sábado, 10 diciembre 2016
09:28
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Cataluña

Colau triplicará los pisos para personas sin techo

  • El Ayuntamiento quiere erradicar el «sinhogarismo» de Barcelona y destinará 45 millones hasta 2020 para mejorar los equipamientos

Unas 3.000 personas viven en la calle en Barcelona
Unas 3.000 personas viven en la calle en Barcelona

El Ayuntamiento ha puesto en marcha un ambicioso plan para eliminar el «sinhogarismo», en la terminología que emplea el gobierno municipal, de Barcelona en cuatro años. Para ello, el Ayuntamiento destinará 45 millones de euros hasta 2020 que servirán para incrementar las plazas de los equipamientos existentes y contratar más personal que atienda y detecte el fenómeno en la calle. En los últimos ocho años el número de personas sin hogar que utilizan recursos residenciales se ha incrementado en un 60 por ciento, además de un aumento del 37 por ciento del número de personas que viven en la calle. En total, son unas 3.000 personas de las que 941 duermen al raso.

La teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laia Ortiz, indicó que se buscará la contratación de personal «especializado en salud mental» y que incidirá especialmente en la atención a las mujeres y los jóvenes. Así, ampliarán el programa Primer Hogar, que pasará de 65 a 165 pisos –100 del Ayuntamiento– y mejorando las condiciones de vida y ampliando los recursos de alojamiento en 300 las actuales 1.907 plazas residenciales. El incremento de la capacidad de actuación en la calle supondrá disponer de más profesionales también a los intercambiadores de movilidad como el Aeropuerto de Barcelona-El Prat o la estación de Sants y una ampliación de la oficina del Plan de asentamientos irregulares. «Son medidas de carácter estructural para que este fenómeno no afecta a una parte residual de la población sino que hay múltiples factores que pueden provocarlo, como no tener una red familiar fuerte o sufrir una situación de paro de larga duración2. Por eso, según Ortiz, son necesarios cambios estructurales que «garanticen coberturas sociales dignas».

El documento base, pionero en España y elaborado conjuntamente con la Red de Atención a Personas sin Hogar de Barcelona, consta de nueve ejes estratégicos, 24 objetivos y 70 medidas. Las principales líneas de actuación serán, entre otras, garantizar los derechos y la protección de las personas que viven en la calle, garantizar que tengan acceso al sistema sanitario y mejorar la coordinación con otras administraciones para evitar, por ejemplo, que personas que salen de un institución penitenciaria o de un centro de salud mental se encuentren en la calle y sin cama.

Laia Ortiz destacó que con este plan se invertirán 5 millones de euros en dos nuevos equipamientos, un centro residencial para personas sin hogar con problemas de salud mental y un centro para jóvenes, principalmente extutelados, que abrirán el año próximo. También subrayó que para desarrollar el plan se incrementará en 10 millones anuales –de 26,85 a 37,42 millones, en 2017– los recursos que destina a detectar, atender y reforzar la prevención de las situaciones de «sinhogarismo». En este sentido, la teniente de alcalde dio importancia al incremento de 43 a 57 de los profesionales en la calle, la ampliación de la Oficina de Asentamientos Irregulares y la creación de equipos de atención en las estaciones de Sants y del Nord, similares al que actúa en el aeropuerto.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1