Valencia/ Los populares barren y hunden a un socialismo en extinción

La Razón
La RazónLa Razón

El castigo electoral de la Comunidad Valenciana a los socialistas por su gestión de la crisis es más que notable. El PSOE perdería, según la encuesta, cuatro diputados, al pasar de los 14 que obtuvo en 2008 a diez. En porcentaje de votos, los socialistas pasan del 41,3% obtenido en las últimas elecciones generales a una horquilla que oscila entre el 28 y el 29 por ciento. Por el contrario, los populares valencianos confirman los resultados de anteriores sondeos. Conservarán sus 19 escaños, a pesar de los malos momentos vividos este año con la dimisión de Francisco Camps como presidente del Consell el pasado mes de julio. En Alicante, con Federico Trillo como número uno, obtendrá siete escaños; en Valencia, con Esteban González Pons a la cabeza, quedará con nueve diputados, y en Castellón, donde debuta Manuel Cervera como número uno, sacará tres. El castigo a los socialistas beneficia, sin duda, a Izquierda Unida y al partido regional Compromís, que obtendrían dos escaños cada uno. Este último partido, que se presenta en coalición con Equo, colocaría en el Congreso de los Diputados por primera vez a Joan Baldoví y Cristina Domingo, ambos por la provincia de Valencia. IU daría entrada a Ricardo Sixto por Valencia y Víctor Domínguez por Alicante. Por el PSOE se aseguran el escaño sus cabezas de lista provinciales: la actual ministra de Sanidad, Leire Pajín (Alicante); la secretaria general de Infraestructuras, Inmaculada Rodríguez Piñero (Valencia), y Ximo Puig (Castellón). El actor Toni Cantó, cabeza de lista de UpyD por Valencia, no entraría en el Congreso.