El coronavirus llega al círculo próximo de Trump

Infectados un asistente del mandatario, la portavoz del vicepresidente Mike Pence y una asistente personal de Ivanka Trump, la hija mayor del presidente

Trump Meets Republican Members of Congress
Donald J. Trump este viernes en una reunión en la Casa BlancaAnna Moneymaker Anna Moneymaker

El coronavirus llegó este viernes al círculo cercano al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al confirmarse el contagio de la portavoz del vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

Mientras, la Casa Blanca intentaba minimizar el tercer positivo por COVID-19 en poco más de 24 horas, tras el de un ayudante del presidente miembro de la Marina y el de una asistente de Ivanka Trump, hija mayor del presidente, según una información de la cadena de televisión CNN citando a una fuente conocedora de los hechos.

Katie Miller, portavoz de Pence y esposa del asesor responsable de la política migratoria de Trump, Stephen Miller, dio positivo en el test que la Casa Blanca ordenó hacer a diario al personal que trabaja en el Ala Oeste desde este jueves, cuando se confirmó que un asistente del mandatario había contraído también la enfermedad.

Trump, que ha dado hasta ahora negativo en todos los test, aseguró que Miller “no ha entrado en contacto” con él y la Casa Blanca se apresuró a indicar que Pence se hizo este viernes el test y dio negativo. Sin embargo, la revelación de que la contagiada es Miller, algo que la Casa Blanca había mantenido en secreto al confirmar inicialmente el nuevo caso y que Trump divulgó espontáneamente, sitúa el riesgo de contagio en el entorno más cercano al presidente.

Katie Miller, press secretary for U.S. Vice President Pence, helps prepare for the daily coronavirus task force briefing at the White House in Washington
La asistente del vicepresidente asiste a numerosas reuniones de trabajo en la Casa BlancaJONATHAN ERNSTReuters

La portavoz asiste a menudo a las reuniones de las que forma parte el vicepresidente, que son casi las mismas que preside Trump, y su esposo, Stephen Miller, escribe la mayoría de los discursos del mandatario y pasa mucho tiempo con él, además de con su hija y asesora Ivanka y su yerno Jared Kushner.

La noticia provocó que el avión que iba a llevar a Pence a Des Moines (Iowa) sufriera un retraso de casi una hora mientras la oficina del vicepresidente localizaba a seis personas con las que Miller había estado en contacto recientemente, entre las que algunas estaban en la aeronave y tuvieron que desembarcar.

Solo unos diez asesores de Pence se someten diariamente a tests del coronavirus, mientras que el resto de su personal recibe esa prueba más esporádicamente, según la Casa Blanca, que precisó que las seis personas que estuvieron en contacto con Miller dieron negativo este viernes en sus respectivas pruebas.

El presidente sigue sin cumplir el protocolo

Aunque se somete al test a diario, Trump no ha llevado nunca una mascarilla en público y en muchos actos ha ignorado las distancias de seguridad que recomiendan mantener los expertos respecto a otras personas, algo que la Casa Blanca justifica al afirmar que el personal de la residencia se hace la prueba regularmente.

Tras visitar este martes una fábrica de mascarillas en Phoenix (Arizona) sin cubrirse la cara, Trump tampoco lo hizo al participar este viernes en un acto junto a varios veteranos nonagenarios de la Segunda Guerra Mundial en el centro de Washington.

Preguntada al respecto, la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, dijo durante una rueda de prensa que la decisión de llevar o no la mascarilla corresponde solo a Trump, y que los veteranos con los que se reunió “están protegidos” y “tomaron la decisión de venir (a Washington) porque han decidido poner a su país primero”. “Hemos puesto en práctica las directrices de los expertos para mantener seguro este edificio, incluido el rastreo de contactos”, afirmó McEnany en relación a la Casa Blanca.

La portavoz dijo que no le preocupa que los casos confirmados en la Casa Blanca pueden asustar a los estadounidenses que deben volver al trabajo en los estados que están retirando las medidas de confinamiento. “Así que a medida que Estados Unidos reabre (su economía) de forma segura, la Casa Blanca seguirá operando de forma segura”, zanjó la portavoz.

Poco después se confirmaba el contagio de una asistente personal de Ivanka Trump. La ayudante en cuestión, que trabaja a título personal para Ivanka Trump y se mantenía asintomática, lleva teletrabajando cerca de dos meses, por lo que no ha estado cerca de la hija del presidente desde hace varias semanas. Ivanka Trump y su marido, Jared Kushner, han dado negativo en la prueba diagnóstica de la Covid-19 este viernes, según la misma fuente que informó a la CNN.