miércoles, 16 agosto 2017
06:58
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Internacional

Teñir las urnas de sangre como en el 11-M

Teñir las urnas de sangre como en el 11-M

La desestabilización de las sociedades occidentales en momentos especialmente importantes, como los procesos electorales, es una de las estrategias del yihadismo terrorista, que ensayó de manera especialmente sanguinaria en Madrid el 11 de marzo de 2004. Un macroatentado que Al Qaeda, según escritos encontrados en poder del cabecilla Osama Ben Laden, poco después de ser abatido por los Navy Seal norteamericanos, lo consideraba como un grandioso y glorioso éxito. En definitiva, teñir las urnas de sangre.

Lo ocurrido anoche en París, en plenos Campos Elíseos, se enmarca, de confirmarse la autoría islamista (será fácil de determinar ya que el terrorista ha resultado muerto en el tiroteo) que apuestan por este tipo de acciones criminales, con un mínimo coste para los terrorristas pero con una trascendencia política de enorme impacto. El vecino país, uno de los más golpeados por el yihadismo en los últimos años, está a tres días de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, con un resultado, según las encuestas, muy ajustado entre los cuatro candidatos principales. El mensaje de los terroristas está claro: «Estamos aquí, no lo olvidéis y, gane quien gane, os seguiremos golpeando hasta que no dejéis de atacarnos». Ya lo hicieron en las anteriores comicios de 2012 para elegir al titular del Palacio del Elíseo.

A este respecto, resulta esclarecedor lo publicado esta semana en una web yihadista sobre el atentado de Londres: «convertimos las armas civiles en armas que permitieron el éxito, poniendo al Gobierno de rodillas y avergonzarle por el fallo de sus medidas de seguridad. No vamos a parar de luchar contra vosotros, por mucha inversión que hagáis en seguridad hasta que no dejéis a los musulmanes en paz». En el mismo escrito, los yihadistas subrayan la importancia de cometer los atentados en sitios con gran simbolismo, como el Puente de Westminster y el Parlamento británico, que «ha aprobado la guerra contra Irak en la que miles de musulmanes son asesinados». En el atentado de ayer se eligió los Campos Elíseos una de las avenidas principales de la capital francesa.

Por ello, recomienda a los terroristas que vayan a cometer atentados de este tipo que «aprovechen la experiencia» de acciones anteriores y que sepan escoger el momento, el lugar y las circunstancias». La acción criminal pretende también llevar la inseguridad a los ciudadanos con el mensaje perverso de que por muchas medidas de seguridad que adopten las autoridades, se pueden superar porque están dispuestos a morir. En pocas palabras, «el Estado os tiene indefensos».

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs