lunes, 05 diciembre 2016
01:47
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Un hallazgo esperanzador

  • Análisis

  • El número de diabéticos ha crecido de manera alarmante. En un año ya habrá páncreas artificiales

–Un medicamento utilizado para tratar la malaria ha demostrado también ser eficaz en el tratamiento de la diabetes. ¿Es esperanzador el descubrimiento?

–Sí lo es, aunque ciertamente tenemos que tener la prudencia de que otros hallazgos en experimentación animal no se han visto en humanos. Nos quedan por corroborar muchas cosas antes de alegrarnos definitivamente. Lo que es verdad para un ratón puede que no lo sea para la especie humana, como ha ocurrido con otros muchos fármacos que prometían ser muy esperanzadores.

–Teniendo en cuenta la alta prevalencia de este trastorno. ¿Cómo es que aún no se ha encontrado una cura?

–Es un trastorno que se genera de forma muy compleja y no hay cura definitiva, pero los tratamientos han mejorado enormemente y yo creo que la «solución» o lo más parecido a una curación va a venir a través de las herramientas tecnológicas. No estamos muy lejos de que salga un minipáncreas artificial. Puede que en menos de un año ya podamos verlo. Por otra parte, ya hay bombas de insulina que se detienen cuando detectan que el nivel de glucosa en la sangre baja en el paciente. Esto no supondrá una cura, pero sí permitirá vivir con una calidad de vida mayor para quien padece esta enfermidad tan dífícil que obliga a estar permanentemente pediente de ella.

–¿Por qué se dice que es la epidema del siglo XXI?

–Porque estamos viendo que ha aumentado de manera alarmante, sobre todo la tipo 2, la menos aguda pero que comporta a largo plazo muchos riesgos para la salud, y esto se vincula al estilo de vida y a otros factores ambientales.

*Jefa de Endocrinología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs