domingo, 28 mayo 2017
02:03
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Deportes

1-1 El Celta logra un histórico pase a semifinales

  • Empata a uno con el Genk en Bélgica y se clasifica para semifinales de la Liga Europa por primera vez. Sisto marcó y se lesionó Guidetti.

ETIQUETAS

 El jugador Pione Sisto (C) de Celta de Vigo disputa el balón con Sander Berge
El jugador Pione Sisto (C) de Celta de Vigo disputa el balón con Sander Berge
Efe

El Celta de Berizzo ya ha llegado adonde no pudo llegar el entrenador argentino como jugador. Nunca pudo alcanzar las semifinales europeas aquel equipo que entrenaba Víctor Fernández, pero ayer el conjunto vigués dio un paso más en su historia. Lo hizo como sabe, jugando al fútbol y mandando en el partido. Al menos hasta que consiguió el gol Pione Sisto. Con el Celta por delante, al Genk ya no le valía esperar a cazar para resolver la eliminatoria. Sólo necesitaba un gol para pasar cuando comenzó el encuentro, pero el de Pione Sisto les obligaba a marcar dos. Y se aplicaron a ello con ganas. El Celta dejó de controlar el encuentro y se vio obligado a defenderse en su área. Los belgas encontraron pronto el tanto de Trossard, uno de los jugadores que más les complicó la vida en la ida. Desde su banda izquierda llegaron los dos goles del Genk en Balaídos. Ayer se olvidó de los intermediarios para alimentar la esperanza de sus compañeros y de sus aficionados. Se aprovechó de un mal control de Cabral para marcar y el dominio del Celta desapareció.

El Genk buscaba los balones aéreos para hacer daño al Celta, que respondió bien en defensa. Samatta era uno de los más activos en el juego de los belgas. Antes y después. Era para el equipo gallego algo parecido a lo que significaba Pione Sisto para los belgas. El danés convirtió la banda izquierda del ataque vigués en el pasillo de su casa. Y el gol, una diagonal desde ese costado hacia el centro, era el premio a su insistencia.

El equipo de Berizzo perdió a Guidetti en la primera parte. El sueco se quedó parado en el césped, rodilla en tierra, haciendo ver que no podía seguir. Problemas musculares le obligaron a marcharse antes de que se cumplieran los primeros 45 minutos. Pero su equipo no pareció echarlo demasiado de menos. Entró Beauvue en el campo y se hizo notar en seguida. Matthew Ryan, el portero cedido por el Valencia al Genk, tuvo que esforzarse para despejar un disparo del delantero vigués en una de sus primeras intervenciones. El francés trabajaba, corría y se esforzaba en busca del gol que no llegaba. Y cuando llegó fue casi como un castigo. Quedaba una penitencia de media hora para llegar a las semifinales.

Por el medio hubo tiempo para que se perdieran los nervios. A los belgas no les gustó el gesto del «Tucu» Hernández, que despejó un balón que ya estaba fuera del campo cuando un jugador del Genk iba a cogerlo para sacar de banda. El incidente dio comienzo a un amago de pelea que se quedó en nada. Unos cuantos empujones de cada lado con el español Pozuelo, capitán del Genk, obligado a ejercer de intermediario.

El Celta aguantó contando los minutos que quedaban sin perder la tranquilidad. Fontás cortó con elegancia un pase a Boetius dentro del área y Sergio Álvarez se permitió controlar con el pie una cesión de cabeza ante la presión de los rivales. El Celta está preparado para todo.

FICHA TECNICA.

--RESULTADO: GENK, 1 - CELTA, 1. (0-0, al descanso).

--ALINEACIONES.

KRC GENK: Ryan; Castagne, Brabec (Dewaest, min.81), Colley, Uronen; Berge, Malinovskyi (Boetius, min.72), Buffel (Schrijvers, min.72), Trossard, Pozuelo y Samatta.

RC CELTA DE VIGO: Sergio Alvarez; Hugo Mallo, Cabral, Fonts, Jonny; Radoja, Wass (Jozabed, min.80), Pablo Hernández; Sisto, Aspas

y Guidetti (Beauvue, min.42 (Roncaglia, min.91)).

--GOLES:

0 - 1, min.63, Sisto.

1 - 1, min.67, Trossard.

--ARBITRO: William Collum (ESC). Amonestó con tarjeta amarilla a Dewaest (min.88) en el Genk y a Jonny (min.90) y Hugo Mallo (min.93) en el Celta.

--ESTADIO: KRC Genk Arena.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs