Actualidad

Balmoral: el retiro estival de Isabel II es la casa de los líos

Kate Middleton y Meghan Markle procuran no coincidir en sus vacaciones

Kate Middleton y Meghan Markle procuran no coincidir en sus vacaciones.

Publicidad

Si el palacio de Buckingham es la oficina y el castillo de Windsor, el refugio de fin de semana de Isabel II, Balmoral es la casa de verano de la familia real británica. Allí ha pasado la monarca todos los veranos de su vida, incluido el de 1997, en el que recibió la noticia de la muerte de su ex nuera, Diana de Gales.

Pero este año, cuando apenas lleva una semana de relax, la reina ya ha sufrido los primeros encontronazos familiares, procedentes, como era de esperar, de parte de sus nietos William y Harry y sus respectivas esposas, que parece que no tienen mucha intención de coincidir.

El periodista del «Daily Mail» experto en la Casa Real británica ha desvelado los motivos de que los duques de Cambridge estén retrasando su llegada a la propiedad escocesa. Según él, unas recientes declaraciones de los Sussex les han hecho sentir incómodos, ya que hacían clara referencia a sus hijos. Jobson sitúa el malentendido entre hermanos en el comentario que Harry hizo a la primatóloga Jane Goodall a la que confesó que querían tener «un máximo de dos hijos en un intento por proteger el medio ambiente», algo que habría ofendido a los Cambridge, que son familia numerosa, junto a los príncipes George, Charlotte y Louis. Pero además, la colaboración de Meghan Markle como editora invitada del número de septiembre de «Vogue» ha sido muy criticada en la familia real, ya que la duquesa de Sussex afirmó que no había querido salir en portada para no parecer «vanidosa», sin caer en que hace unos años fue Kate Middleton la protagonista de la revista, al igual que lo fuera años atrás Lady Di.

Pero no son los únicos «líos» de palacio. Sarah Ferguson ha tenido también que acortar sus vacaciones en Balmoral tras la llegada antes de lo esperado de Felipe de Edimburgo, con quien no mantiene una relación demasiado cercana. Y es que aunque Isabel II permita a la ex mujer de su hijo Andrés disfrutar del castillo, este permiso no tiene vigor cuando el Duque está allí.

Publicidad