Nueva matanza de cristianos en 48 horas, esta vez en el Congo

Musulmanes radicalizados y yihadistas protagonizan un antentivco genocidio en diversos países de África

Un yihadista, en el momento de asesinar a un cristiano
Un yihadista, en el momento de asesinar a un cristiano La Razón

No han pasado 24 horas desde la horripilante matanza de 50 católicos en la Iglesia de San Francisco Javier en Ovo, Nigeria, cuando el Estado Islámico anuncia el asesinato de otros 20 cristianos y sus casas quemadas en un ataque de sus terroristas perpetrado en la región de Ituri, al este del Congo. Ayer domingo, durante la Solemnidad de Pentecostés, la citada iglesia fue objeto de un ataque por individuos armados que se hacían pasar por fieles.

Aunque la cifra oficial de muertos aún no ha sido difundida por las autoridades locales, imágenes y videos difundidos en redes sociales dan cuenta de la masacre. Diversos usuarios acusan a los pastores fulani, violentos grupos de mayoría musulmana, de la masacre.

El gobernador del Estado de Ondo, Arakunrin Akeredolu, expresó a través de Twitter su profundo dolor por el ataque, al que calificó de “vil y satánico”. Akeredolu dijo que “es un ataque calculado contra las personas amantes de la paz del Reino de Owo, que han disfrutado de una relativa paz a lo largo de los años”.

Dijo además que se había puesto en contacto con Mons. Jude Ayodeji Arogundade, Obispo de Ondo. El prelado aseguró que las autoridades civiles “destinarán todos los recursos disponibles para cazar a estos agresores y hacerlos pagar”. “Nunca nos inclinaremos ante las maquinaciones de elementos despiadados en nuestra resolución de librar a nuestro estado de criminales”, aseguró.

En un comunicado, la Diócesis de Ondo señaló que “es muy triste que mientras la Santa Misa estaba ocurriendo, hombres de origen desconocido, armados, atacaron la iglesia católica”. “Muchos se temen muertos y muchos otros heridos y la Iglesia violada. La identidad de los perpetradores sigue sin conocerse, mientras que la situación ha dejado a la comunidad devastada”, continuó la diócesis nigeriana. Añadió que las agencias de seguridad se han desplegado a la comunidad para manejar relativamente la situación”. “En este punto en la historia de nuestro querido país Nigeria, necesitamos la intervención definitiva de Dios para restaurar la paz y la tranquilidad”. “Mientras tanto, todos los sacerdotes en la parroquia están a salvo y nadie fue secuestrado”, precisó.

El informe Libertad Religiosa en el Mundo 2021 de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) advierte que en África “la violencia es terrible”, y señaló que “el número de personas asesinadas por grupos armados en Burkina Faso, Camerún, Chad y Mali entre enero y mediados de abril de 2020 era más del doble en comparación con el mismo período de 2019″

“Aunque musulmanes y cristianos son víctimas por igual de la violencia extremista, con la creciente radicalización islamista, los cristianos tienden a convertirse cada vez más en un objetivo específico de los terroristas que pretenden eliminar el pluralismo social y religioso característico de la región”, añade.

En la primera mitad de mayo se conoció que una turba de musulmanes lapidó y quemó viva a la joven cristiana Deborah Yakunu en Sokoto (Nigeria), acusada de haber ofendido a Mahoma., informa Aci Prensa

En uno de los episodios más recientes de rapto de católicos: hombres armados secuestraron a dos sacerdotes y dos niños, la medianoche del 25 de mayo de este año también en Sokoto.