viernes, 26 mayo 2017
00:01
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
España

Las hijas de Millet se enteraron por la prensa de que su boda se pagó con dinero del Palau

  • Las esposas del ex presidente y Montull «no sabían nada» del expolio millonario.

La hija de Fèlix Millet, Clara Millet
La hija de Fèlix Millet, Clara Millet

En la sesión de ayer del juicio del «caso Palau», Clara y Layla Millet, hijas del ex presidente del Palau de la Música Fèlix Millet, aseguraron que se enteraron de que sus bodas las había sufragado el propio Palau cuando estalló el caso: «Me quedé helada», sostuvo Clara.

«Nunca se me ocurrió en la vida que lo pagara el Palau, cuando mis padres tienen capacidad económica», dijo Clara Millet, como responsable civil a título lucrativo. Según ella, su suegro no pagó la mitad del convite –40.000 euros en total– como se dijo, sino sólo sus 80 invitados y el disc–jockey, y que eso sumaba 8.000 euros: «Estoy cansada de tantas mentiras», declaró.

Aseguró que su padre fue quien impuso que la boda fuera en el Palau y que aseguró que correría con todos los gastos organizativos. Según el fiscal, las bodas de Clara y Layla Millet celebradas en 2000 y 2002 en el Palau costaron 164.269 euros. Relató que, además su padre, le limitó a dos el número de mesas para sus invitados entre los 400 que había en total, aunque al final consiguió alguna mesa más, y que su marido y su familia política sólo llevó a 80 invitados.

Su hermana Layla dijo, sobre su enlace matrimonial, que no sabía que se había sufragado con fondos de la institución: «Nunca se me hubiese ocurrido». Sobre los 42.000 euros que había en la caja fuerte del Palau y que Clara Millet entregó en un sobre a su padre, ella dijo que el sobre se lo dio la secretaria de Millet, Elisabeth Barberá, para que se lo entregara a su padre, y que nunca se quedó ese dinero.

También declararon las esposas de los principales inculpados, Fèlix Millet y Jordi Montull. La mujer del ex presidente del Palau de la Música, Marta Vallès, aseguró, al declarar como responsable civil, que no sabía que su marido pagase los gastos personales de la familia con el expolio de la institución. «Yo pensaba que era dinero nuestro, teniendo dinero como teníamos», señaló.

Por su parte, Mercedes Mir, la esposa de Jordi Montull, afirmó que creía que los viajes que compartieron con los Millet los pagaba el entonces presidente del Palau, y que las obras en su casa las sufragaba su marido con su dinero. Mir se desentendió de su papel como administradora de la sociedad Aurea, que supuestamente Montull usó para el saqueo. Ambas dijeron que no sospechaban nada, pese a los viajes.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1