martes, 19 septiembre 2017
03:11
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
España

Ser Rey en el s.XXI

  • 1.000 días de reinado Empresarios, políticos, escritores y periodistas valoran el reinado de Felipe VI y destacan las diferencias y similitudes con la labor de su padre al frente de la Corona.

Ser Rey en el s.XXI

Luis María Ansón / Periodista: «Un hombre preparado y con sentido de la responsabilidad»

«Los Reyes Católicos aparte, cuatro han sido los grandes reinados de la Historia de España: el de Carlos I, el de Felipe II, el de Carlos III y el de Juan Carlos I. El resultado de la inteligente política moderada de Juan Carlos I se ha traducido en cerca de cuarenta años de estabilidad, de prosperidad y de libertad. Juan Carlos I fue el motor de la Transición de la dictadura a la democracia pluralista plena y consiguió lo que su padre, Juan III, defendió frente a la dictadura atroz de Franco: que el objetivo sustancial de la Monarquía de todos, de la Monarquía parlamentaria, era devolver al pueblo español la soberanía nacional secuestrada en 1939 por el Ejército vencedor de la guerra incivil. Su hijo Felipe VI es un hombre sólidamente preparado y con un gran sentido de la responsabilidad. Está desempeñando su papel de moderación y arbitraje en la vida española de forma impecable, bien ayudado por la Reina, Letizia, mujer de gran inteligencia y admirable sentido de la solidaridad».

Juan Rossell / Presidente de la CEOE: «Valoramos su apoyo a la activida empresarial»

«Cuando se cumplen mil días de la proclamación de SM el Rey Felipe VI, CEOE vuelve, una vez más, a valorar su sensibilidad hacia la actividad empresarial. En especial, en el ámbito de la internacionalización de las empresas españolas.

CEOE ha contado en numerosas ocasiones con su presencia y la de SM la Reina Doña Letizia en eventos y actos que han tenido como protagonista al empresariado. En noviembre del año pasado, fue la Reina Letizia, la que nos acompañó en la clausura de un acto relativo al proyecto Promociona, con el que se impulsa el acceso de la mujer a puestos de alta dirección, y en el mismo mes, el Rey presidió la entrega de las Medallas de Honor y los Premios Carlos Ferrer en la sede de Fomento del Trabajo.

Precisamente allí nos pidió a los empresarios que siguiéramos apostando por la internacionalización. Y allí nos comprometimos a hacerlo. Y como ya hicimos el día de su proclamación, los empresarios continuamos ofreciendo nuestra colaboración más respetuosa y sincera a los Reyes de España».

María Teresa Álvarez / Historiadora: «Tiene la misma entrega que su padre»

«Hay que tener en cuenta el distinto momento político que encarna cada uno y la distinta sociedad en la que uno y otro han sido reyes. Las comparaciones son difíciles. Creo que Juan Carlos lo tuvo más fácil, porque era un momento en el que la sociedad española estaba deseando salir de la dictadura y todos participaron en un proyecto común. Ahora Don Felipe lo tiene más complicado por la gran diversidad de opiniones y porque se está cuestionando frecuentemente la monarquía. Juan Carlos tuvo un momento muy importante que fue el 23-F, pero Felipe está pasando por situaciones complicadísimas. Felipe lo está haciendo francamente bien. El cambio de reinado está bien hecho y Felipe encaja mucho mejor que Don Juan Carlos en la situación actual».

Albert Rivera / Presidente de Ciudadanos: «Tiene el reto de ganarse al pueblo español»

«La valoración de estos 1.000 días de reinado de Felipe VI es positiva y sobre todo esperanzadora para un país que necesita liderazgos y renovación. El Rey representa ese liderazgo y esa renovación en la posición más importante de un país, como es la Jefatura del Estado, y eso se tiene que transmitir también al resto de instituciones, que tienen que hacer esa renovación y coger esa bandera del liderazgo en España, en Europa y también con nuestros vínculos con Latinoamérica y el mundo entero. También quiero destacar el papel internacional que ha jugado el Rey mientras no había Gobierno y ha habido un bloqueo político. El Rey ha garantizado la estabilidad institucional y ha tenido que lidiar incluso con una negativa del candidato que ganó las elecciones, Mariano Rajoy, y buscar soluciones. Por tanto, ha garantizado la continuidad y la estabilidad institucional en un momento que era novedoso y también difícil para la historia de nuestro país. Finalmente, creo que el reto que tiene el Rey es ganarse al pueblo español. Lo dijo él en su discurso de coronación. En el siglo XXI cuando uno es Rey no es por gracia divina sino porque se lo ha ganado, le respetan los ciudadanos y la Constitución así lo recoge. Creo en ese tipo de reinado, ser un gran profesional, el primer alto funcionario del Estado, el máximo representante de todos en el extranjero, y sobre todo también representar la unidad que el país necesita en este momento. Creo que todo esto lo está cumpliendo con creces, pero el reto es mantener este buen nivel durante todo su reinado».

Francesc de Carreras / Jurista; «La sombra de su padre cae sobre él»

«El Rey Juan Carlos es tres reyes distintos en una misma persona. Tiene tres reinados, uno a partir de la muerte política, otro el de la reforma política y otro después de la Constitución. Este rey post constitucional tiene que inventar una monarquía parlamentaria y lo hace con las normas constitucionales y creando la función de reinar que tiene un monarca. Felipe VI hereda todo esto y tiene una formación distinta y en sus dos años y medio de reinado se ha ganado el respeto de la mayoría de los españoles, y ha tenido momentos difíciles pero es muy consciente de su papel como monarca. No ha tenido ningún fallo en sus 1.000 días, a pesar de que le haya tocado un tiempo difícil. Cada uno ha tenido su momento. Juan Carlos fue decisivo en la transición. Desempeñó su labor en política exterior con gran autoridad y el rey actual tiene ventajas ya que es una monarquía consolidada, pro inconvenientes como la sombra de su padre que cae sobre él , y además los tiempos que le han tocado no han sido fáciles»

Abel Hernández / Periodista y escritor: «Debe demostrar que su reinado tiene éxito»

«El reinado de Felipe VI es la continuación del de su padre, con un aire más moderno como es natural. Juan Carlos fue un gran rey y se enfrentó a un Estado constituyente tras una larga dictadura y cumplió bien su papel. Felipe se encuentra con un Estado constituido pero se encuentra también con una serie de amenazas al sistema democrático, hay un problema agudizado con la unidad de España. Juan Carlos fue un gran rey, Felipe VI lo está haciendo bien pero tiene que demostrar que su reinado tiene éxito. Está actuando con prudencia. Está aprendiendo, como dijo en el acto, de la marca España. Los dos quieren ser reyes de todos los españoles, en eso no hay discusión».

Martín Prieto / Periodista; «Está cumpliendo sus obligaciones con seriedad y discrección»

«La misma institución monárquica representada en dos reinados de comparación histórica imposible. El Rey Juan Carlos heredó la legitimidad de ejercicio de una larga autocracia y renunció a poderes absolutos para instaurar una monarquía constitucional. Nuevas generaciones que incluso abominan de la Transición habrán olvidado que sin el impulso y respaldo activo del hoy Rey emérito nuestra historia reciente sería muy distinta, podríamos haber entrado en otro conflicto civil y las libertades vigentes pudieron retrasarse décadas. A mayor abundamiento su intervención el 23-F fue decisoria ya que era el único que podía regresar a los sublevados a los cuarteles. Gracias al reinado anterior Felipe VI puede ser un monarca constitucional que está cumpliendo sus obligaciones con seriedad y mucha discreción». a

Enrique López / Magistrado de la Audiencia Nacional: «Su funciín es dar permanencia a la monarquía»

«La principal diferencia entre ambos reinados es el momento histórico. Juan Carlos tuvo que comenzar a reinar en un momento en el que la democracia estaba por llegar y al Rey Felipe le corresponde otro momento histórico. Su función es dar cartas de normalidad y permanencia a la monarquía constitucional española.

Juan Carlos no contó con partidos que planteaban la República como una reivindicación actual y ahora sin embargo hay partidos que plantean una transformación de Gobierno del Estado. Esperemos que la mayor similitud entre ambos reinados sea la tranquilidad democrática de Juan Carlos, que la tuvo exceptuando el 23-F».

José María Marco / Escritor: «Ha logrado una corona más institucional que la de su padre»

«Don Juan Carlos tenía una especie de legitimidad que le venía del régimen anterior. Luego también tuvo que ganarse su propia legitimidad, pero tenía un peso propio. Felipe tiene el de la Corona, pero se lo ha tenido que ganar a pulso. Su actitud es más humilde y esto tiene unas repercusiones. El papel de Felipe VI es que ha logrado una corona más institucional que la de su padre. Tiene menos peso político que su padre pero esta teniendo un papel muy interesante en lo que respecta a darle a la corona el papel que tiene que tener.

Esta desempeñando un papel que es el de darle a la Monarquía una posición más cercana con la gente y más próxima, como por ejemplo ir tantas veces a Cataluña, esa preocupación que tiene por la gente... La nueva Corona es más transparente que en tiempos de su padre. Felipe VI tiene un papel muy bueno que esta reinventando».

Fernando Falcó / Marqués de Cubas: «La monarquía es necesaria para la unidad de España»

«Yo creo que la Monarquía es absolutamente necesaria porque supone la unidad de España y le dota de gran estabilidad al país. Es imprescindible y más en una situación complicada como la actual, no podemos arriesgarnos a una República sujeta a tantos vaivenes políticos. Don Juan Carlos y Don Felipe tienen diferencias de estilo en sus reinados, marcadas por la diferencia de los tiempos. Don Juan Carlos tuvo que dirigir la consolidación de la democracia, mientras que ahora es más institucional».

Victoria Prego / Periodista: «Tiene la misión de pilotar una difícil normalidad»

«Los reinados de Don Juan Carlos y Don Felipe son muy distintos, no sólo porque son de épocas diferentes, sino también porque son de personalidades distintas. Don Juan Carlos pilotó una transición modélica y Don Felipe tiene la misión de pilotar una difícil normalidad».

José Luis Corcuera / Ex ministro «Felipe VI seguirá los pasos de su padre»

«Juan Carlos es una figura difícilmente repetible porque le tocó ser el jefe del Estado en una época de la construcción de la Constitución, del desarrollo de la democracia y creo que fue y ha sido una gran figura. El Rey actual todo hace indicar que seguirá los pasos de su padre, que servirá a los intereses de España y a mí, que no soy monárquico, me parece que la figura de la Monarquía parlamentaria ha sido algo bueno y positivo para España y así espero que siga siendo en el futuro».

Abel Matutes / Ex ministro: «Ha asumido de modo ejemplar el papel de Rey»

«Felipe VI es una persona educada desde la infancia para este cargo. Está dotado de un carácter íntegro en serio y ha asumido de modo ejemplar el papel de Rey de todos los españoles y también ha asumido con todas sus consecuencias los debates que le asigna la Constitución.

Conocí en tiempos de comisario europeo a Don Felipe cuando era Príncipe de Asturias y visitó la Comisión Europea y quedé sorprendido del profundo conocimiento que tenía, demostrando que se lo había estudiado muy bien. Es un hombre serio, reflexivo que profundiza y estudia las cosas desde su rol institucional. Creo que los españoles han tenido mucha suerte y la tuvimos en su día con Don Juan Carlos, ya que supo dirigir y representar la nave en todo el mundo como el mejor exponente de la marca España. Y la mejor obra fue preparar a su hijo para sucederle en el momento adecuado».

Fernando Almansa / Diplomático: «El monarca debe servicio al Estado»

«La Monarquía es la institución que más estabilidad y continuidad proporciona a un país tan diverso como el nuestro, es un factor de unidad. Don Juan Carlos y Don Felipe pertenecen a dos generaciones distintas, pero no podemos olvidar que ambos encarnan a la misma institución, por lo que los valores deben ser los mismos y el Rey, con independencia de su propia personalidad, debe servicio al Estado. Dicho esto, los dos pertenecen a generaciones muy distintas. Es más sencillo que aquélla que ya ha nacido con un Rey como Jefe del Estado se identifique con el estilo del Monarca, que en este caso es Don Felipe».

Albert Boadella / Dramaturgo: «Su generación debe demostrar sus méritos»

«Don Juan Carlos era un rey cuya imagen parecía surgida del Museo del Prado, recordaba a las antiguas monarquías de los borbones. Don Felipe VI no, pertenece a otra generación y no tiene la historia tan vinculada a los acontecimientos de este país. Juan Carlos conoció la dictadura y fue un personaje protagonista de ella, hizo algo importante; la transición, y eso es un mérito muy grande. Fue muy relevante en la historia de España. Felipe VI es una nueva generación y sus méritos todavía tiene que demostrarlos. Su padre representa lo que realmente es la monarquía. Felipe representa una cosa menos concreta. Tiene más que ver con otras figuras modernas, y no es una crítica a éste. Son dos generaciones con dos historias muy distintas. La formación de Juan Carlos es la de un hombre que se casa con la mujer que tenía que casarse, con alguien que forma parte de la familia real, sin menospreciar a Felipe. Pero éste se casa –digámoslo así– con una plebeya, con alguien que pertenece a otro mundo. Inconvenientes y ventajas; Felipe no está dispuesto al sacrificio que si lo estaba su padre. Si yo fuera monárquico preferiría a Juan Carlos». Albert Boadella / Dramaturgo

Susanna Griso / Periodista «Don Felipe tendrá que encontrar su propio estilo»

«El Rey ha tenido que lidiar con una de las etapas más convulsas de nuestra historia política: casi un año de bloqueo político, dos elecciones, cinco rondas negociadoras, la negativa de Rajoy a presentarse a la investidura... Y para todo ello no había manual de instrucciones. Ni siquiera los padres de la Constitución habían contemplado un escenario tan sumamente endiablado. Si le sumamos, además, el juicio por el «caso Nóos», podemos convenir que el estreno de Don Felipe ha sido todo menos fácil. Hay consenso generalizado de que la primera reválida ha sido aprobada con nota. Pero vendrán muchas más y Don Felipe tendrá que encontrar su propio estilo consciente de que los tiempos han cambiado y de que la sociedad exige a nuestras instituciones, incluida la Corona, una ejemplaridad absoluta».

Luis Garicano / Economista: «Inteligencia, preparación y curiosidad genuina»

«La Monarquía se ha renovado, y sin duda los españoles valoran (como muestran las encuestas) esa renovación, personificada por el Rey Felipe. He tenido la oportunidad, en la cumbre de Cartagena de Indias, de verle de cerca y me ha impresionado su inteligencia, preparación y su curiosidad genuina. Por poner un ejemplo, en una recepción en la que se daban premios a unos estudiantes latinoamericanos, pudo haberlo hecho protocolariamente, pero en vez de eso pasó una hora con ellos, preguntándoles por sus proyectos, con verdadero interés».

Soledad Becerril / Defensora del Pueblo: «Los españoles sienten respeto por el Rey»

«La Constitución española fue sabia y prudente en su redacción. Al Rey le atribuye aquellas funciones que dan estabilidad y seguridad en el funcionamiento de la democracia. Las justas para no tener que participar en debates o polémicas, y las suficientes para imprimir a sus actos serenidad, solvencia y autoridad. Sus funciones estuvieron bien meditadas, pero podían haberse quedado en un texto sin mayores consecuencias. El Rey Felipe VI ha sabido interpretar muy bien la letra y el espíritu de los constituyentes. Creo que la inmensa mayoría de los españoles sienten gran respeto por el rey, y aprecian y valoran su labor. Yo, además, le agradezco cómo desempeña sus funciones, y el tener siempre miradas y gestos de simpatía para personas que anhelan una muestra de cariño o una mano tendida que significa comprensión».

uan Ramón Rallo / Economista: «Un rey más profesional y adecuado al siglo XXI»

«Felipe ha sido educado para ser un rey más profesional y adecuado al siglo XXI. Juan Carlos es más personalista, con una monarquía considerada al mismo nivel que la soberanía nacional, un trato menos subordinado a las instituciones. Felipe ve la Monarquía como un departamento del Estado. Ahora hay una burocratización que estaba menos presente en el reinado de Juan Carlos. Pero los dos coinciden en una legitimación y en la recuperación de la Monarquía.

Los dos empiezan sus reinados con una presente crisis económica bastante clara. Juan Carlos en los años 70, con el proceso de reindustrialización y con los pactos de La Moncloa, y en el caso de Felipe en una crisis económica brutal no ya tanto en su comiendo pero sí en la que persisten tasas de paro elevadas. Las crisis son muy serias y ponen en juego el papel de la Monarquía a la hora de templar los ánimos. J

Pilar del Castillo / Ex ministra: «Ha demostrado su compromiso social»

«En estos primeros tiempos de reinado, Felipe VI ha demostrado algo que caracterizó también los comienzos del reinado de Juan Carlos I, y es una visión muy profunda y completa del momento en que vive y del papel que la monarquía debe desempeñar en el servicio a los españoles.

Juan Carlos I se entregó desde el primer día a restablecer la democracia y a ser el Rey de todos los españoles, y hoy nadie discute que las casi cuatro décadas de su reinado coinciden con el periodo de mayor libertad, democracia y prosperidad de nuestra historia contemporánea, nuestro mayor éxito colectivo.

Felipe VI representa a una nueva generación, en una coyuntura histórica crucial como la que vivió su padre, aunque lo sea por factores distintos. En estos primeros mil días, ha sido ejemplar en el cumplimiento de sus funciones constitucionales pero, sobre todo, ha mostrado responsabilidad y compromiso con la sociedad española y su aspiración de revitalizar las instituciones y fortalecer la democracia».

Sabino Méndez / Compositor: «La discreción y la moderación, sus rasgos más destacados»

«La discreción y la moderación han sido los rasgos más destacados en el nuevo rey con respecto al papel que tuvo que desempeñar su antecesor. Su padre se vio obligado a asumir más protagonismo debido a las circunstancias históricos con las que se encontró. Pero ahora que ya vivimos en un sistema casi republicano de facto, la ponderación y la discreción son los medios más adecuados para disfrutar de las cualidades más eficaces de los dos mundos: la representación simbólica de la Monarquía española y el Estado de Derecho propio de los sistemas republicanos».

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1