzo que puede llegar a alcanzar un 60 %».

¿Cómo gestionar el estrés creativo?

El cerebro recibe millones de estímulos y necesita saber diferenciar lo que es importante y lo que puede esperar. Si no se prioriza, no hay espacio para la atención o la concentración, por lo que corremos el riesgo de anular nuestra creatividad. «El estrés puede ser ocasionado por diferentes motivos, pero, ante todo, se origina de forma inconsciente y es provocado por uno mismo. Esta ilusión, al igual que se crea también se puede gestionar o, incluso, eliminar», destaca Raquel Torres, diseñadora y creativa que conoce de cerca cómo el estrés puede ser el peor enemigo de la creatividad.

De hecho, el cuaderno y la agenda para creativos son dos de sus productos más demandados, en los que ha trabajado para ofrecer a sus dueños las herramientas necesarias que favorezcan la inspiración, la concentración y la creatividad. Ella mejor que nadie sabe que el manejo del estrés es crucial para las personas creativas.

La hiperconectividad afecta a la creatividad y a las relaciones personales.

¿Por qué para los creativos es importante el manejo del estrés?

Cuando el cerebro sufre estrés, libera una hormona llamada cortisol. Una elevada cantidad de cortisol puede reducir la corteza prefrontal, la parte del cerebro encargada de la concentración y la toma de decisiones. Cuando los altos niveles de esta hormona se acumulan en el cerebro durante extensos periodos de tiempo, disminuye la cantidad de señales eléctricas en el hipocampo —la parte del cerebro que controla el estrés— e incluso se pueden generar menos células cerebrales, por lo que la capacidad del cerebro para aprender y recordar se vería disminuida. «Todo esto empeora la productividad y bloquea la creatividad», explica Torres, quien comparte una serie de estrategias para superar esos momentos de estrés:

1.- Desconectar antes de conectar

Una de las causas más frecuentes del bloqueo creativo es la mala utilización de los dispositivos tecnológicos y la imposibilidad de poder desconectarnos del mundo virtual. La hiperconectividad afecta a la creatividad, pues provoca que la mente esté continuamente activa, y le impide tomar esas pausas necesarias para su descanso. Es recomendable limitar las horas de conexión para no depender tanto del uso de los dispositivos móviles y no perder tiempo.

Según las estadísticas, aproximadamente el 58 % de los adultos revisan su correo electrónico nada más despertarse. Chequear los mensajes de WhatsApp, mirar Instagram o leer las noticias nada más levantarte hace que empieces el día con cierto nivel de urgencia. Date el lujo de empezar tu día sin estrés: tómate una hora para la desconexión, desayuna tranquilamente, ponte algo de música que te inspire a comenzar el día mientras te arreglas, incluso, si puedes, medita diez minutos de buena mañana. La manera en la que empiezas la jornada condicionará tu nivel de estrés.

2.- Practicar la respiración consciente

Tan solo para y respira con la técnica de respiración nasal alternativa. Se ha demostrado que la respiración consciente reduce el ritmo cardíaco y ayuda en la batalla contra el cortisol. Además, darse unos minutos cada hora para no hacer nada más que sentarse y respirar realmente puede cambiar tu día.

3.- Escribir y bocetar en papel antes de pasar al ordenador

La escritura a mano permite que el pensamiento vaya más lento y puedas razonar con mayor claridad. Las aplicaciones digitales pueden convertirse en tu enemigo, ya que las herramientas que te ofrecen pueden llegar a condicionarte bastante a la hora de expresarte. Anota y dibuja libremente todas las ideas que se te pasen por la cabeza, luego organízalas y ponlas en valor.

4.- Stop multitasking: Welcome concentración

Una práctica infalible: no hagas multitasking. Trabaja por bloques, ya sea unas horas o unos pocos días, sé honesto contigo mismo y bloquea el tiempo necesario en tu agenda para desarrollar esa tarea y terminarla. Alargarla en el tiempo provoca grandes pérdidas de concentración y esfuerzo. Solo así tu tiempo será más productivo y eficiente.

5.- Escribir un diario

Tener un cuaderno donde poder escribir tus emociones, propósitos y preocupaciones te ayudará a conocerte mejor y crear perspectiva. «Vaciar diariamente tu desorden mental en un diario te permite liberar espacio en la cabeza para organizar tus pensamientos de forma eficaz y soltar la tensión que has ido acumulando durante el día. Este ejercicio ayuda a romper el círculo vicioso de irte a la cama lleno de nervios y dominado por el estrés, dormir mal y levantarte otra vez estresado», explica Raquel Torres.

En definitiva, el que tiene un porqué puede afrontar cualquier situación. Lo importante es querer y confiar en ese deseo para seguir adelante afrontando esos miedos, empezar con una buena actitud y aceptar las circunstancias según vayan surgiendo, descansar cuando lo necesitemos y desconectar al 100 % para luego volver a conectar con más fuerza.

Hay que saber parar para poder avanzar.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs
Política USA by José María Peredo
Europas