MENÚ
viernes 24 noviembre 2017
04:50
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

¿Qué herramientas debe manejar un profesional que entrena o prepara jugadores?

  • Diego Suárez, del CP Moraleja
    Diego Suárez, del CP Moraleja
PadelSpain (@padelspain). 

Tiempo de lectura 5 min.

20 de marzo de 2017. 15:26h

Comentada
PadelSpain (@padelspain).  20/3/2017

ETIQUETAS

Uno de los directores del Centro Profesional de Pádel del Club de Pádel La Moraleja, Diego Suárez, nos ha dejado este interesante artículo dirigido a monitores principalmente, ahondando en las herramientas y elementos que debe manejar y poner en práctica a la hora de enseñar tanto a jugadores profesionales como amateurs.

Os dejamos con su artículo y esperamos os sirva para conseguir no solo más información, sino también técnicas y elementos que sirvan para mejorar vuestras clases y el progreso de vuestros alumnos.

El desarrollo del pádel en España y en el mundo ha provocado que la especialización y perfeccionamiento de los profesionales que trabajan formando en el área sea cada vez más necesaria. A pesar de que, sólo en territorio español, hay 17 entidades que algún curso de formación han implementado, aunque de manera esporádica se haya tratado, lo cierto es que no hay más que dos o tres entidades que imparten cursos para una formación permanente. En el mercado actual se estima la existencia de 27.000 monitores formales (con algún grado de formación) hasta un total de 60.000 con los "informales", incluyendo los que imparten algún tipo de instrucción, sin haber recibido algún título o formación de alguna entidad u órgano oficial. En este universo es posible observar demasiadas diferencias y problemáticas en el uso de herramientas metodológicas y la elección de los trabajos que cada alumno que se inicia o perfecciona, necesita.

En este amplio abanico de posibilidades de desarrollo en el que pueden desenvolverse monitores, entrenadores y preparadores físicos, hay mucha información que se entrega día a día a los alumnos, que se comenta entre los profesionales del área, pero que no se sistematiza ni se organiza como método. Tampoco hay una evolución respecto de cómo crear las propias tendencias metodológicas, dependiendo exclusivamente de iniciativas individuales o privadas para su desarrollo (esto porque lo que entregan las entidades oficiales tienen que ver con un contenido más bien rígido y no con proporcionar herramientas de trabajo, que permitan crear más allá de una propuesta definida, que aunque puede ser correcta, no tiene porqué ser la única ni la definitiva).

La apuesta por la capacidad creativa del profesional, en función de una base teórica sólida, una experiencia didáctica y muy amplia, de todas las posibilidades biomecánicas, físico-técnicas y tácticas, es la base de una formación seria y que, en mi opinión, es hacia donde debería apuntar el trabajo metodológico con los profesionales del área. En la capacitación de cualquier profesional es necesario un nivel de competencias, que incluyen habilidades de captación y comprensión del proceso, comunicaciones internas y externas, de ejecución u operativas y un nivel de información o contenido desde el cual se desarrolla el producto o se entrega el servicio contratado.

En el caso de los profesionales del deporte, particularmente de los que se dedican a la enseñanza, es necesario contar con un nivel técnico básico (del deporte específico que se vaya a enseñar) y con una experiencia suficiente para transmitir y generar confianza. Pero lo que resulta aún más indispensable es una preparación teórica acorde con las necesidades del nivel del alumno, grupo de entrenamiento o desafío técnico-táctico que enfrenta el profesional para cada jugador o alumno. En ese apartado, al evaluar el mercado específico del pádel, creo que aún hay una brecha importante que cubrir en los profesionales que hoy se dedican a enseñar, entrenar o dirigir.

El avance y desarrollo del pádel ha permitido que profesionales de otras áreas y algunos provenientes de otros deportes, se hayan atrevido a comenzar en la enseñanza del pádel con menos información o contenido que la necesaria para desarrollar un proceso de enseñanza-aprendizaje rico en posibilidades para el alumno o jugador que preparan o entrenan. Esto limita la planificación y evolución de quienes quieren progresar medida y organizadamente, como jugadores o alumnos. En el mediano y largo plazo, esto significa una pérdida de alumnos que afecta al club y al propio profesional, que en poco tiempo, se queda sin posibilidades de desarrollo que ofrecer a sus alumnos.

Se suele pensar que la fundamentación teórico-práctica no importa demasiado cuando los alumnos tienen poco nivel, pero: ¿qué pasa con la entrega de contenidos cuando hay dificultades de propiocepción o coordinativas? o ¿cuándo los errores técnicos provienen de una limitación física más importante? En estos casos, hay habilidades y conocimientos que entran en juego y que marcarán la diferencia entre un profesional formado y uno que sólo ha aprendido alguna cantidad limitada de ejercicios o rutinas, pero quien no cuenta con la habilidad para individualizar los trabajos, de acuerdo a las dificultades de cada alumno o no sabe justificar la elección de una u otra rutina para un determinado desafío técnico. Esta habilidad requiere algunas competencias claras y definidas, que todo entrenador, profesor o monitor de Pádel debería tener para ejercer su profesión. Les enumero las que yo considero esenciales:

1º Detectar cuál es el problema técnico: leer bien los movimientos por segmento

2º Elegir la rutina y progresión adecuada para la dificultad y alumno específico

3º Fundamentar el uso de los trabajos: generar credibilidad

4º Comunicar bien y didácticamente los contenidos de su clase o entrenamiento

5º Registrar las progresiones y generar documentación utilizable en futuros procesos con ese mismo alumno u otros

Este pequeño resumen de la problemática que enfrentamos los profesionales que trabajamos en el pádel es muchísimo más profunda, pero espero que sirva este comienzo para discutir y avanzar más en los procesos de formación metodológicos. Por ejemplo, la disyuntiva entre un método analítico y uno global también es interesante. Y digo esto, porque el artículo que acaban de leer se sitúa en el lado del método analítico, algo que suele ser más conocido y reconocible por la mayor cantidad de gente que practica el Pádel. Aunque para mí podemos tomar un poco de ambas filosofías, para enriquecer la formación de un jugador, les dejo planteado esta temática para que la tratemos en un próximo capítulo.

(@padelspain) / PadelSpain

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs