Bardem-Cruz, una pareja poco sostenible

Del crucero al coche de alta gama. “¿Qué méritos tiene para leer el manifiesto por la Cumbre del Clima?", denuncia Almeida

Penélope Cruz y Javier Bardem son padre de sus niños/Efe
Penélope Cruz y Javier Bardem son padre de sus niños/Efe

El oscarizado actor Javier Bardem fue el elegido para poner el broche final a la Marcha por el Clima junto a la activista Greta Thunberg. Él debía servir de telonero a la niña, pero se erigió en protagonista por su discurso incendiario. Envalentonado, pidió «altura» a los líderes políticos para hacer frente a la emergencia climática y acto seguido tachó de «estúpido», primero al presidente estadounidense Donald Trump por abandonar el Acuerdo de París y, después, al alcalde de la capital por «querer revertir Madrid Central». Aclaró que esos descalificativos eran «a título personal», pero empañó el objetivo de la manifestación, a manos de Fridays for Future. Porque, al final, Bardem ha copado los titulares de la Marcha por el Clima que debieron referirse al SOS que los manifestantes –500.000 según la organización y 15.000 para la delegación de Gobierno– lanzaron desde Atocha a Nuevos Ministerios para salvar el planeta.

Fridays for Future está concebido como un movimiento transversal y declarado apartidista. Por eso, el actor de «No es país para viejos», consciente de su metedura de pata, decidió ayer disculparse. «El insulto ilegítimiza cualquier discurso y conversación. Por eso pido disculpas por haberme dejado llevar por un impulso en absoluto constructivo que flaco favor hace al verdadero mensaje, único y realmente importante». Y al hilo, escribió: «Los irrefutables datos de todos los estudios científicos, nos avisan de la urgencia climática en la que nos encontramos y la necesidad de que se tomen medidas».

El DiCaprio español

«¿Qué méritos tiene para leer el manifiesto por la Marcha del Clima?», se preguntó el alcalde de Madrid al ser entrevistado en Cope. «Habría que plantearse si tiene la coherencia profesional y personal para poder hacerlo o si es parte de esa izquierda que predica lo que han de hacer los demás y no da ejemplo», apostilló. Lo cierto es que Bardem se ha convertido en el Leonardo DiCaprio versión española. Máximo adalid de la lucha contra el cambio climático, colabora con Greenpeace y con ellos grabó el documental «Santuario» para mostrar la «fragilidad» de la Antártida. Curiosamente, en la presentación del mismo rechazó hablar de política para no empañar la difusión del mensaje del documental. Pero, al igual que a DiCaprio se le tachó en su momento de «eco hipócrita» por volar en su Jet privado de Cannes a Nueva York para recoger un premio, al intérprete de «Jamón , Jamón» también le han caído críticas por unos hábitos poco sostenibles. Dejando al margen sus horas de vuelo, al actor se le ha visto conduciendo por Madrid un Lincon Navigator, un coche de alta gama que nada tiene de «eco friendly» lo mismo que el crucero que anuncia su mujer.

“Aquí le vemos dando ejemplo con su Lincoln”

A raíz de las descalificaciones del actor, las redes empezaron a arder. Muchos le afearon no ser coherente con lo predica por sus viajes en avión y sus impagos a Hacienda. Incluso un internauta aseguró que conduce un Lincoln Navigator, un coche que puede llegar a emitir 150 gramos por kilómetro cuando la norma europea establece un límite de 95.