miércoles, 20 septiembre 2017
05:11
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Cine español: subvenciones que hasta cuadruplican la taquilla

  • 48 películas obtuvieron en 2008 una cantidad mayor en concepto de ayuda a la amortización que los ingresos que dejaron sus espectadores en las salas

Los datos que demuestran los desequilibrios entre recaudación y taquilla en el cine español son, cada vez, más concretos en el balance de un año, 2008, en que se han perdido casi 1,5 millones de espectadores. En esta ocasión por primera vez el Fondo de Protección a la Cinematografía, dotado con 85 millones de euros, ha sido superior a la recaudación de las cintas nacionales: 81 millones. De este Fondo, 76,3 millones se dedican a ayudas de diversa índole, como el desarrollo de guiones, la minoración de intereses, producción de largometrajes, amortización, conservación de negativos... Es la amortización, la ayuda que se otorga cuando finaliza la vida comercial de una película en salas, el apartado que se lleva más euros: 56 millones. De ellos, 50.258.000 se repartieron durante 2008 entre 93 largometrajes sólo en concepto de ayudas a la amortización, pero más de la mitad, 48 películas, han tenido una recaudación muy por debajo de las ayudas en concepto de armotización querecibieron.  El caso más llamativo es el de «La vida abismal», de Ventura Pons, que, tras recaudar 157.176 euros, se llevó 624.287 en ayudas, es decir, el cuádruple.
Tercera parte de la inversión
¿Cómo se explica esta subvención? La respuesta son las llamadas «ayudas complementarias» del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales, dependiente de Cultura. Si una película supera los 330.000 euros de taquilla, obtiene una subvención garantizada equivalente a la tercera parte de la inversión del productor. Pero, a partir de aquí, los requisitos para conseguir esta cuantiosa ayuda se suavizan. Si se trata de una ópera prima, la cinta sólo deberá recaudar 220.000, y si la producción tiene como versión original una lengua cooficial todavía menos, 110.000. Ésto es lo que ocurrió con el filme «La vida abismal» y también con la cinta vasca de animación «Cristóbal molón», de Íñigo Berasategui y Aitor Arregui. Recaudó 121.875 euros y obtuvo una subvención de 448.434, es decir, más del triple de su taquilla. Si la versión original hubiera sido en español, sólo habría recibido la ayuda general: el 15 por ciento de la recaudación que se otorga a todas las películas independientemente de su éxito comercial.
    Otro ejemplo de la generosidad de las subvenciones es el de «Mia Sarah», de Gustavo Adolfo Ron Zorzano. Su recaudación fue de 256.557 euros, y la ayuda de 598.048. No superó los 330.000 euros en la taquilla, pero, al tratarse de la primera película de su director, le bastó con rebasar los 220.000 para conseguir llevarse en ayudas un tercio de la inversión. La vasca «Skizo», con 159.348 euros de recaudación y 582.606 de ayuda, la catalana «El coronel Macià», con 201.950 euros de taquilla y 530.863 de subvención, y así, hasta 48 películas premiadas con una ayuda superior a su taquilla.


Un millón de euros por título
Para que un filme obtenga la subvención máxima en concepto de amortización debería estar rodado en lengua autonómica no castellana por un realizador novel. Según la legislación vigente la Administración otorgará a la productora un máximo por ambos conceptos de un millón de euros. Siempre que esta cifra no sea superior al 50 por ciento del presupuesto total del largometraje o al 75 por ciento de la inversión del productor.

SIGUENOS EN LA RAZÓN