miércoles, 22 marzo 2017
17:40
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

La Fiscalía ensayó en Murcia la campaña de denuncias contra el PP: 41 de las 43 denuncias ya han sido archivadas

  • La presencia del fiscal  jefe ha sido habitual en algunas reuniones del PSOE y de las plataformas afines.

MURCIA- Cuarenta y una de las cuarenta y tres denuncias llevadas a cabo por el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia, Manuel López Bernal, contra dirigentes y alcaldes del PP en esta comunidad han sido archivadas una tras otra por los tribunales de Justicia. La Región de Murcia se convirtió, en vísperas de las elecciones autonómicas de 2007 y de las generales de 2008, en un auténtico «laboratorio» donde se ensayó la «causa general» contra el PP que ahora padecen especialmente Madrid y Valencia. La «operación Gürtel» dirigida por Garzón repite buena parte del guión, y repite protagonista «invitado» en la figura de Bermejo.
Cuarenta y una causas instruidas a base de humo, según algunas declaraciones de dirigentes del PP regional y que han sido confirmadas posteriormente por los distintos juzgados de instrucción. Mientras, varios alcaldes, entre los que se encuentran Daniel García Madrid (Torre Pacheco), José Martínez (Librilla), José Martínez Andreo (Totana) y muchos otros miembros de esas corporaciones locales pasaron por prisión. Andreo lo hizo en plenas Navidades y con su mujer embarazada, cuando desde la Fiscalía se decía que no había riesgo de fuga; García Madrid pasó otro mes en prisión para después ser puesto en libertad al no encontrarse indicios de delito en su gestión; la alcaldesa de Fuente Álamo, María Antonia Conesa, que se vio sorprendida por la Guardia Civil en las puertas de su despacho, también fue absuelta de todo. Y así una y otra vez. Cuarenta y una de cuarenta y tres. El fiscal jefe, según denunciaban en esos tiempos los dirigentes del PP, no era una persona alejada de determinadas ideologías. Sus vinculaciones con el Partido Socialista eran más que evidentes y conocidas (como muestra la foto superior, en la que aparece junto a destacados dirigentes del PSRM-PSOE, entre ellos el actual delegado del Gobierno, Rafael González Tovar; su hija, María González, miembro de la Ejecutiva nacional del PSOE; y otros parlamentarios como Rosa Peñalver y la senadora María Antonia Martínez, también ex presidenta socialista de la Región de Murcia). El fiscal jefe era y es íntimo amigo del ex ministro de Justicia Mariano Fernández Bermejo, que encabezó la lista del PSOE por Murcia en las últimas generales. Sus reuniones eran frecuentes y, al igual que sucedió con la cacería de Garzón, pudieron compartir otras opiniones. Las 41 querellas contra el Partido Popular desencadenaron un terremoto político que llegó a desestabilizar la Región, ya que iban dirigidas contra todo y contra todos: el hermano del ex presidente Valcárcel, la familia del alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, diputados y alcaldes del PP de numerosas poblaciones y un buen grupo de empresarios que tampoco se libraron de dichas acusaciones. Pero todo era humo y, como tal, los tribunales acabaron archivando las causas «por falta de pruebas y por inconsistencia procesal».
Tensiones con la Fiscalía
A tenor de lo sucedido en Madrid y Valencia, algunos dirigentes del PP regional, como su portavoz parlamentario, Juan Carlos Ruiz, admiten en público y en privado que Murcia fue «el laboratorio en el que se ensayó la causa general contra el PP». Esta aseveración, que mantienen muchos compañeros de partido, motivó diversas tensiones con la Fiscalía. Las «amistades peligrosas» de López Bernal con el ya ex ministro y candidato por Murcia, Fernández Bermejo, hicieron el resto. López Bernal es un habitual de las reuniones del PSOE murciano, y también de encuentros con plataformas como Murcia no se vende y Ecologistas en Acción.
Paralelamente a las denuncias contra el PP en las que se practicaron todo tipo de ataques, se mantenía un inquietante silencio sobre los más de 30 casos de corrupción que afectaban a cargos del Partido Socialista murciano, entre ellos el actual secretario general, Pedro Saura, y el alcalde de Los Alcázares, Juan Escudero, que acabó implicado en diversas conexiones de la «operación Malaya» de Roca en su municipio. El PSOE ensayaba entonces en Murcia lo que hoy es la «causa general» contra el PP, pero se le volvió en contra, ya que Valcárcel logró ser el presidente más votado de España. No obstante, el PSOE insiste y dispara con nuevas denuncias.

MÁS QUE PALABRAS. La supuesta independencia judicial que se le debe atribuir al fiscal jefe queda en entredicho en esta imagen. Bernal (derecha) aparece con el delegado del Gobierno (tercero por la izquierda), la ex presidenta socialista de Murcia (en el centro) y María González (con camiseta rosa), miembro de la Ejecutiva nacional.

SIGUENOS EN LA RAZÓN